CON EL MAZO DANDO a un desaprensivo y descuidado pescador que, estando de control, perdió la caña de quien competía

Pasó en Asturias el pasado 3 de Junio en el Autonómico de Cantabria que se celebraba en Villamayor

Lo peor no ha sido la pérdida, si no el “cachondeo” y que casi se “llega a las manos”, por lo que denunció el hecho a la Guardia Civil

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Efectivamente, “no todo es oro lo que reluce”, aunque según el calendario de la iglesia católica, existen tres días que brillan más que el sol…
Eso es otra historia porque, toca turno en CON EL MAZO DANDO, a una historia que de brillo tiene poco, porque si no la caña de pescar hubiese aparecido por sus destellos pero, no, no, no…
Esta es “una caña de pescar con patas”, porque la portaba un pescador cántabro que competía en el Autonómico de Cantabria, que para sí tienen “los cantabrones” teniendo que salir fuera de su tierra para poder competir. Eso es otra historia.
La “caña de pescar con patas” tiene nombre propio, el de su dueño, y nombre propio para el de “las patas” que, también lo tiene e, incluso, apellidos pero, al tratarse de una DENUNCIA en toda regla, no queremos provocar otra, antes de tiempo.

El caso es que disputándose la prueba en aguas del río Piloña, coto de Villamayor (Asturias), el pescador DENUNCIANTE que estaba pescando su correspondiente manga en pleno río, cedió al ofrecimiento del pescador que actuaba de control que le dio la oportunidad de portar una de sus cañas para que pudiese pescar más cómodo, a lo que éste accedió, aunque ambos PODRÁN SER SANCIONADOS por la fepyc, incluso con la descalificación del campeonato, porque así lo contempla el reglamento de competición, como el fumar, beber alcohol o usar el móvil mientras se compite.
Mientras se desarrollaba la pesca todo estaba tranquilo. El competidor por el río y el control, como si fuese un guarda, por la orilla vigilante y rápido para actuar si lo solicitaba el participante, en el caso de la medición de los peces.
La sorpresa llegó cuando la caña que había “depositado en confianza” a su compañero, EL CONTROL, no aparecía y, encima éste se cachondeaba y no quería ir a buscarla porque adujo que la habría perdido y que no se acordaba o algo así. Casi llegan a las manos, ante el asombro de “propios y extraños”.
Marcharse fue lo mejor que hizo el DENUNCIANTE para evitar altercados y, acto seguido, ponerlo en conocimiento de la Guardia Civil que se personó en el lugar de los hechos.

Lo bueno es que el DENUNCIANTE se quejó ante el juez de competición que levantó ACTA del incidente y éste acta, le valdrá para presentar ante el juez la incidencia de la denuncia.
Por si acaso, existe la denuncia formal ante la GUARDIA CIVIL, ya en Laredo (Cantabria), donde el “ESTAFADO PESCADOR” a quien le birlaron la caña de 400 euros, o se la perdieron, o cogió alas para volar, o patas para correr y desaparecer por la orilla del río, interpuso la denuncia y ahora espera a que el juez llame a ambos pescadores.
Será la palabra de “uno contra otro” aunque, el uno, sea a quien se “le hizo volar el arma de pesca” y, el otro, un conocido pescador cántabro con muchos antecedentes, alguno parecido, y otros por pescar donde no debía o llevarse más reos de los permitidos. En competición, es famoso porque no es mal competidor y casi siempre está metido “en la pomada” de las buenas clasificaciones, tanto como en todo tipo de “líos”.

Tiempo al tiempo y esperemos que se haga justicia, aunque la del río, la del “mentiroso”, la del “desaprensivo” colega amigo de lo ajeno, parece que podría estar echada y es que en la competición del Salmónidos Mosca de Cantabria son pocos y todos se conocen , sabiendo de qué pie cojean.
Desde luego, en Asturias, algunas cañas de pescar tienen “patas” y en Cantabria “los pájaros maman”, otra cosa no se explica y por ello dedicamos CON EL MAZO DANDO al “olvidadizo” pescador pierde cañas de más de 400 euros.

MORALEJA “la caña y la bicicleta nunca se pueden dejar custodiar por los JETAS”

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.