Mosca clásica leonesa que pesca en todos los ríos de España 

Juan Carlos es un leonés enamorado de su tierra, los ríos y las truchas 

Uno de los mejores pescadores a cola de rata que conozco, y de los buenos montadores de moscas para la pesca, de la escuela de León 

Lo ofrece todo por los amigos y es un acérrimo “forofo” de la reina de nuestros ríos 

Es fundador y presidente del C.D. de Pesca Porma

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

Todavía continúo con la duda, ¿qué fue primero el huevo o la gallina?

En el caso que me ocupa es por doble motivo. Uno, por saber si es la gallina o el huevo, que todavía no me aclaro. Y dos, por saber si la gallina era de La Cándana, o los huevos eran de Aviados, Campohermoso o La Mata…

 El caso es que llegar hasta aquí con mi “entradilla” para presentar a un “peso pesado de nuestra pesca en León”, JUAN CARLOS MÉNDEZ PÉREZ. Lo apunto por doble motivo, porque lo es, aunque ahora lo del peso (kilos) es mucho menos, y por su humanidad, que la tiene y a raudales.

 Juan Carlos Méndez Pérez, es un leonés nacido el día de San Juan, del año redondo del 1960, en León, cuando todo bicho viviente estaba de juerga, por aquello de las fiestas patronales de la ciudad y, sólo a él, se le ocurrió salir a ver la luz del día en fecha tan comprometida.

¿Cómo se tenía que llamar el niño?

Normal que fuese Juan, aunque le añadiesen el Carlos.

Como antiguamente se decía en tierras leonesas, Juan Carlos, llegó al mundo con una hogaza de pan bajo el brazo, aunque en la actualidad, los niños llegan con deudas, muchas deudas… 

A él le conocí por su hermano, Manolo, otro gran montador de moscas y pescador que vivía en el Barrio de Pinilla y trabajaba en Elosúa, la firma aceitera de origen muy leonés.

A Manuel Méndez le lloré mucho cuando se nos fue para el otro mundo al caerse de un tejado, en una nave de la compañía aceitera. Le había realizado una entrevista en las páginas de pesca de Diario de León, páginas que realicé desde principio de los ochenta hasta los noventa, tomándome el relevo Pedro Vizcay.

Pues bien, este humilde cazurro llamado Juan Carlos Méndez, es todo corazón, amabilidad y cariño hacia los pescadores. Lo da todo, no tiene secretos porque se ofrece todo desinteresadamente.

Si un pescador se encuentra en el río y necesita de su ayuda, allí está Juan Carlos. 

Sus moscas son famosas porque pescan pero, sobre todo porque forman parte de muchas cajas de pescadores de León y media España, por no decir toda.

Sus consejos siempre son desinteresados, cariñosos y repletos de amabilidad.

Es una enciclopedia entomológica de todo lo que circula dentro y fuera de las aguas. Todo lo que “pulula” por ahí, por esos sitios que bien conocen los pescadores.

Con sus manos, y no de señorito, porque son más bien rudas, fuertes, incluso ásperas por la erosión de las aguas, da “vida” artificial a todas sus creaciones en forma de moscas de pesca.

Es un artista de la copia, porque eso es lo que hacen la mayoría de los montadores, aunque Juan Carlos, también es un innovador, creando imitaciones que yo nunca había visto y…¡encima pescan!

Es un artista que, como muchos niños de la época, en la capital leonesa, salían al río Bernesga, a la altura del Hostal, aguas debajo de la Jabonera, a pescar, a coger cangrejos. Era el entretenimiento de los niños de Pinilla, aunque a partir de los 15 años, edad en la que la mayoría se dedican a tontear con las niñas, él se dedicó a salir al río a pescar con su hermano Manolo. Acudían, principalmente, al río Órbigo, a la zona de Cimanes y Azadón, donde más de una vez coincidía con ellos pescando a cucharilla y mosquito ahogado o “pesca a la leonesa” , de la que Manolo era un artista.

 Era un joven muchacho que no dormía la noche antes de la apertura de la temporada truchera, algo que a pesar de los años, no ha podido quitarse de encima.

¿Qué tendrá el río y las truchas para enganchar de esta forma?

 Como tenía poco con el trabajo, el montaje de moscas, la pesca y la perrita, encima es presidente del Club Deportivo de Pescadores PORMA.

EL PARDÓN DE LINO NATURAL DE JUAN CARLOS MÉNDEZ

Paso 1.-

Colocar el anzuelo en el torno y colocar el tag.

Paso 2: 

Colocar la cola ajustando con el hilo de montaje.

Paso 3:

Formar el cuerpo con el lino natural.

Paso 4:

Brincar con 4 o 5 vueltas hasta la cabeza del anzuelo y anudar.

Paso 5:

Colocar la pluma pardo corzuno. Hacer la cabeza y anudar.

Paso 6:

Volver la pluma hacia delante para colocar el dubing por la parte trasera.

Paso 7:

La mosca ya está lista.

Materiales:

Anzuelo nº 10-12 o 14 dependiendo.

Tag, brinca hilo amarillo huevo.

Brinca, hilo amarillo huevo.

Colas, pardo corzuno.

Cuerpo, lino natural.

Abdomen, dubing oliva.

Pluma, pardo corzuno.

Galería de imagenes

Conclusiones

Es una de las moscas clásicas de la entomología de todos los ríos de León y otras partes de España. Dependiendo del río, se utiliza uno u otro anzuelo.

En el Porma, Órbigo y Esla, principalmente, se aconseja el nº 10 o 12, porque la mosca que cae suele ser de buen tamaño. En otros ríos, especialmente de montaña, se suele montar en el 12 o el 14.

Pesca desde comienzo de temporada hasta  Junio,  aunque se suele emplear toda la temporada por ser muy eficaz.

Se utiliza como saltona, principalmente.

Opción de comentar, desactivada.