También un Black Bass y un buen Lucio…

El C.D. de Pesca Órbigo celebró un gran día con pesca, una buena paella y buen rollo

El lago excelente aunque las condiciones de pesca no fuesen la mejores se consiguieron buenas piezas, una de más de 5 Kilos con un torero como pescador, AVELINO DE LA FUENTE

Fotos y texto: Eduardo Garcia Carmona

Lo más importante del día era la jornada de convivencia y pese a lo “mal que lo pintaban los hombres y mujeres del tiempo”, lo cierto es que sólo vimos chispear algo de nieve en lo más alto de la autopista del Huerna, los que acudimos desde Asturias.

Llegar al Lago Jabares, en Palanquinos(León), fue llegar al “abrazo de la amistad”. Una treintena de valientes pescadores socios del Club Deportivo de Pesca Órbigo, se dieron cita en una jornada de convivencia donde el frío y el fuerte viento, a rachas, no inquietó lo más mínimo. Eso sí, todos con gorros y “bragas” y ropa de abrigo. Sólo las manos, a medida que las truchas fueron saliendo, se congelaban. Después las truchas fueron decayendo en su “armonía de fiesta” y dejaron de picar por momentos. Faltaron bastantes, algunos justificado por trabajo, otros porque no tenían ganas o porque las inclemencias del tiempo, anunciadas en telediario, les acojono un poco, ¿no?

Marcelino de la Calle hizo de “abuelo Corral” recibiéndonos a todos y haciéndonos pasar por taquilla, 23 euros que dejamos cada uno para pagar lago y comida pero, eso fue con “gusto” en todos los sentidos: por la pesca, por la amistad y por la gran paella que compartimos.

Villanueva, Cabero, Cao, Quiñones, Codeseira, Jarrín, Llamazares, Avelino… hasta un total de 35, más o menos, incluyendo a los hijos de algunos de los presentes, especialmente el de Carlos que fue uno de los que más truchas consiguió en el lago. ¡Qué bien lo pasaron los más pequeños y como gozamos los mayores!

Todo, más o menos, pescamos pero si hay que destacar algo, fue la tremenda trucha, más de 5 Kilos como se puede ver en la foto,  conseguida por el maestro de los ruedos, el maragato, Avelino de la Fuente, el gran torero leonés de los años 70 a 80 que triunfó en las mejores plazas de España y especialmente, en Méjico. Fue un placer volver a encontrarme con él. Después salió también, un Black Bass y un Lucio. Este último, de algo más de kilo, conseguido por quien esto escribe. Una pena y habrá que estar atentos para que no se estropee el lago que tiene un gran aspecto.

Un gran día que, pese al frío y el viento, acompañó en una jornada soleada, en ocasiones, donde el recuerdo al abuelo Corral, y las buenas atenciones del encargado del lago, Nacho Gracia, hicieron posible que la jornada discurriese sin que casi nos enterásemos que había que abandonar las instalaciones con el sonido de la bocina.

Y el año que viene más.

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.