Algo está cambiando en “el belén” de nuestras aficiones pero, poco se hace…

“Los peces ya no son peces” porque beben y beben agua contaminada…

“La Virgen no lava pañales” porque el río está putrefacto…

“San José ya no es carpintero” porque se ha terminado el negocio de “cañas”…

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

No sabía de qué escribir en estos días y, como el espíritu navideño pulula en el ambiente, me ha dado por escribir de pesca. ¿Qué raro?

Lo que no quería hacer, lo estoy haciendo desde una forma crítica: ESCRIBIR DE LAS MIERDAS DE RÍOS QUE TENEMOS EN TODAS LAS CUENCAS.

Entrecomillo en los titulares “espíritu navideño” porque se trata del otro “espíritu”. Ese que está carente de amor, de sensibilidad, de compartir con el resto…además, apunto que invade nuestros ríos y es totalmente cierto.

En pleno siglo XXI, cuando las tecnologías irrumpen a diario en nuestros hogares, aún no hemos sabido corregir errores y, en lugar de aplicarlas para mejorar nuestros entorno, el medio natural en el que vivimos, lo hacemos al contrario, complicándonos la existencia y obligándonos, cada vez más, a depender de ellas de manera asfixiante, lo mismo que ocurre con la “mierda” en nuestros ríos.

“El belén” de nuestras aficiones, se está convirtiendo en “torre de babel” porque la confusión es tal que “los peces ya no son peces” y “la virgen no lava pañales por no contaminar al niño”.

Ese es el verdadero problema, agudizado cada año más, pese a las nuevas tecnologías.

LAS AGUAS han de ser simplemente aguas. No necesita de aditivos, colorantes, detergentes, fungicidas, pesticidas…y demás que sólo sirven para matar. Son las verdaderas “bombas” de nuestros ríos y, por ende, el gran mal de nuestros peces, que ya no son peces si no “monstruos”, incluso de dos cabezas como los dragones.

Hasta San José ha dejado de ser carpintero porque aquellas “viejas cañas” han quedado obsoletas para la práctica del deporte de la pesca con tantas fibras sintéticas, de carbono y hasta de “leches”…

Menos mal que, en “el belén de nuestras mentes” algo está cambiando para mejor y es la preocupación por la naturaleza, por el medio ambiente.

EN GALICIA ÚLTIMAMENTE

Hace unas fechas, el Club Salmo de A Coruña ha alzado la voz denunciando la realidad del río Xallas ante la parsimonia de la Administración. La medida tomada de anular el OPEN INTERNACIONAL POR PAREJAS RÍO XALLAS, además de acertada, ha sido la punta del iceberg para denunciar una situación catastrófica de los ríos gallegos, de manera general.

No se trata de la carestía de peces para organizar con brillantez una prueba deportiva, se trata de la evolución en los últimos años y saber el por qué.
Son muchos los colectivos que han reaccionado y quizás, el que menos, la propia Xunta que no sabemos si se lo habrá pedido a los Reyes Magos” porque, de momento, Papá Noel no ha traído medidas o soluciones para nuestros ríos.

Otras de las voces, claman por una pesca sostenible desde el “captura y suelta” o pesca sin muerte, aunque la muerte no es la del anzuelo, si no la de las aguas contaminadas que existen en toda Galicia, especialmente, aunque también en todo el territorio nacional.

El turismo de la pesca puede ser la salvación para que la Administración comience a cambiar la estrategia.

SIN AGUA, NO HAY PECES, por eso el agua ha de ser LIMPIA Y CLARA y, después vendrá todo lo demás. Ya está bien de “parches” que no van a ningún sitio porque las repoblaciones son PAN PARA HOY Y HAMBRE PARA MAÑANA. Peor aún, las repoblaciones son medidas para “contentar” a aquellos que sólo quiere “pescado” sin pasar por la pescadería.

No son tiempos para sacar adelante a la familia gracias al río. La vida ha cambiado y, cualquiera, igual que saca una licencia de pesca y se compra caña, carretera, sedales, etc. también tiene para ir a LA PESCADERÍA y comprar peces para alimentar a los suyos.

Además, ¿para qué sirven las repoblaciones en nuestros ríos si el agua, no es agua?

Personalmente, estoy muy de acuerdo con las leyes en Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León pero, reconozco que no son la “panacea”.
Está muy bien declarar a la TRUCHA ESPECIE PREFERENTE pero, si fuese así, ya tenían que estar LAS AUTORIDADES de esas CCAA “trabajando” en las aguas de nuestros ríos.

¿Para qué sirve la declaración si no se actúa sobre lo esencial?

Me refiero, lógicamente, a LAS AGUAS. Esa sería y es la actuación primordial para declarar, posteriormente, o si quieren a la vez, a la trucha como especie preferente.

¿De qué sirve construir una casa en zona pantanosa y sin cimientos?

Señores, es imprescindible hacer las cosas CON CABEZA, sin intereses de partido pero, HACERLAS.

No es de recibo aprobar leyes, por aprobar y dejar las cosas sin solución de futuro.

EL AGUA es lo más importante. EL AGUA es vida.
Todavía estamos a tiempo, aunque de poco sirve el “espíritu navideño” de esas escuadras fluviales limpiando los ríos y sus riberas.

CONCIENCIACIÓN de ahí éste CON EL MAZO DANDO A LOS RESPONSABLES DEL AGUA, tanto a nivel nacional como autonómico.

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.