El río baja precioso para pescar, el día acompañó pero la pesca es nula

Muchos alevines y pocas truchas de tamaño superior a los 19 centímetros

Quizás, demasiados “pintos o esguines de salmón”, que es bueno

Lo de siempre, desde que se abre la temporada en Asturias, los ríos “normales” son ARRASADOS en 15 días y eso que han venido altos de caudal

Saludamos a algunos componentes de la Selección de SUDÁFRICA que pernoctan en Espinaredo y entrenan para el mundial que comienza la próxima semana

Tendremos que irnos a la provincia hermana de León para “sacarnos la espina”, hasta que se abran los ríos salmoneros

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Desilusión en la primera jornada de pesca de la temporada porque, aunque he estado en Soria, en el río Duero, no saqué ni la caña para pescar en el Campano Soriano a causa de la nieve, frío, viento y el Duero alto. Uno, está metido en años y la pesca la tiene como diversión, no como “obligación”.

Dicho esto, apuntar que con mi amigo Benito Lozano, nos hemos ido hasta el río Espinaredo, uno de los emblemáticos afluentes del río Piloña que baja desde la peña Vizcares, aún con pintas de nieve. El estado del río es bueno, aunque con buen caudal pero muy bien para practicar el arte de la pesca, con  echadas preciosas.

Desde la temporada pasada, sólo se puede pescar desde el puente del propio pueblo, junto a la iglesia de Espinaredo, hacia su nacimiento por estar considerado desde aquí, hasta su desembocadura en el Piloña, como río salmonero y no poder practicarse la pesca en su curso medio y bajo, hasta el tercer domingo de Mayo. Esto ocurre en todas las zonas salmoneras de la provincia y en los ríos de alta montaña con lo que los pescadores se aglutinan en “cuatro río” y terminan arrasándolo todo. No es de extrañar que no haya peces de medida.

Cuando llegamos a la localidad de Espinaredo, a eso de las 11 de la mañana, pudimos comprobar con el río estaba pescado en sus zonas principales. Según nos contaron en el bar, los pescadores suelen madrugar para pescar a cebo los pozos y, a la hora que llagamos los de mosca, ya está todo pisado.

Vimos a cuatro componentes del equipo de SUDÁFRICA de veteranos que han venido para pescar el Campeonato del Mundo que se celebrará la próxima semana en Asturias, en los ríos Piloña, Güeña y Ponga.

La tabla desde el puente de Espinaredo y hasta unos 200 metros aguas arriba, ha estado toda la jornada ocupada por la selección sudafricana que, dicho sea de paso, tampoco han conseguido buenos ejemplares, aunque algunos sacaron a ninfa.

NUESTRA JORNADA

Después de realizarnos unas fotos con algunos de los componentes de Sudáfrica, nos dispusimos a pescar por encima de donde ellos entrenaban. Nos encontramos otros tres coches y, allí donde no había nadie, bajamos Benito y yo a pescar a ninfa y perdigón.

Mientras Benito, antes de ir a comer a las 14 horas, había conseguido siete ejemplares, seis de menos de 15 centímetros y sólo una de medida justa, quien esto escribe pincho una en una buena corriente a la salida de un pozo pero, no conseguir tocar escama. O sea, cero.

Después de dar buena cuenta de la comida en el bar de Honorio, a las cuatro de la tarde volvimos al río para pescar a mosca a la leonesa. Curiosamente, ocurrió todo al revés de la mañana. Benito sólo consiguió meter en la sacadera un pez pequeño, mientras que yo me divertí cerca de una hora y media, sacando una tras otra desde la primera tirada. Ninguna pasaba de los 14 o 15 centímetros y algunas eran auténticos cigarrillos preciosos, pero eso “pitilines”. Entre ellos, varios esguines.

Una pena por lo que a eso de las 18 horas, nos volvimos al bar para tomar una cerveza 0,0 y volver para Gijón.

Disfrutamos de un buen día en plena naturaleza, con niebla hasta el mediodía pero después, una jornada de sol y calor en una zona con un paraje precioso y pleno de vida y color. Los árboles están preciosos, la gran mayoría con flores adornando todo su ramaje. Una delicia.

El aire puro de la montaña hizo ensanchar nuestros pulmones y reconfortar nuestro ánimo cansino y desilusionado por la jornada de pesca que no ha sido buena.

La Administración del Principado tendrá que tomarse muy en cuenta para NO PERMIR que la gran mayoría de los ríos que no son salmoneros o de montaña, queden MASACRADOS en 15 días y más, practicando la pesca a todas las artes y llevándose todo lo que se “menea” para casa.

Habrá que ir a tierras leonesas para poder “sacarnos esta espina” clavada en el Espinareu, afluente del Piloña.

Galeria de imagenes

Un comentario

  1. alberto parajon

    22 abril, 2018 en 3:13 pm

    Se sigue con la mente y normativa ancentral.LLega el dia de la apertura y arrasar..dentro y fuera..de la ley pues muchas de 17 cms estiradas o no van a la cesta.No se que falta d e informacion tienen en Asturias y de paso Cantabria y Galicia pues los pocos conteos y estudios poblacionales solo apuntan a menos y mas contaminacion; para seguir permitiendo cupos de 6 o mas ,reos incluidos,increible,de truchas de 19 cms.Si es verdad que los que s e llevan todas las que puedan durante Toda” la temporada y los que destrozan muchas con sus cucharillas de 3 anzuelotes,sus rapalas y esos cebos hasta el intestino,llevan mucha culpa del declive,el mas culapbla es la administracion que lo permite con sus normas y seguro,escasa vigilancia.Me cuesta y mucho entender estas mentes y me pregunto ya que ellos deberian saber mas que yo pues es su tema,trabajo,especialidad y obligacion…..que es lo que saben que yo No sé? saludos y …a Leon.