Estudio sobre su biología y alimentación, tesis doctoral de JESÚS MARIA LEKUONA SÁNCHEZ, biólogo

Se trata de un estudio realizado en Navarra y el País Vasco entre 1991 y 2004  donde se nos da a conocer lo bueno que es el cormorán para el ecosistema

Mucha de la información que aparece en la prensa, o en Facebook o en otros medios de comunicación, es una información sesgada y su punto de partida suele ser el colectivo de pescadores

En PesCarmona, pese a no ser biólogos, queremos puntualizar el por qué el CORMORÁN hace daño fuera de su hábitat lógico

Texto:  Jesús Mª Lekuona y Eduardo García Carmona. Fotos: E.G. Carmona y otras publicaciones

Hace unas fechas he recibido un artículo publicado en Noticias de Navarra, publicación de Internet, escrito por el biólogo navarro, JESÚS Mª LEKUONA SÁNCHEZ. Me lo ha remitido una persona preparada y dada a publicar constantemente estudios y artículos sobre la naturaleza en diversos medios de comunicación del País Vasco, a quien conocí en la gala de Periodispesca el pasado año, en la localidad lucense de Mondoñedo. Me refiero a JULEN REKONDO BRAVO, doctor en Ciencias Químicas y especialista especializado en temas ambientales.

Por el interés que tiene el Cormorán Grande para los pescadores en general y en especial para los de Castilla y León, ríos que padecen su “plaga” en un hábitat que no les corresponde, queremos dedicarle un CON EL MAZO DANDO, sin otro afán que puntualizar ciertas afirmaciones y sin meternos en el estudio realizado porque no somos biólogos, simplemente pescadores.

ESTUDIO DE JESÚS MARI LEKUONA SÁNCHEZ     

Llevo varios meses viendo una supuesta polémica suscitada con los cormoranes y su posible impacto sobre las poblaciones de truchas. Creo que ha llegado el momento de escribir unas líneas en su defensa desde un punto de vista profesional.

Llevo muchos años trabajando con esta especie (desde 1991), y creo que puedo dar datos interesantes, objetivos y contrastados sobre su biología y alimentación.

Fruto de todos estos años de trabajo defendí mi tesis doctoral y he publicado artículos tanto en revistas nacionales como internacionales. Mucha de la información que aparece en la prensa, o en Facebook o en otros medios de comunicación, es una información sesgada y su punto de partida suele ser el colectivo de pescadores. Esa información proviene de su percepción de que todo lo que pueda afectar a sus truchas es malo y hay que acabar con ello. En este caso el más perjudicado ha sido el cormorán. Parece que la fauna no tiene el derecho de estar, vivir, descansar y comer en los ríos donde los pescadores realizan su actividad. El colectivo de pescadores cree tener todos los derechos sobre los ríos, ellos nunca hacen nada malo y son los primeros que dicen querer conservar los ríos. Sin embargo, la realidad es muy distinta y aquí quiero profundizar sobre este tema.

Entre el año 1994 y 2004 realicé un estudio de la dieta del cormorán grande en los ríos más importantes de Navarra y los principales datos fueron los siguientes:

1) Al principio sólo se detectó una sola especie alóctona (introducida por el ser humano y no es propia de nuestros ríos) en la dieta (la perca americana), a partir de 1997 se detectaron nueve especies alóctonas más (tenca y anguila en 1997, lucio en 1998, pez sol y lucioperca en 2000, y alburno, trucha arcoíris y pez gato en 2002). Estas presas se introducen por personas que tienen intereses en tener más especies que pescar. Los cormoranes no las introducen por motivos de consumo o disfrute egoísta, pero sí nos ayudan a detectar este tipo de actuaciones.

2) En los tres primeros años del trabajo el porcentaje de especies introducidas en la dieta del cormorán no superó el 5%; a partir de 1997 este porcentaje aumentó hasta un 96%.

3) La madrilla ha ido desapareciendo de su dieta y también de los ríos de Navarra; sobre todo por la fuerte competencia del alburno (que se emplea como presa para otras especies de peces). Los cormoranes hacen un buen papel comiendo a estas especies.

4) Algunas de las especies introducidas (lucio, lucioperca, pez sol y perca americana) son básicamente depredadoras de peces. También se les ha considerado como uno de los factores responsables del declive experimentado por las especies nativas de peces.

5) El estudio de la dieta del cormorán grande constituye un buen indicador del estado de conservación de las poblaciones autóctonas de peces y puede servir como un elemento en el diseño de medidas de gestión destinadas a la conservación de los ecosistemas acuáticos.

En otros estudios que he realizado para comprobar el posible impacto sobre las poblaciones de truchas y salmones los datos indican que sólo en algunos casos puntuales el efecto de su alimentación afecta a estas poblaciones (normalmente en tramos muy altos de los ríos, como en La Rioja), durante los primeros días de la suelta del esguines en el río Bidasoa (Navarra) y de truchas arcoíris en cotos intensivos (Bizkaia y Navarra). También he realizado varios estudios sobre el posible impacto en la trucha y salmón salvaje (Bizkaia, La Rioja, Navarra) o sobre poblaciones de salmónidos en piscifactorías de especies marinas (bahía de Arcachon (Francia) o sobre salmónidos dulceacuícolas (La Rioja y Navarra) y también sobre las repoblaciones en tramos de pesca intensiva (Bizkaia y Navarra). Por lo tanto, mi trabajo y mis resultados indican que el efecto general del cormorán grande es más positivo que negativo.

Espero que todos los interesados en seguir conservando, observando y disfrutando de su presencia lo divulguéis.

Un saludo para todos.

CON EL MAZO DANDO AL ESTUDIO SOBRE EL CORMORÁN

Como pescador y siguiendo algunas “directrices” de compañeros de pesca, desde PesCarmona queremos dedicar este CON EL MAZO DANDO a ciertas manifestaciones que se afirman en este artículo de Jesús María Lekuona.

En primer lugar, creemos que el CORMORÁN GRANDE no es el gran perjudicado y menos que sean los pescadores los que le tienen manía a esta ave.

Ocurre que si el Cormorán Grande tiene su propio hábitat que, precisamente no son los ríos de la meseta, lo que no es lógico, aunque existan múltiples estudios, es que se convierta en ave migratoria y colonice las riberas de los ríos de Castilla y León, así como otras zonas del interior peninsular, lo que aún es peor. Que el CORMOREÁN GRANDE ANIDE Y CRIE, algo comprobado y visto por quien estos escribe, en el embalse de Riaño (León), ya quiere decir mucho sobre lo que está ocurriendo en los ríos y otras masas de agua.

Los pescadores lo único que pretendemos es que nuestra especie preferente, como es el caso en Castilla y León con su Ley de Pesca, la Salmo Trutta Fario, no se vea perjudicada por su presencia en los ríos y embalses de la Comunidad.

Actualmente está documentado, y se puede comprobar en las fotos publicadas, el daño que pueden hacer y hacen estas aves en la fauna piscícola.

En Castilla y León, el cormorán come truchas y, especialmente, la Fario, o sea la común de nuestros ríos. También, seguro otros peces y, comprobado, trucha arco iris, procedentes de los lagos de pesca que, bastante tiene para sí los propietarios que deben repoblar constantemente para “alimentar” al cormorán.

Nosotros, los pescadores, o al menos una gran mayoría en ésta Comunidad y en otras como Asturias y Cantabria, seguro que también en Galicia y el País Vasco, estamos contra las especies de peces alóctonas, caso de lucio, lucioperca, pez sol, perca americana y otras que actualmente se encuentran en la mayoría de nuestros ríos pero, eso no quiere decir que el CORMORÁN sea benigno para la trucha y dudo que para el equilibrio ecológico.

Sin entrar en otras “profundidades”, no es cierto que el Cormorán sólo tenga incidencia en los cursos altos de nuestros ríos, todo lo contrario porque en Castilla y León están por todas partes: cursos altos, medios y bajos, comiéndose más peces, en este caso truchas autóctona, que lo que pesan ellos y a diario. Así están los ríos de Vizcaya, Navarra y La Rioja, a los que usted hace referencia en el estudio. Eso, precisamente, es lo que no queremos para Castilla y León.

¿Cree usted que esto es normal? ¿Piensa que los pescadores no tenemos razón cuando denunciamos que se controle a esta especie?

Si el cormorán está protegido por ley, y de eso aben mucho los ECOLOGISTAS, en Castilla y León, también lo está la Salmo Trutta Fario.

Por este y otros motivos, siempre denunciamos que se trata de un ave que no tiene razón de ser que viva en las riberas de nuestros ríos y menos, que no se controle su existencia en estas zonas que, dicho sea de paso,  nunca tuvieron a esta especie como propia.

En su estudio, José María, hace referencia a La Rioja, Navarra y Vizcaya, donde apunta que la incidencia de salmones y trucha autóctona en la dieta del cormorán es mínima. Nos alegramos pero, es que la incidencia de esos peces en sus ríos, también, es MÍNIMA.

Efectivamente, no sólo por el cormorán han llegado los GRANDES MALES a los ríos y sus poblaciones piscícolas autóctonas. Existen muchos problemas que influyen, desde la contaminación, a la introducción de especies alóctonas que invaden y conquistan las zonas donde vivían las poblaciones de Farios pero, eso no es óbice para que el Cormorán, también, sea culpable.

El CORMORÁN es uno de los grandes culpables de la reducción de poblaciones de Salmo Trutta Fario en los ríos de Castilla y León, en lo últimos años. Por cierto, que no el único y, por ello, le dedicamos CON EL MAZO DANDO a su estudio y algunas afirmaciones que no compartimos, aunque las respetamos.

Conste que nuestra preocupación es por algo de ahí que nuestras afirmaciones NO SEAN SESGADAS, aunque sí arrimamos un poco “el ascua” hacia nuestra afición.

Pregunte, pregunte en la Junta de Castilla y León por el aumento de las poblaciones de COMORÁN en los últimos diez años y se dará cuenta de que 200 parejas censadas se han convertido en 100.000 continuando “la bola de nieve”.

Galeria de imagenes

3 Comentarios

  1. Tonterías las justas, y ya van demasiadas

    3 noviembre, 2017 en 5:20 pm

    También se me ha pasado comentarle al ínclito biólogo este de marras, que yo también soy vasco, de Bizkaia más concretamente. Y que tengo ya muchos kilómetros de río pateados después de más de 30 años pescando por Cantabria, CyL, Asturias, Galicia y en el País Vasco, por supuesto!!! Y ahora veo cormoranes en las riberas de los ríos, dónde nunca antes los vi. Sin más. Y sigue dándoles con el mazo a estos “ecolojetas” de escaparate colega, que ya estoy empezando a pensar que el rollo sadomaso les va de cojones… Hasta otra, compañero del sedal. Agur

  2. Tonterías las justas, otra vez

    3 noviembre, 2017 en 5:05 pm

    Como he dicho otras veces por estos lares… al que “va de luto”, plomo y plomo. Me siguen dando pena los de negro, pero aún más pena me dan los salmónidos. Y es que además, las estadísticas están encima de la mesa!!! Cada vez hay más cormoránidos y menos truchas. A buen entendedor, pocas palabras bastan…

  3. alberto parajon

    2 noviembre, 2017 en 11:46 am

    Pues esto es los que estos señores nos dicen.Ahora espero que nos dice consejeria y medio ambiente y cual va ser su actuacion.saludos.