…y los ríos y los peces no lo pueden celebrar…

Villancicos alegóricos a como beben los peces en el río…”campana sobre campana…” y lo que llegará será el Campanu de Asturias y el Soriano…

La Virgen lavó pañales y esperemos que sin detergentes…

Nos comemos las uvas, acabamos las cosechas de cava y vino, mientras las botellas aparecen rotas y tiradas en la calle y en el río…

El Samur, en algún sitio y el 112 en otros,  con urgencias colapsado y sin médicos para poder atender a tanto “loco”…¡¡¡pero mira como beben…!!!

Si no nos respetamos a nosotros, cómo vamos a respetar al río y los peces, a la naturaleza que es nuestro hogar…

Texto y fotos: Eduardo García Carmona.

Es la “crónica de unas fiestas” mezclada con agua de nuestros ríos y salpicada por la “alegría” de unos peces que sólo beben las porquerías que les dejamos…

Estoy escribiendo con Tablet nueva y un teclado que me ha traído Papá Noel. El caso es que mi familia me adora, creo, y les gusta verme trabajar, aunque esté jubilado con 56 años y “pico” cotizados a la SS, que ya son años…¿regalaré alguno? No estaría mal pues, tal y como vamos, muchos los van a necesitar, al menos los que a mí me han sobrado.

Hoy es un día especial, es Nochebuena y la hemos pasado en familia, sin sobresaltos, aunque con “ausencias notorias”. Es la ley de vida. Papá Noel ha llegado, haciendo feliz a mi nieta, Malena, a mi hija, Noemí, a su madre, mi esposa, Begoña, y claro, al viejo cascarrabias, Eduardo, que soy yo. Todo ha sido normal, incluso para Bolt, nuestra mascota, un Bichón Maltés que es un cielo de chucho. Uno más de la casa.

Mientras Noemí y Malena se han ido a su habitación a leer los libros recién regalados, mi esposa y yo nos quedamos viendo la tela. Qué Nochebuena más rara pero es lo que hay.

Toda mi vida, este día ha sido especial para mí. Recuerdo a mi padre y hermanos. Nos reuníamos todos a cenar en casa de nuestros progenitores y el “espíritu navideño” invadía la pequeña casa de Ventanielles (Oviedo), tonde el conejo vivo y el pitu de caleya, comprado en plaza de Oviedo, en El Fontán, y vivos eran protagonistas. Todo aquello se ha perdido. Hasta la casa. ¡Qué pena!

Antes de la cena de Nochebuena nos tomábamos unos aperitivos y se cantaban villancicos. “Los Campanilleros” era el favorito de mi padre que estará en el cielo con su coro celestial. En casa, cogía la puerta de la cocina entre sus piernas y cantaba, a la vez que la tocaba con sus manos para acompañarse. Eran otros tiempos, con más carencias y menos “técnicas” pero, mucho más felices.

Como la tele, pese a sus muchos canales, pone más de lo mismo, pasando y pasando estaciones he llegado a Canal Caza y Pesca y me ha dado por estrenar la Tablet y el nuevo teclado que llevaré a Chile para informar. Ahhh!!! No he dicho me voy a pescar a Chile? Pues sí. Después de casi dos años metiendo monedas de 2 €uros dentro de una botella de plástico, de esas de dos litros de agua, he conseguido ahorrar más de la mitad de que hay que pagar. Así duele menos. Mi amigo, José Luis Méndez, también, ha seguido mi consejo. L final, vamos NUEVE leoneses a Chile, aunque tres vivimos en Gijón. Y, ¿para qué os cuento esto?

Ahhh sí, porque estamos en Navidad. Bueno, estaba cuando comencé a escribir.

He vuelto a retomar el artículo en víspera de fin de año y me encuentro un poco triste. Echamos en falta a mis dos nietos de León, AINHOA Y DIEGO y como no, a mi hijo EDUARDO y su esposa MAY. Son las cosas de las fiestas pero estarán su otra parte familiar.

Y PESCARMONA PIDE A 2017…

Ya estamos en FIN DE AÑO y, quien más, quien menos, hará recapitulación de lo que ha sido 2016 pero, una vez se coman las uvas y las primeras copas de cava, ni se acordarán de lo que quieren. Por si acaso, lo dejamos por escrito antes.

Bragas, liguero, calzoncillos…todo de color rojo que trae suerte…!!! Los míos son azules, del Oviedo y espero que en 2017 ascienda. Ojo, cuidado con las uvas que se pueden atragantar.

¿Y que hay a nuestro alrededor?

Antes de cenar en Fin de Año, veo mi escritorio y la radio puesta con música porque me ayuda a trabajar, como hacía cuando estaba en la redacción de Radio Nacional de España. Debe ser defecto profesional pero, bendito defecto.

A nuestro alrededor, y no quiero divagar, nos encontraremos lo de siempre y, los pescadores, se convertirán en “pecadores”, CON MÁS O MENOS PENITENCIA. El caso es que pocos recordarán como están nuestros ríos y peces.

Lo que quiero PEDIR A 2017 es que LOS CORMORANES, especialmente, y algunos peces incluidos en el Real Decreto de Especies Invasoras, caso del Lucio, Lucio Perca, Pez Gato y otros se puedan exterminar, aunque viendo como legislan en el caso del SILURO en el río Duero, en Castilla y León, no se, no se…

Por otro lado, pido que los PESCADORES SE CONCIENCIEN de una puñetera vez. A la naturaleza hay que ir con conciencia natural no de exterminadores. Esa naturaleza es la que tenemos y no hay más. O sea, o la respetamos, o esto se puede ir al garete pese a las muchas JORNADAS DE LIMPIEZA de esas asociaciones de pescadores colaboradoras, caso de PESCALEON. VALLE DE IRUELAS, CD ÓRBIGO, MOSQUEROS DEL TORMES, MESTAS DEL NARCEA, PESCA A LA LEONESA, CD PORMA, LOS DEL MOCHO…

No es de recibo que en pleno siglo XXI todo lo que no SIRVE EN CASA haya que tirarlo al río. Todo lo que las vacas defecan, sus dueños lo viertan al río, al arroyo, por aquello de que ya no se abonan las tierras, aunque tampoco se trabajan como antes.

Que las NORMATIVAS  de pesca no sean LA TORRE DE BABEL donde nada, ni nadie, se aclara y que, las prohibiciones sean congruentes, no como con las especies del Real Decreto de Especies Invasoras que se dejan pescar pero, no devolverlas al agua. Tampoco transportarlas. La Leche la que nos preparó la Ministra de Medio Ambiente, socialista ella, Cristina Narbona, cuando nos “la metió” a traición. Me refiero a la Ley, con la connivencia de los ecologistas y sin contar con los colectivos de pescadores.

Que la trucha ARCO IRIS, LA CARPA Y EL BLACK BASS, especies deportivas que llevan muchos años con nosotros, sean tomadas en consideración y se dejen pescar, con las consiguientes repoblaciones en algunos casos, en zonas de río bajas, donde la polución es un desastre y sólo ellas pueden vivir. Otro caso es que se limpiasen los cauces y las aguas bajasen limpias, claras y cristalinas pero, como eso no se va a lograr, PEDIMOS que se dejen pescar estas especies junto al “carroñero” del río el CANGREJO ROJO O EL SEÑAL, siempre y cuando estén controlados, que se puede.

Pedimos a la Ministra TEJERINA que lo prometido a la PLATAFORMA a favor de esta pesca, se convierta en realidad y el fallo del Tribunal Supremo, interpuesto y ganado por los ecologistas, no hundan negocios de los que viven muchas familias y que, por lo menos las ARCO IRIS nos las dejen disfrutar en los lagos de pesca, artificiales, para regocijos y entreno de pescadores.

Y para EL GALLO DE LEÓN, ¿qué?

Tenemos el Manuscrito de Astorga donde hace más de 400 años nuestros antepasados ya confeccionaban moscas con pluma del gallo de León y otras aves y pájaros y, desde entonces a aquí, La Administración lo único que ha hecho es perder el Manuscrito que algún yerno de general mal vendió y se encuentra sin paradero. Menos mal que el leonés, José Luis García y su PLUMA, SEDA Y ACERO. Las Mosca del Manuscrito de Astorga, nos han dejado claro que consiguieron Juan del Bergara, el segundo autor y algún cura más, también pescador, en sus andanzas por los ríos de Astorga, principalmente. Si el GALLO DE LEÓN y el MANUSCRITO DE ASTORGA fuesen norteamericanos, todo sería distinto. Por eso pedimos más protección para los criadores de esos gallos únicos, con problemas endémicos de muchos años emparentados que necesitan nueva sangre y aires. No dejemos perder algo tan nuestro y de nuestra pesca.

En definitiva, que las cosas en Medio Ambiente y Naturaleza se hagan con “la cabeza”, no con los pies, como en muchos casos y que a los pescadores se nos haga caso.

Más charlas de concienciación en los colegios, o una asignatura obligatoria, para que los ríos y peces, y la naturaleza en general, no continúen su degradación es lo que pido a GASPAR, MELCHOR Y BALTASAR y que de la que llegan, como son magos, que con su varita mágica creen ESCALAS para que los peces puedan remontar nuestros ríos.

He dicho y lo rubrico.

Opción de comentar, desactivada.