Las Sociedades de Pescadores Río Sorbe, Sociedad de Cazadores y Pescadores de Guadalajara y Delegado en Guadalajara de la Federación de Pesca de Castilla La Mancha  que se unen contra el Gobierno Autónomo de Castilla-La Mancha y deciden abandonar el Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara

Entre otras cosas, porque todas las decisiones adoptadas en el Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara, en los últimos años, han sido contra los criterios, opiniones o sugerencias de los representantes de las sociedades de pescadores

Aunque los acuerdos del Consejo puedan considerarse legales, carecen de legitimidad al tratarse de un órgano, que está compuesto por trece miembros, de los que 10 son elegidos por el Director Provincial

Las medidas tomadas por el Consejo Provincial de Pesca hacen que Guadalajara sea la provincia con más restricciones a la pesca de España

A consecuencia de la mala gestión se ha pasado de 21.305 licencias en el año 2011, a las 6.358 en el año 2017

Fotos y texto: Eduardo García Carmona y Sociedades Pesca

El malestar de los pescadores de Guadalajara es total debido a la política desastrosa que se está llevando a cabo en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, según estos colectivos, y por ello, en Pescarmona dedicamos UN CON EL MAZO DANDO a la Administración Autonómica que está haciendo posible que los aficionados abandonen la práctica de la pesca en los ríos de Guadalajara, especialmente, debido a que nunca se hace caso a los que de verdad conocen los ríos y la pesca y se legisla siempre contra los “criterios que se quieren poner como directrices en La ley de Pesca de Castilla La Mancha” que determina, como uno de sus objetivos, el fomento de la pesca deportiva.

Por ello, nos hacemos eco del escrito dirigido, hace unos días, al Director General de Política Forestal y Espacios Naturales Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural Junta de Comunidades de Castilla la Mancha y aunque, los Consejos de Pesca son consultivos y nunca vinculantes, tampoco estaría mal que alguna vez la Administración, además de oír a estos colectivos que forman parte del mismo, se les tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones para algo más que “figurar” como miembros.

El escrito está firmado por los máximos representantes de las dos sociedades de pescadores existentes, así como por el Delegado de la Federación de Pesca en Castilla-La Mancha y que reproducimos íntegramente.

ESCRITO ENVIADO 

Don José Ignacio Carretero Mata, con DNI ———, Presidente de la Sociedad de Pescadores Río Sorbe y miembro del Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara, en representación de las asociaciones de pescadores de la provincia declaradas sociedades colaboradoras.
Don Arturo Encabo Rodríguez, con DNI ———-, Presidente de la Sociedad de Cazadores y Pescadores de Guadalajara y miembro del Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara, en representación de las asociaciones de pescadores de la provincia declaradas sociedades colaboradoras.
Don Mario de la Puente Elvira, con DNI ———–, Delegado en Guadalajara de la Federación de Pesca de Castilla La Mancha y miembro del Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara como Delegado de la Federación de Pesca.

Como miembros del Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara y representantes de la mayoría del colectivo de pescadores, ponen en conocimiento de esa Administración que, a partir de esta fecha, dejan de acudir al mismo indefinidamente, por los motivos, que a continuación detallan y que se resumen en:

El continuo incumplimiento por parte de la Dirección Provincial de las mínimas diligencias exigibles para facilitar la misión que el Reglamento de Pesca, aprobado en desarrollo de la Ley 1/1992, de 7 de Mayo, de Pesca Fluvial de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha, encomienda al Consejo Provincial de Pesca como órgano colegiado de carácter consultivo y de participación de las instituciones, entidades y colectivos cuyos intereses puedan verse afectados por actividades relacionadas con la conservación, protección, fomento en materia de pesca, en el que hay representación cualificada de la masa social de pescadores provinciales, junto al resto de implicados.

Que todas las decisiones que se han adoptado en el Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara en los últimos años, lo han sido en contra de los criterios, opiniones o sugerencias de los representantes de las sociedades de pescadores. Nosotros representamos a todas las sociedades colaboradoras y a todas las sociedades federadas de Guadalajara y por tanto a la inmensa mayoría del colectivo de pescadores en Guadalajara.

Aunque los acuerdos del Consejo puedan considerarse legales, por estar acordados por la mayoría de sus miembros, carecen de legitimidad al tratarse de un órgano, que está compuesto por trece miembros, de los que 10 son elegidos por el Director Provincial y los tres representantes de la Administración, que, imponen su criterio por tener el apoyo incondicional de la mayoría de los miembros elegidos a dedo por ellos y que en muchos casos no representan a nadie.

Las numerosas medidas que ha tomado el Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara en los últimos años han dado lugar a que Guadalajara sea la provincia de España que con relevantes posibilidades en pesca de salmónidos, tenga más restricciones a la pesca.

A modo de resumen y no con carácter exhaustivo se detalla:

. Se ha declarado la pesca sin muerte, tanto de salmónidos como de ciprínidos en todos los tramos de sus ríos, sin dejar cabida a la pesca tradicional, aunque fuera de manera reducida con tramos pesca controlada por cupo y medida, imposibilitando la incorporación de los más jóvenes al deporte de la pesca.
• En Guadalajara los periodos hábiles de pesca de la trucha recogen 19 excepciones a la norma general de Castilla La Mancha. Estas excepciones retrasan el comienzo de la pesca en unos casos o adelantan el cierre en otros. En la provincia de Albacete no existe ninguna y en Cuenca hay 2 excepciones. No tiene justificación las excepciones de Guadalajara que reducen notablemente los periodos de pesca y por tanto la práctica de la pesca.
• En Guadalajara en los últimos años no se repuebla en sus ríos, con truchas autóctonas de la piscifactoría regional de Uña, Cuenca, porque la Dirección Provincial de Guadalajara está en contra y sí en los ríos de Cuenca, siendo como se ha dicho regional la piscifactoría. Con estas repoblaciones se recuperarían las poblaciones tan reducidas de truchas de la provincia, ya que si la razón es que no hay reproductores de esas subcuencas, es inmediato conseguirlos. Estas repoblaciones, bien distribuidas, darían resultados de gran valor sobre el auténtico origen de los daños a la pesca.
• En algunas pistas forestales de la zona de la Sierra Norte se ha prohibido el acceso al río para los pescadores (Galve de Sorbe, La Huerce, Valdepinillos), perjudicando gravemente el ejercicio normal de la pesca. Asimismo se han recibido directrices contradictorias sobre este tema que hace que la situación sea de inseguridad legal.
. Falta de colaboración de la responsable de la Sección de pesca de Guadalajara con las Sociedades de Pescadores. En vez de encontrar consejo y ayuda para las complicadas tareas burocráticas de la gestión de las sociedades de pescadores ante esa Administración, solo recibimos amenazas, objeciones, reparos etc. Con las informaciones que tenemos, es notorio que la actitud de esta persona es manifiestamente mejorable, y hace imposible lograr la mínima y necesaria colaboración de la masa social de pescadores con la Administración para la conservación y fomento de la pesca. No vemos valentía política en tratar de mejorar este extremo.

Todas estas medidas no han conseguido mejorar las poblaciones de salmónidos y ciprínidos de los ríos de la provincia, ni de sus biotopos, hábitats, ni de las riberas de los cauces, que están abandonadas. Por contra sí han conseguido echar a los pescadores de los ríos, como si fueran los responsables de la mala gestión de la pesca en Guadalajara.

Como prueba de ello, se ha producido una reducción drástica del número de personas que practican la pesca, que en tan solo seis años han disminuido notablemente las licencias de pesca que se expiden, y esta reducción es más acusada en los dos últimos años: De 21.305 licencias que se expidieron en Guadalajara en el año 2011, se han expedido 6.358 en el año 2017, esto supone una reducción superior al 70% de las mismas. Esta disminución de licencias de pesca en Guadalajara se agudiza en los dos últimos años que se han reducido en un 60%, pasando su número de 15.752 en 2015 a 6.358 licencias en 2017. En una empresa privada ya habrían cesado al responsable de tal desatino.

La reducción tan importante del número de pescadores y jornadas de pesca, está causando un grave perjuicio a los pescadores que no pueden satisfacer su ocio, pero también un daño social y económico injustificado a los sectores económicos asociados, piscicultores, tiendas de pesca y todo el sector del turismo asociado a los lugares de pesca, que generalmente se desarrolla en el ámbito rural. La gestión de la pesca en Guadalajara en vez de ser un motor para el desarrollo rural como propone la Unión Europea, está perjudicando económicamente al mundo rural.

La ley de Pesca de Castilla La Mancha determina como uno de sus objetivos el fomento de la pesca deportiva. Está claro que en Guadalajara no se ha conseguido el objetivo y nosotros los representantes de las todas las sociedades colaboradoras y de todas las sociedades federadas de Guadalajara no queremos ser partícipes de tantas decisiones erróneas y por estos motivos nos abstendremos de participar en reuniones del Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara, hasta que la Dirección Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural cambie de actitud y escuche las demandas de los pescadores. Hemos justificado técnica y rigurosamente numerosas alegaciones a las propuestas de Ordenes de Pesca (elaboradas por expertos) y casi ninguna se ha evaluado, y en su caso aceptado. No es posible otra opción que cesar en la asistencia a las reuniones del Consejo, nos lo exige el colectivo representado, que nos insta a no ser colaboradores de instrumentos que percibimos como totalitarios y profundamente antidemocráticos (si bien legales). Hasta que cesen estas actitudes mantendremos esta posición y nos reservamos el derecho a ejercitar cuantas acciones sean necesarias para defender la pesca en Guadalajara.

Galeria de imagenes

6 Comentarios

  1. Francisco

    30 noviembre, 2018 en 7:48 pm

    Señora Consuelo, toda pesca se convierte en furtivismo a partir de que nos saltamos la leyes y como esto es tan sencillo de entender sobra abundar en este punto.
    Los inventarios que se hacen en los ríos difieren muchísimo dependiendo de los tramos, no se inventaría igual un tramo de aguas por las rodillas con otro donde no se hace pie, pero al menos resulta extraño que un tramo que esta justo a continuación de otro difiera drásticamente en cuanto a población si no existe como es el caso de los dos cotos de Peralejos algo que lo altere gravemente tipo contaminación o extracción de aguas. El problema que sufren estos cotos y tramos adyacentes es el grave furtivismo al que son sometidos y que hicieron que grandes pescadores y defensores de los ríos y sus truchas habitantes como D. Luis Antúnez Valerio abandonaran la pesca en dicho lugar pese a vivir en el mismo pueblo y al fin abandono nuestro país viendo el chabacanismo de muchos de los que gestionaban y/o representaban a los pescadores, pescadores que, abundando no se tenía para nada en cuenta su opinión.
    El rio Gallo jamás ha estado falto de población truchera, es mas nunca ha estado ni mínimamente en peligro y menos aun en el tramo libre sin muerte que durante muchos años fue solo pesca a mosca y que al fin consiguieron que se pudiera pescar con cucharilla… porqué ese interés desmedido por poder pescar ese tramo (apenas 8 kmtrs.) con otras artes?? pues evidentemente porque precisamente su población truchera no era escasa. El rio Gallo no está cegado por nada, es cierto que tiene berreras y ovas (autóctonas) que con el calor tapizan el rio, pero esto ocurre por su configuración natural mas por el alimento de las mismas (entiéndase nitratos) proveniente de las aguas residuales de Molina. aguas que, desde que funciona la depuradora en condiciones han mejorado muchísimo notándose claramente el aumento de población truchera aguas abajo de la misma hasta su propia desembocadura en el rio Tajo, ejemplo irrefutable de que el rio Gallo tiene una muy buena población truchera es que su coto de pesca (Ventosa) es uno de los más solicitados de toda la provincia.
    Los abuelos que pescan (díganme usted que proporción de ellos lo hacen) tienen y han tenido tiempo de modificar sus conductas y artes de pesca pues esto de pescar con artes menos lesivas y pesca sin muerte no es novedad y a buen seguro que cuando ya tenían obligación de pescar sin muerte y con artes poco lesivas no heran abuelos, quien no lo ha hecho simplemente es porque no quiere o ha querido (chabacanerismo y garrulismo) y, al igual que han tenido que modificar su conducta conduciendo un automóvil o circulando por una carretera así tienen que hacerlo pescando. Y no se atribuya para usted el aval de la tercera edad porque hay muchos abuelos que en el presente pescan sin muerte, no, el problema no es la edad sino otro muy diferente.
    A los jóvenes señora Consuelo es mucho más sencillo, tan sencillo como enseñarlos desde el principio que la pesca es un disfrute que para nada tiene que ver con la muerte de un pez, un pez que a buen seguro ni se comerán porque prefieren una pizza. Pero esto que digo es lo que ya ocurre en el presente y la grandísima mayoría de jóvenes pescadores lo hacen practicando el captura y suelta, con lo que no se atribuya el futuro ni la juventud para sus ideas cavernícolas de matar peces.
    Y en cuanto a la calidad de los tramos de ríos donde se ubican hoy día los cotos intensivos, su explicación es totalmente una mentira que demuestra que ni sabe ni conoce ni pesca dichos tramos de ríos. En dichos ríos y tramos de ríos existen poblaciones de truchas autóctonas del rio tanto aguas limítrofes arriba como abajo, no hablo de truchas “colgadas” sino de poblaciones de truchas, no mienta y lo que es peor no mienta a sabiendas porque eso está muy feo.
    Quien no quiera ver ni aceptar que ya no el futuro, sino el presente de la pesca pasa por una pesca sin muerte utilizando las artes menos lesivas esta obsoleto y fuera de lugar y, lo que es más grave, quien abogue hoy día porque vuelvan las épocas de una pesca con muerte es un irresponsable por no calificarle de algo peor.
    Por último y aludiendo al otro comentario. Señor Pit, no mienta, aquí no se quiere echar a nadie del rio sino todo lo contrario, yo tengo muy claro que mientras en el rio haya una ocupación de pescadores legales los furtivos no camparan a sus anchas como es el caso actual, motivado por la chabacaneria y garrulismo y avalado por desgraciadamente una grave falta de vigilancia y guardería en los ríos. Aquí lo que se pretende es que los pescadores vayan al rio a disfrutar de la pesca, pero señor Pit disfrutar de la pesca no tiene como fin el masacrar un pez y, quien esto no lo vea sencillamente sobra de nuestros ríos.

  2. Pit

    30 noviembre, 2018 en 4:39 pm

    Señora Consuelo.muchas gracias por su comentario.mas claro no se puede decir y cuanta verdad en sus palabras.estamos ya hasta las narices de pescadores ecologetas,que van de conservacionistas y lo unico que pretenden es echar a la gente de los rios para sus propios intereses,muchas veces con animo de lucro.se piensan que los demas somos tontos y lo unico que vale es su conservacionismo.un saludo y gracias!!

  3. CONSUELO ESTEBAN GOMEZ

    30 noviembre, 2018 en 4:09 pm

    Eso que aquí abajo se dice no tiene ni pies ni cabeza, es falso. La falta de conocimiento de esas frases es …ni para ni entrar a valorarlas , pretendo hablar para los que saben algo de esto.Tiene narices confundir pesca con el furtivismo,… La verdad es que el tecnico que aprobó el primer coto sin muerte de España fue Don Rafael Serrada Hierro ,el Peralejos sin muerte del Tajo , DONDE RESULTA que en un inventario de hace años , eso me lo confesaron los que lo hicieron ,HABIA MAS TRUCHAS EN EL CON MUERTE , QUE EN EL SIN MUERTE, comunicación personal de Guarda Forestal JM. Eso es así, pongamos como nos pongamos, la verdad reluce aunque no favorezca a los animalistas o otros radicales, LO SIENTO Ecologistas radicales. Y luego vino el primer tramo libre sin muerte , en Cuevas Labradas, río Gallo , donde al final no había ni una trucha ! cuando terminó el siglo, este libre sin muerte estaba cegado por las berras y bajo mínimos, es decir resulta que la calidad del medio es lo que CUENTA, y el río es inelastico al régimen de pesca si este está bien calculado y el río está sano, esto está DEMOSTRADO Y VERIFICADO DURANTE DECADAS. La contaminación mata los ríos y el abandono , no la pesca con cupo y talla Pues bien, me gustaría que muchos conocieran la opinión de Rafael Serrada hoy en día, el creador de los cotos Experimentales llamados en su día y …ahora llamados sin muerte. Reto a cualquiera a preguntarle al creador de los cotos sin muerte de Peralejos qué opina de la gestión de la pesca en Guadalajara. Yo lo he hecho más de una vez. Una pista ni pisa la Provincia, pesca en Huesca. En fin MUY Bien por las asociaciones de pesca y bien la Federación. Y prohibir los intensivos en las ubicaciones actuales es una agresión social contra colectivos que merecen la máxima protección, los abuelos, los niños que aprenden a pescar y se ilusionan, hay que tener muy mala sangre y muy mala baba de radical extremista totalitario para dar prioridad a dos truchas comunes que se han quedado colgadas en tramos bajos tras riada entre presas infranqueables y vegetan malamente sufriendo unos factores militantes durísimos para la fario, temperatura altísima estival, turbias contaminación agrícola,…..y si alguno quiere saber más que pise más río y lea más , que no sólo las encíclicas de la AEMS hablan de truchas, bueno ahora está superadicalizada no es ni sombra de la visionaria organización que colaboró con Serrada en Peralejos para el coto sin muerte del Tajo en Peralejos

  4. Francisco

    30 noviembre, 2018 en 10:51 am

    Lo que no se puede es enmascarar la palabra muerte disfrazándola con tradicional o acogernos a un plan de gestión acordado por la autoridades y olvidarnos una de orden de vedas que dice explícitamente que la pesca debe ser sin muerte.
    Si hablamos de “tradiciones” en Guadalajara se sabe mucho de pesca tradicional utilizando nasas, trasmallos, lejías, gordolobos o dinamitas… sí, todo ello muy “tradicional” pero fuera de la ley… todo ello en busca de matar peces que es lo que ustedes piden, no con esas artes pero si con el mismo fin, el resultado es la muerte.
    Y si hablamos de “tradición”, déjenme decir que Guadalajara fue la primera provincia donde hubo cotos de pesca sin muerte, tramos libres de pesca sin muerte y donde se aposto por artes de pesca lo menos lesivas posibles, con lo cual es más que probable que Guadalajara sea la provincia Española donde tradicionalmente se ha apostado por una pesca sin muerte.
    El cobro de una pieza de pesca no, la muerte de una captura de pesca (llamemos las cosas por su nombre) difícilmente beneficia a nada porque la naturaleza y los ecosistemas tienen sus propios métodos de ajuste sin que nosotros tengamos que matar ningún pez y, en caso excepcional de que así fuera, toda orden de vedas tiene sus excepciones donde particular y provisionalmente pueden modificarse cosas.
    Los cotos de pesca intensivos de Guadalajara están ubicados en tramos de ríos donde existen poblaciones de truchas autóctonas del rio y donde no se respetan las ordenes de vedas tal cual ocurre en este mismo momento, época donde las truchas del rio están frezando y sin embargo se está pescando el rio.
    El problema está en lo que usted mismo comenta (podrán vencernos pero no convencernos) y, si en pleno siglo XXI aun hay gente convencida de que la pesca no debe ser sin muerte…. vamos mal, pero que muy mal.
    Yo no sé si llevo 43 años pescando (que la edad no da razón) pero si le diré que ya peino canas y ya pescaba los ríos de Guadalajara cuando usaba pantalones cortos y, con toda esa experiencia abogo por una pesca sin muerte por varias razones, pero la más particular es que para que yo pueda disfrutar de la pesca, el fin no puede ser la muerte del pez… y créame cuando le digo que hoy en día mi forma de pensar aventaja en mucho a los “no convencidos” y, que el futuro de la pesca que es donde debemos mirar y no al pasado, pasa por una juventud de pescadores convencidos en el captura y suelta.

  5. jesus soriano

    29 noviembre, 2018 en 9:50 pm

    No entiendo como se puede comparar, pegarle a una mujer, o tirar una cabra desde un campanario, con cobrar una trucha de talla y cupo reglamentario de acuerdo a un plan de gestion o plan tecnico aprobado por las autoridades . El regimen tradicional de pesca es una necesaria parte de la aplicacion del principio de multifuncionalidad que todo ecosistema natural o biotopo debe cumplir para ser sostenible, y ser aprovechado como un recurso natural renovable, sea caza o pesca, eso es lo que se estudia la Ingenieria agronomica, que para algo esta. Esta multifuncionalidad se consagra por ejemplo en nuestra Ley de Montes. Yo practico las dos modalidades, con y sin muerte y ambas tienen su escenario adecuado y su colectivo interesado, smbas son enriquecedoras. Y tambien, todos merecemos el mismo respeto. Todos cabemos, no excluyamos, no seamos totalitarios, hay cientos de kilometros ( y miles) de rio truchero en Guadalajara para aplicar ambas modalidades y tambien para que la gente con capacidades diferentes a las mas comunes, disfruten en los cotos intensivos, al cebo tambiem por qué no u otras reglamentarias. Los Cotos Intensivos y los tramos sin muerte, ambos, LOS DOS, son un Derecho contenido en todas las leyes y Reglamentos de pesca españoles. El cobro de una pieza de caza o de pesca, prescrita segun un plan tecnico, es la necesaria accion para hacer sostenible todo el Sistema social y natural de un territorio, en este caso Guadalajara, que exige avances sociales, economicos y ambientales urgentes, y la pesca es una contribución más para ello. Los tres elementos son necesarios y van juntos, no van a “cachos” social, ambiental y economico. La imposicion totalitaria que margina a los pescadores tradicionales, e incluyo a los de cebo, e intensivos, es una actitud antisocial que termina con una mas que justificada movilizacion ciudadana, que es logica, y que se hace visible en el abandono de estas asociaciones de pescadores de su órgano teoricamente democrático de representacion social y politica, en este caso el Consejo de Pesca Provincial, que queda ya desautorizado e inútil. Esto al final termina en otro conflicto politico mas que añadir al elenco patrio. La falta de asociacionismo en España es mal endemico, hasta los convenios colectivos se negocian por sindicatos que no representan realmente a todos los trabajadores, creo que solo el 5% estan afiliados. Y esa pequeña representacion tiene que trabajar por todos, pues bien, el caso de estas asociaciones es el idem. Tras mis 43 años de pesca trucheta la frase que creo mejor describe la ley de dinamica natural de una poblacion de peces en un rio “sano” es la de un catedratico de Universidad: Jose M. Montoya, que dice algo parecido a: “no es la muerte de un ejemplar de caza o pesca el final de la vida, al contrario, esa muerte es el reinicio de los ecosistemas, es rejuvenecimiento de poblaciones, por ello la muerte no es un hecho negativo en si mismo, sino tremendamente positivo, asi debe ser entendido en ecologia”. Tambien dice este autor, que los sufrimientos de un animal son los que acumula con su edad. Pensemos en ello cuando devolvemos un pez clavado en el anzuelo varias veces. Las asociaciones de Guadalajara que han tenido este gesto estan recibiendo apoyos por todos los pescadores y np pescadores. “Ya era hora” “este es el camino” etc.. es lo que se recoge en las RRSS, nos tenemos que felicitar por este gesto. Sigamos trabajando por lo que creemos. “Podran vencernos pero no convencernos”, como decia aquel vasco universal… O algo parecido

  6. Francisco

    29 noviembre, 2018 en 9:24 am

    Hola.
    Pues habría mucho que puntualizar sobre esto.
    Primero dividamos lo que es Castilla la Mancha de Guadalajara, cada una con su consejo de pesca y con sus problemáticas.
    En Guadalajara se hace caso omiso no solo a sociedades y federación, sino a los pescadores sin asociarse que, curiosamente son la mayoría y con muchísima diferencia sobre federaciones o sociedades que además muchos de sus socios lo son por poder pescar tramos de pesca intensiva o poder participar en competiciones, ambas cosas nada “tradicionales”.
    A los pescadores “conservacionistas” tampoco se nos hace caso y se nos ponen trabas y limites cada vez mas asfixiantes y por supuesto nuestro consejos caen en saco roto, con lo cual nos deja la pregunta,,, ¿y entonces de quien se asesora el gestor de caza y pesca de Guadalajara?… esta es la pregunta y cuestión y de la que nadie quiere hablar en público por no recibir críticas y sin embargo todos protestamos en privado porque sabemos cómo, dónde y por quien se cuece el pan en esta provincia.
    Otra cosa, dejemos de llamar “pesca tradicional” a la pesca con muerte y asumamos que en el siglo XXI la pesca con muerte (con las excepciones de cotos de pesca intensivos o aguas privadas) no tiene cabida y, esto es básico y fundamental. También era muy “tradicional” tirar la cabra desde el campanario o que el marido pegara a su mujer y sin embargo esto no tiene ninguna lógica (ni la tiene ahora ni la tuvo nunca).
    Está claro que en Guadalajara no debería estar regido por alguien que entiende poco o nada de pesca y que se asesora por cuatro “abrazafarolas”, pero tampoco lo debería de estar por los caprichos de sociedades de pescadores o federación que, no representan ni al diez por ciento de los pescadores.
    Un Consejo de pesca justo sería el representado proporcionalmente (por la cantidad de pescadores que agrupa) por sociedades, federación, y pescadores, siendo así, el mayor numero de componentes de dicho consejo debería ser el de pescadores (ahora mismo solo es representado por una persona y un voto) y, las decisiones de dicho consejo deberían de ser tenidas en cuenta y no como ocurre ahora mismo que no son más que aguas de borrajas y las ordenes de pesca son un copia y pega de las anteriores con las modificaciones de cuatro personajes que le bailan el agua a la señora delegada de caza y pesca.
    Que sociedades y federación pidan volver a la pesca con muerte parcial o totalmente es una incongruencia, pero también lo es las restricciones a la temporada de pesca que venimos sufriendo la totalidad de los pescadores, algo que no ocurre en ningún otro lugar de España.
    Los que acudimos con frecuencia a los ríos de Guadalajara sabemos que la única mejora en las poblaciones de salmónidos de los ríos ha sido motivadas por dos factores, o bien por qué el tramo de rio o rio ha “pasado de moda” y ha sido poco frecuentado por pescadores o, en el espacio de tiempo donde hubo tramos de pesca a mosca sin muerte en los cuales se noto un aumento tanto de población como de tamaño de las truchas habitantes.
    Y todo lo anterior solo es a nivel “despachos” que, sirve para poco o nada si en los ríos ocurre que hay una autentica impunidad por falta de guardería y donde el furtivismo campa por sus anchas sin ningún temor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *