De los montajes de TINO EL DE MONTUERTO (León), a los de su nieto, CARLOS JAVIER DÍEZ ALONSO “pescate”

Un ribereño del Curueño nacido en Valladolid, por casualidad, que recuerda “su río” como la maravilla que fue

Autodidacta en el montaje de moscas para la pesca, nos presenta “sus favoritas”

“Tino el de Montuerto”, su abuelo, siempre estará con él

“Su río” y las montañas de su tierra leonesa lo son todo para este gran amante del ciclismo y la pesca

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

Carlos Javier Díez Alonso “Pescate”, tiene 45 años, aunque se conserva como uno de 38 años, por lo menos. Es el deporte. Nació en Valladolid, porque el azar lo dispuso así. Sus padres estaban allí, temporalmente. Con un año de edad que tenía el pequeño Carlos, sus padres volvieron a su tierra, a León, donde ha vivido hasta que el destino y el trabajo le han llevado a tierras de Castellón, en la Comunidad Valenciana.

Por supuesto, Carlos J. Díez es leonés hasta la médula, pese a ser pucelano de nacencia. No es un leonés cualquiera, es un leonés de la montaña, de Montuerto de Curueño, una zona que lleva muy dentro. De allí eran sus abuelos maternos y allí vuelve cada año a disfrutar de la familia, la naturaleza y las pesca en “su río”.

Creciendo a orillas de uno de los mejores ríos trucheros de España, EL CURUEÑO, no es de extrañar que, además de pescar, pronto sintiese la inclinación de confeccionar, artesanalmente, sus propias moscas de pesca.

A montar moscas leonesas, le enseñó su progenitor cuando tenía 10 u 11 años. Su padre había aprendido viendo al suyo, el abuelo de Pescate. Se considera un poco autodidacta pues, poco a poco, él solito, fue mejorando su técnica. A montar moscas secas comenzó sobre los 15 años y, también, lo hizo por cuenta propia, sin ayuda.

La afición por la pesca le vino siendo aún un “chavalin”, cuando junto a otros niños del pueblo, Montuerto, se acercaban al Curueño a por truchitas, pero cogiéndolas a mano. Hoy le da apuro reconocer esto, aunque era algo normal hacerlo en aquellos años.

Los primeros recuerdos, pescando a caña, son con su padre, en el río Torio, con apenas 11 años, pescando en Pedrún de Torío. Siempre pescaba a la leonesa, por eso hoy en PesCarmona le recomendamos una de sus favoritas de muchas que el presenta en su blog de pesca,

http://wwwmoscasdepescate.blogspot.com

MOSCA LEONESA SALMÓN EN PARDO FLOR DE ESCOBA

Paso 1.- Anudar el nylon en el anzuelo dejando un par de milímetros hasta la paleta. Se coloca en el mandril y se empieza a enrollar el sedón.

Paso 2.- Se da forma cónica colocando unos cercos de 5 o 6 fibras, de la misma pluma flor de escoba que después utilizaremos. A continuación se coloca la brinca. Me gusta hacer el atado llamado “choricero”.

Paso 3.- Al llegar a la parte superior con la brinca, realizo un nudo para que quede fija.

Paso 4.Se arrancan los mechones de fibras de pluma de gallo del Curueño, colocando las fibras perpendiculares al raquis, arrancándolas de un tirón seco. Se colocan varios mechones mojados en saliva,  en un trozo de azulejo igualando las puntas

Paso 5.- Con la brinca se cubre el espacio que dejamos libre hasta la paleta.

Paso 6.- Se coloca la pluma encima y se fija con la brinca enrollando desde la paleta hasta el cuerpo, fijando con un nudo.

Paso 7.- Con la uña se presiona la pluma contra el cuerpo y se abre en abanico. Una vez abierto el abanico, se hacen tres o cuatro nudos para que quede bien fija en su posición. Y la mosca ya está terminada.

Materiales:

Anzuelo: del 13 0 14 de paleta.

Cercos: pardo flor de escoba

Brinca: Gutermann Tera 417, amarillo huevo.

Cuerpo: sedón La Paleta 3236 o el Molino de Lombard 236.

Pluma: Flor de escoba gallo de León

Cabeza: amarillo huevo como brinca.

Galería de imagenes

NOTA DEL AUTOR

Es una mosca leonesa de las que más utilizo  en verano, desde principios de Junio y durante Julio y Agosto. Con pluma indio ofrecerá mayor número de capturas pero, más pequeñas, en pardo flor de escoba, los ejemplares suelen ser mayores.

Opción de comentar, desactivada.