Toda una institución en el mundillo de la pesca

—————————————————– 
Texto
y fotos: Eduardo García Carmona
—————————————————–
Todavía
no me lo puedo creer. La noticia me ha sobrecogido, me ha dejado de piedra,
cabizbajo, incrédulo, confundido, inmerso en una profunda oscuridad de
melancolía…

Parece
que le estoy viendo a él y su esposa, el día que fui a la Clínica San Francisco
a consultar mi menisco “herido” con el doctor García Mulero. Él, acompañaba a
su esposa a otra consulta.

Después,
volví a tener varios contactos telefónicos para acudir a diversas competiciones
de su club del alma, el mío, C.D. de Pesca Órbigo. Como vivo en Asturias, en
Gijón, me comentó que venía a operarse de la espalda a Oviedo. Dichosa espalda,
como si de una “puñalada trapera” se tratase, esa intervención se lo ha llevado.
Todo parecía que había salido bien pero, llegaron las complicaciones. Que si la
UVI, que si patatín, que si patatán y al

final, UN INFARTO, y otro y otro…y ya
nos dejó huérfanos a todos. No pudo aguantar y se marchó al cielo a pescar con
San Pedro que allí debe haber muy buenos ríos y mejores peces. Acuérdate de
nosotros, abuelo Corral.


Antes
de acudir a Oviedo a operarse quiso despedirse de su río, el Órbigo, en
compañía de su buen amigo Cao y, como si ya lo supiera le dijo: “quédate con la
caña y el carrete que yo no vuelvo a pescar más”. Incrédulo el amigo Cao, no
quiso tenerlo en cuenta pero, lo que son las cosas.

Con
el amigo Tejerina, también estaba pensando y medio preparando acudir en a
pescar a la Patagonia Chilena, una vez te recuperaras de la intervención. Era su
ilusión. Ahora querido abuelo ya no hará falta porque tienes todos los ríos
para ti. Espero que no te canses de tanto lanzar esas moscas maravillosas que
confeccionabas con tus manos.

Te
has ido sin despedirte de tantos y tantos amigos que dejas en la pesca, ¿y ahora qué van a hacer sin ti?

Le
estoy viendo la cara a tu querido Marce y en su penumbra, no comprende el por
qué te has ido. No comprende, ni quiere comprender por qué la vida es “la
muerte” y por qué nos dejas huérfanos a todos los pescadores de tu club del
alma. Que te puedo decir del resto de componentes del club, que no voy a
enumerar uno a uno.

Y
ahora, ¿quién va a organizar las competiciones como tú lo hacías? ¿Y la Semana
Internacional de la Trucha, qué?, ¿el social?, ¿el provincial?, ¿el
autonómico?, ¿la cucharilla del Órbigo?, ¿las jornadas de convivencia?, ¿la
cena de Navidad?…

Todo
es poco comparado con el desconsuelo, dolor, lágrimas, suspiros y melancolía
con la que has dejado a todos los tuyos, tu familia más directa. A ellos, desde
PesCarmona, les damos el abrazo más intenso de condolencia y cariño en nombre
de toda la familia de la pesca de León, resto de España y el extranjero porque
tú llegabas, amigo Corral, a todas partes y eso que no eras “nada divino”, sino humano, como ha quedado demostrado con tu marcha.

DESCANSA
EN PAZ, AMIGO JOSÉ LUIS CORRAL IGLESIAS, “el abuelo” y, desde el cielo guíanos
por el buen camino y dile a San Pedro, cuando salgas a pescar, que nos eche una
mano con los ríos de León a los que tanto querías y por los que sufrías.

Y como siempre, mi saludo más marcial y militar: “a sus órdenes mi comandante”.


VIERNES, 7 de Octubre, a las 16,30 horas será el entierro en ASTORGA, en la iglesia de Rectivía. Casa doliente en Tanatoria VERACRUZ, de Astorga (León).-
Opción de comentar, desactivada.