José Luis García González es a la Pesca a la Leonesa, lo que Juan de Bergara al Manuscrito de Astorga

Sería “el hijo perfecto” de Juan de Bergara algo que están olvidando en León

La Diputación premió su libro PLUMA, SEDA Y ACERO. Las Mosca del Manuscrito de Astorga, como el libro leonés del año 2012, ¿para qué? ¿Para cubrir el expediente ese año?

León, la Pesca a la Leonesa, el Manuscrito de Astorga y todo lo que ello conlleva, se merecen todo el reconocimiento y apoyo de las instituciones leonesas

Y la Junta de Castilla y León “ningunea” un arte de pesca único en el mundo “orillándolo” hasta en las Normas de 2017

Texto y fotos: Eduardo García Carmona y José Luis García González

Siento admiración y cariño por este leonés “entero”. Su nombre, JOSÉ LUIS GARCÍA GONZÁLEZ, el autor de la obra más importante de pesca jamás publicada desde el MANUSCRITO DE ASTORGA, que data de 1624. Casi nada.

Quien diga lo contrario, no conoce lo que es la PESCA A LA LEONESA, es “algún cabeza pensante de la Junta de Castilla y León”, que esta temporada ha NINGUNEADO nuestra pesca tradicional más emblemática, o es un “falto de memoria” desconocedor de la importancia de este arte leonés hasta la médula y único en el mundo premiado, y olvidado a la vez, por nuestra Diputación de León, como libro leonés del año 2012, sólo para cubrir el expediente de ese año y después olvidarse de todo lo que significa. Lo tenemos claro, esté quien esté en el organismo provincial. Así nos luce el pelo con todo lo de León.

JOSÉ LUIS GARCÍA nos muestra una mosca leonesa de las que figura en el nomenclátor de Juan de Bergara, desde hace más de 400 años: LA NEGRETA.

Es una de las favoritas de quien nos la presenta pero, es “mi debilidad” para pescar a la Leonesa en los ríos de León, a partir del mes de Junio, incluso antes, y hasta final de temporada. Siempre me ha dado truchas y de buen porte.

Antes de presentarles en PesCarmona, paso a paso, como la confecciona JOSÉ LUIS GARCÍA, quiero que todos conozcan el sentir de José Luis, hace unos días, cuando este leonés me envió por email con las fotografías del montaje de la NEGRETA.

ESCRITO PERSONAL A EDUARDO GARCÍA CARMONA DE JOSÉ LUIS GARCÍA GONZÁLEZ

Me he hecho el propósito para este año de retomar desde el primer día todo mi trabajo y, hoy es el día primero de 2017. 

Como sabes 2016 no ha sido especialmente generoso conmigo. El último varapalo ha sido la nueva Normativa de pesca, que ha relegado a un pequeño rincón tanto el término, como la definición y las diferentes formas de pescar a la leonesa. Y sobre todo y principalmente a la propia Pesca a la Leonesa 

Cuando escribí esas líneas, bien pensé que ocuparían el lugar que merecen, y que esta modalidad de pesca única en el mundo, quizá la más antigua, y que además se sigue practicando en la actualidad, podría ser disfrutada y reconocida por el común de los pescadores en todos los ríos, y no solamente por unos pocos afortunados y en unos kilómetros del río Curueño. 

En este nuevo año me hago, una vez más, el firme propósito de seguir manteniendo, ensalzando y defendiendo esa parte de nuestra cultura, LA PESCA A LA LEONESA, que no es, ni mucho menos, patrimonio exclusivo de los leoneses, sino de todos los pescadores del mundo. 

Me vienen a la memoria aquellas palabras de Goethe que nunca nadie debería olvidar; “No existe un arte nacional ni una ciencia nacional. El arte y la ciencia, como todos los sublimes bienes del espíritu, pertenecen al mundo entero, y solo pueden prosperar con el libre influjo mutuo de todos los contemporáneos, respetando siempre aquello que el pasado nos legó”. 

Como bien sabes tengo la fortuna de practicar la pesca con mosca en todas y cada una de sus variedades, pero, sobre todas ellas, siempre estaré orgulloso de ser un pescador leonés de nacimiento, que pesca a la leonesa, por elección. 

Un abrazo.

José Luis. 

P.D.: Querido Eduardo, te pido que cuando presentes el montaje que adjunto, evites emplear el término “mosca ahogada”, sabes que siempre prefiero  “mosca tradicional”.  

Estimado José Luis, desconozco si te gustará que reproduzca estas líneas personales pero, me veo en la obligación de que todos los seguidores de esta web, las conozcan. Si no fuese así, perdona por la osadía.

Características “Mosca tradicional leonesa Negreta”.

Origen: Este modelo, aunque adoptado y adaptado por muchos montadores leoneses contemporáneos, pierde sus orígenes en la historia. Como muchas otras de nuestras moscas tradicionales posiblemente tenga sus raíces centenarias en el Manuscrito de Astorga, concretamente en aquellos Pardos de primer tiempo Corçunos.

Época recomendable para su uso; todo el año.

Posición aconsejable; al final del aparejo, como rastro o ahogado.

Materiales:

-anzuelo; paleta, 12 o 13. De anilla 14 o 16.

-cuerpo; seda negra.

-brinca o anillado; marrón chocolate rojizo.

-cabeza; marrón chocolate rojizo.

-pluma; Pluma de Gallo de León pardo langareto tostado.

Paso a paso de su construcción:

  • Anzuelo de anilla sin muerte, tamaño 14 o inferior. Dependiendo de la época. Personalmente prefiero anzuelos de paleta con codal, eliminando minuciosamente la muerte del mismo con la ayuda de alicate y lima.
  • Comenzamos formando el cuerpo de seda negra alrededor del anzuelo. Este deberá ser cónico para posteriormente dar soporte a la pluma. El grosor que demos a ese “cono”, repercutirá directamente en la inclinación final de la pluma – ala del montaje. Personalmente, y para este modelo, prefiero el empleo de seda natural.
  • Antes de completar el cuerpo de la mosca, se coloca el hilo que formará el anillado o brinca de la misma, cubriendo este con una capa de seda negra. Su colocación será tal que hacía la parte de la curva del anzuelo tan solo asomará un pequeño trozo de hilo, quedando la parte más larga hacía la cabeza de la mosca. Con una hebra de hilo de unos 25 o 30 cm será suficiente para anillar la mosca y atar la cabeza, si como en este caso llevan ambas el mismo color de hilo. Al concluir con la seda, se hará un nudo simple, media llave, para sujetarla.
  • A continuación, sujetando firmemente aquel cabo de hilo más corto (brinca), cercano a la curva del anzuelo, se ha de tirar de él hasta hacerlo correr por el interior de la seda, ahora cuerpo de la mosca, hasta dejar solamente una punta del mismo en el extremo contrario, que más tarde cortaremos.
  • Entonces con él, daremos forma a la brinca o anillado de la mosca. Al acabar, nuevamente hacer un sencillo nudo de media llave.
  • Seleccionar dos plumas de gallo langareto de fondo tostado y colocando una sobre otra, arrancar las barbas de uno de los lados, derecho o izquierdo, de ambas y reagruparlas. Haciéndolo así, lograremos en la medida de lo posible que las bandas que caracterizan esta variedad de pluma se entremezclen desluciendo el resultado final.
  • Entonces procederemos a fijar la pluma sobre la cabeza de la mosca, en este caso, con el sobrante del mismo hilo que hemos usado para hacer la brinca o anillado.
  • Finalmente solo queda recolocar la pluma, hacer el nudo final y recortar pluma e hilo innecesario.

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.