Ha
fallecido Jose “del bar restaurante Luna” de la carretera de Caboalles
(Villabalter) LEÓN…

Amante
de los ríos y la pesca y acérrimo seguidor del Barça

—————————————————- 
Texto
y fotos: Eduardo García Carmona
—————————————————-
Me
he despertado con una mala noticia: “Jose del bar restaurante Luna ha
fallecido”, decía el mensaje que me envía otro José de León, J. Luis Fidalgo,
amigo, pescador y montador de moscas. Me he quedado pasmado porque no intuía
nada, aunque cierto es que tampoco había vuelto a verle desde que hace dos
años fuimos juntos a pescar cangrejos y le dediqué un reportaje en PesCarmona.

Desde
aquí, apreciado Jose, te enviamos el abrazo más extenso de los pescadores
leoneses que te apreciábamos. Un adiós a un pescador de los “miércoles”, día de descanso en el Luna, único
día mayormente que junto con Seve (el abuelo), César y su hijo José, acudían
al río para pescar truchas, su gran pasión. Alguna vez fuimos juntos, Ismaelín el de Santa Olaja y yo, acompañando a toda la cuadrilla que era su propia familia. Aquello era una
fiesta junto al río. No faltaba de nada.

Las ganas de vivir la vida se convirtieron, desde hace una temporada, en un “camino
de espinas” con problemas en el esófago. ¡Ay aquellos puros que nos fumábamos”,
junto con sus correspondientes copas y una partida de mus por medio. Aquellas
charlas “en voz alta” que tornaban a discusión cuando a Mesi le hacían una
falta. Aquellos disgustos cuando el Barça perdía la liga y aquellas alegrías,
que últimamente han sido muchas, cuando tu equipo se “comía” al Real Madrid.

Jose del Bar Luna, como le conoce todo León, se nos ido pero, su impronta quedará
siempre presente con un halo de humildad y profesionalidad en el mundo de la
hostelería , aunque sobre todo como persona. Ha sido bueno para todos los que le
conocíamos, menos para él. Primaba el trabajo, el negocio…

Poco
más joven que yo, deja a muchos amigos “huérfanos” y su figura estará siempre
presente en el negocio familiar, Restaurante Bar Luna, que con mucho sacrificio
y trabajo sacaron todos adelante.
Un
hombre lleno de vitalidad y amor por la vida, se ha ido. Un pescador amante del
río y la trucha que, curiosamente, según me dijo un día, su ojos azules eran
daltónicos, como los de la “reina del río”, deja de pescar, aunque la saga
estará asegura con su hijo José, buen pescador de seca y, todavía, más fanático
de la pesca que su padre.

Desde
PesCarmona, amigo, te enviamos nuestro “ramo de flores en prosa” y te
recordaremos con especial cariño, por eso te deseamos que Descanses en Paz, amigo y
enviamos un abrazo enorme a todos los tuyos, tu esposa Charo, hijos José y
Virginia, nietos y demás familia, especialmente César, tu cuñado, y tus
suegros, especialmente, Seve.

Somos
aves de paso amigo y, aunque deseo tardar muchos años en acompañarte,
tranquilo, porque el día en el que llegue esa hora, pescaremos en el cielo o
donde estés, y jugaremos una partida de mus con una copa en la mesa, fumando un buen puro, por qué no y eso que yo me alejé del tabaco en el año 91. Después veremos un Barça-Madrid y
disfrutaremos de la otra vida.

D.E.P

Opción de comentar, desactivada.