Adiós a LUIS FERNANDEZ CARBAJO, que con 76 años “viaja al cielo” para convencer a San Pedro de organizar allí La Semana de la Trucha

Un veterano pescador que, aunque pronto abandonó la afición de la caña, no así la de sentarse a la mesa para degustarlas

Esta tarde, a las 18 horas, será enterrado en Oteruelo de la Valdoncina

Fotos y texto: Eduardo Garcia Carmona

Amigos para siempre deja LUIS FERNÁNDEZ CARBAJO, especialmente a Ramón en Oteruelo pero, sin lugar a dudas a un innumerable ejército de personas conocidas, aparte de muchísimas amistadas. Mira que marcharte en carnaval el día del entierro de la sardina…!!!

Carbajo o Luis, como se le conocía habitualmente, ha sido uno de los moradores de Oteruelo de la Valdoncina, donde se encontraba más feliz que en su piso de León.

En Oteruelo pasaba grandes y largas jornadas de asueto y diversión con amigos y amistades. En Oteruelo, ha sido el hombre más feliz del mundo y en Oteruelo, ya se le echa en falta por sus andaduras diarias, el “pegar la hebra” con unos y otros, el tomar unos vinos y unas tapas y, sobre todo, el fumar, fumar y fumar.

Integrado en su pandilla hace más de 20 años junto a su cuñado Nacho, su inseparable Juanín, Jesús, Luis Alberto, José Luis, Paco, Julio…hemos pasado grandes momentos impregnados, la mayoría, con buenos caldos y mejores viandas.

Recorridos por el Bierzo, Felechas, Oteruelo, bodegas de aquí y de allá y, la visita anual al Pazo A CAPITANA, en Arousa, inolvidable por su excelentes albariños de la casa y mejores mariscos que, en su barca nos seleccionaba una semana antes, Guillermo e incluso, haciendo el Camino de Santiago.

El Camino de Santiago fue excepcional, tres caminando y él junto a otros nueve “papeando” y bebiendo el mejor néctar de cada “iglesia”.

Luis Fernández Carbajo nos ha dicho adiós con 76 años pero, han sido 76 años de disfrute, de amistad., de cariño, sabiduría, templanza y saber estar con su ánimo campechano y siempre sin prisas, disfrutando cada momento, cada cigarro…incluso, en su última visita a Galicia llegó a predecir que no volvería más. Otro tanto, en la última visita a El Bierzo para degustar los platos típicos en la bodega de Julio, Paco y cia.

Supo jubilarse y disfrutar con júbilo la misma que, para eso es y, aunque se haya fumado media Cuba y sus plantaciones de tabaco, lo cierto es que cuando le hablaba de la Semana Internacional de la Trucha, en la que él fue un activo importante junto a José Luis Rodríguez, Indalecio, El Curina, y compañía, siempre sacaba la mejor sonrisa y contaba anécdotas de los pesajes en Puente Villarente. ¡Qué tiempos!

El apoyo de Nacho, su cuñado, los cuidados y preocupaciones, de poco han servido a la hora de la verdad, pero si Luis fue feliz a su manera, qué podemos decir los demás. Lo malo es que ahora, nos faltará uno para jugar al mus en las comidas y las cenas pero, te recordaremos con el mejor de los cariños. Es así la vida y tu copa de anís, alguno la tomaremos a tú salud, aunque ahora será en tú recuerdo, amigo.

Simplemente, estimado y querido Luis, disfruta allá en el cielo, por lo menos, la mitad de lo que lo hiciste en la tierra y vela por nosotros tus “amigos para siempre”…

Descansa en Paz y un fuerte abrazo a toda tu familia.

Galeria de imagenes

3 Comentarios

  1. María José Machado Rodríguez

    1 Marzo, 2017 en 11:25 pm

    Qué bonito
    Un beso enorme a la familia, a los amigos y uno al cielo desde donde ahora nos mira Luis, al que nunca olvidaremos

  2. Raul Fernandez

    1 Marzo, 2017 en 11:24 pm

    Muchiiiiiiiiiiisimas gracias de verdad por este precioso recuerdo y muchas gracias por hacerle tan feliz a vuestro lado.

  3. Esther

    1 Marzo, 2017 en 8:09 pm

    Gracias por este bonito recuerdo de mi padre. Realmente fue feliz a vuestro lado. ???