Se nos ha marchado un buen pescador y montador de leonesas, socio del C.D. Pesca Órbigo…

Enamorado del río Órbigo y gran especialista “a la leonesa”, deja para la posteridad su “enciclopedia” de moscas a utilizar a pie de río

A Pepín Fidalgo le ha legado “su sabiduría” y a su nieto le encaminó en la pesca con el puente de Serrilla, en el río Torío, como testigo. Allí le conocí hace más de 30 años

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Aún le recuerdo a finales del mes de Noviembre  de 2016 cuando nuestro club de pesca Órbigo nos citó, como cada temporada, a la cena de Navidad. Allí estaba, MARIANO MARTÍN NICOLAS (DEP) que no fallaba a ninguna, salvo éste pasado año. A su lado, su hijo y esposa que siempre le acompañaban.

En el sorteo final de la cena, el premio más codiciado, el jamón, y la suerte hizo que le correspondiese a Mariano. ¡Cuánta felicidad irradiaba su mirada y qué alegría tenía!

Aunque prácticamente he vivido toda mi vida en Trobajo del Camino, nunca coincidí con él por el barrio de El Crucero, en la capital leonesa, el barrio de los ferroviarios, como también se le conoce, y que yo frecuentaba casi a diario. Allí vivía Mariano.

Cuando nuestro secretario del club, Pepín Fidalgo nos daba tan triste noticia, no “le ponía cara” a Mariano Martín. Pepín me recordó quien era y, enseguida, me llegaron a mi memoria “añoranzas” de hace un montón de años. Sí, allá por los años 80, en el río Torío, con el puente de Serrilla como testigo, nos encontramos en una pradera o finca con manzanos y un pequeño muro de piedra que contenía las batidas aguas bravas de éste río de montaña tan leonés.

Si amigos, a MARIANO MARTÍN NICOLÁS, a quien en la iglesia de San Francisco de la Vega, en el Crucero, despedirán sus familiares y amigos en la tarde del domingo 21 de Enero, a partir de las 16 horas, le conocí hace “un montón de años a orillas del río Torío. Allí con las botas de pesca caladas, su caña y cesta le saludé. Junto a él, su hijo Juanjo, a quien también conozco y acompaño en el dolor. Con ellos y crío pequeño. Era Elio, el hijo de Juanjo, su nieto a quien estaba guiando en la pasión de la pesca.

Aún te recuerdo, Mariano, maestro y profesor. Te recuerdo con tú cara de dulzura y felicidad, escondido tras tus lentes. Aquella sonrisa de abuelo feliz me encandiló tanto que como reportero de Diario de León, y como siempre llevaba la cámara al río, donde yo también estaba pescando, te solicité hacerte una foto junto a tu nieto para realizar un reportaje en las páginas de pesca. Seguro que la familia aún lo conserva.

Si lo tuviese que volver a realizar le cambiaría el título por “DÁNDOLE LA ALTERNATIVA AL NIETO A PIE DE RÍO”.

Con el tiempo te perdí pero la fortuna hizo que volviésemos a juntarnos gracias al río, en éste caso como sociedad de pescadores.

Te perdemos físicamente, Mariano, pero siempre estarás con nosotros, además de con tus seres queridos.

Tu legado de cómo confeccionar las moscas leonesas, los materiales a emplear, los mejores meses para pescar, incluyendo las cuerdas para cada época del año en diversos ríos, se los has traspasado a otro erudito, nuestro secre Pepín pero, afortunado soy de tener una copia de tu saber en mi ordenador.

Qué Dios te tenga en la gloria, Mariano y que nos esperes muchos años.

A tu familia, nuestro abrazo más sincero como condolencia y acompañamiento que, aunque físicamente no podrá ser, por residir fuera, sí que lo estaremos mentalmente. Eso sí, cuando vea a tu hijo, Juanjo, le daré el abrazo de esperanza y amor que tú siempre has merecido de quien esto escribe.

Descansa en Paz, MARIANO MARTÍN NICOLÁS.

Galeria de imagenes

2 Comentarios

  1. Venancio Alvarez Lopez

    21 enero, 2018 en 2:30 pm

    Lo siento mucho, creo que aunque seguramente nunca hablamos, si son amigos del barrio, caras muy conocidas que posiblemente hemos pescado los mismos lugares.
    DEP Mariano y vete dejando un lugar en esos Rìos infinitos que comienzan a estar demasiado concurridos…..para el dìa que cambiemos de orilla.
    Muchos pescadores amigos nos han dejado, que sepais que habeis dejado un buen recuerdo entre los que todavìa renqueamos ……por las márgenes del Torìo, o del Bernesga, como ferroviarios tambien del Orbigo…..era lo que habìa mas tarde ya pudimos conocer el Esla, el Porma y hasta el Sil, Cua o Burbia….
    Son tantos años, son tantos recuerdos los que nos dejàis……que nos vienen ideas de ir rematando esta larga andadura…..y dejar paso y un deseo la conservación de todo lo que tanto nos ha gustado.
    DEP y acompaño a los tuyos en tan triste dìa.
    Siento no poder acompañaros y lo mismo te digo Pepin Fidalgo sabes de mis problemas y las que trnemos todos los que tenemos edades avanzadas, casi de la misma que Mariano.

  2. Jose Luis Fidalgo

    21 enero, 2018 en 9:04 am

    Adios a un gran amigo y pescador a “pluma”