Ha fallecido VICENTE PRIETO GARCÍA “el pesca” de la calle de la Rúa de León y hasta hace unos días hostelero en la misma calle 

Y ni siquiera has podido ver comenzar la temporada de pesca…!!!

Nunca te podré olvidar, como tampoco aquellos años con toda la familia en plena naturaleza en Las Salas tan cerca del “otro Riaño”

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Se nos ha ido con tan sólo 68 años, VICENTE PRIETO GARCÍA, industrial hostelero en la calle de la Rúa de León, próximo a la pescadería que regentó durante muchos años, hasta que las llamas “golosas” quisieron arruinar el negocio que regentaba junto a tu esposa, Milagros San Francisco, “Mila”.

Erais la alegría de la calle, la alegría de la era de Las Salas, la alegría  de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús de la que eras bracero por amor a la tradición y el significado de la Semana Santa Leonesa porque, Vicente, era un ser que pertenecía a León, cuyo símbolo llevaba en lo más hondo de su corazón.

Si en los últimos veinte años no he estado próximo a Vicente ha sido por motivos profesionales pero, el alejamiento físico siempre se compensaba  con las visitas periódicas cuando llegaba, desde Canarias a León, para asistir a la Semana Internacional de la Trucha.  ¡Qué manera de dar la hebra y siempre detrás de la barra con ese humor único…!

Siempre que te recuerdo, y no precisamente ahora porque te hayas ido a pescar con San Pedro, te recuerdo con tus ganas de vivir y gozar en plena naturaleza. Te recuerdo pescando pero, te recuerdo como persona alegre y jovial, amigo de los amigos, pendiente siempre de servir a los demás, de ayudar, algo que te enseñaron desde niño, niño que tuvo que abrirse camino en los difíciles años cincuenta pero, te graduaste en la mejor universidad del mundo, la universidad de la amistad, del amor, de la alegría, la de ser persona y amigo.

Aquellos años en la era de Las Salas, eras nuestra mejor compañía, me refiero a Juan y yo, como cariñosamente nos llamabas por lo que escribía en las páginas de pesca de Diario de León. Era la Semana del Padre que terminó siendo el mes de la familia porque allí terminamos, años después, todos con nuestras esposas, la tuya siempre estaba, y los niños.

Cuántos recuerdos, Vicente.

Aquellas parrafadas junto a la hoguera y frente a un buen puchero de orujo. Era tú “queimada de Las Salas”, a la que dabas mejor sabor con la leña de la hoguera. Aquellos cánticos junto a la roca que nos cobijaba y, que bien cantabas, condenado. Aquellas “judiadas” que realizabamos amparándonos en la noche y que pocos saben. Aquellas fresas salvajes que apañábamos cuando hacíamos limpieza del reguero de la fuente. Nisio y sus cucharas de palo…Por cierto, el susto que me diste junto al puente de Las Salas, cuando al sereno estaba pescando y llevaba muchas más del cupo, y eso que eran doce o catorce, pero estaba tan centrado tirando las moscas y arrastrando truchas constantemente que, cuando en la penumbra de la noche me diste un grito…¡qué hace usted ahí…! Me  temblaron “las canillas” y el corazón se me puso a 360 Km/h que, cuando reaccioné casi te llevo para el otro mundo. Aquella fábrica de “salazones y ahumados” en la era, con nuestros hijos maravillados.

Fuimos amigos y seguiremos siendo, aunque tú en el más allá ahora. Nuestros hijos fueron casi una única familia, Vicentín, María, Angelín, tus sobrinos, Monse y Antonio (DEP), mis hijos, Eduardo y Noemí, los de Serafín y Enedina, David y Sonia, del Bar Las Pintas de Las Salas,  y otros niños que se aglutinaban a tu lado porque eras un líder. Manuelina, Solutor el cura, Geli (DEP), Raúl y Elena, del Bar El Jaido. Tus cuñados, Tere y Antonio Adán; Antonio San Francisco y Pili; El Pelao y Loli.

Y siempre, hiciese frío o calor, estabas feliz y lo demostrabas, Vicente. Vivías para los demás y los demás te vamos a recordar con mucho cariño porque si, alguna vez no fuiste “bueno”, lo fuiste contigo mismo.

Descansa en Paz, querido amigo y disfruta de esa paz que te deseamos quienes te conocimos y apreciamos, allá donde estés y, esperemos que continúes siendo el siempre fuiste.

Con mi mayor cariño y recuerdo para VICENTE PRIETO GARCÍA, el “pesca” que nos ha dejado huérfanos pero con el que continuaré pescando, bebiendo, brindando, cantando y celebrando, todo lo que haya que celebrar y mi más sentido pésame a toda la familia Prieto San Francisco.

Galeria de imagenes

2 Comentarios

  1. Luis Angel

    24 marzo, 2017 en 1:46 pm

    En aquellos años, ¡qué años¡, en Las Salas era uno más del pueblo. Desde el pueblo, se le oía cantar mientras pescaba, o mientras andaba por las eras con su familia. Cuando él cantaba, la veda estaba abierta de verdad.
    Ojalá haya truchas allá en el otro lado para él. Volvería a cantar, seguro.

  2. Venancio Alvarez

    23 marzo, 2017 en 4:03 pm

    DEP. Lo siento mucho, le he conocido gracias a otro amigo y hasta le regalé unas moscas secas.
    El siempre agradecido, jovial enseguida le faltó el tiempo para invitarnos.
    Nos estan enseñando ese camino que tarde o temprano recorreremos.
    Que lugar mas bonito para pescar encima el pueblo hasta el muro de presa y el arroyo de la Remolina.
    Que momentos en Casa Manuela, recuerdos leídos del Dia del Padre…..
    Espera tranquilo amigo, mas pronto que tarde llegaremos para hacerte compañía y estar con tantos amigos que se fueron en ede viaje.
    A su familia el deseo de que este irremediable suceso, solo la sirva para recordar esos gratos momentos en su compañía.