La sanción a la empresa concesionaria de la explotación de la depuradora de Astorga podría llegar a los 200.000 €uros…¿?

Según Medio Ambiente de la Junta, la falta es GRAVE en la Ley de Patrimonio Natural

Todavía se desconocen las causas y motivos de los vertidos pero el ayuntamiento de Astorga “se lava las manos”

La instrucción o procedimiento a seguir para valorar los daños al río TUERTO podría durar un año

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Hasta donde ha podido saber PesCarmona, casi dos millares de truchas y otros peces, además de cangrejos, han sido recogidos entre miércoles y jueves por los agentes de Medio Ambiente de la Junta, en las aguas del río TUERTO, a su paso por Nistal y hasta la presa de Barrientos o Tres Concejos, en la zona de Castrillo de las Piedras.

El significado de este DESASTRE ECOLÓGICO se puede traducir en una sanción de hasta 200.000 €uros, al ser considerada como FALTA GRAVE dentro de la Ley de Patrimonio Natural, aunque lógicamente falta la valoración de la mortandad de peces que deberá realizarse por parte de un instructor que podría prolongarse hasta un año. Casi nada.

El ayuntamiento de Astorga, titular de la depuradora, responsabiliza del desastre a la empresa concesionaria, aunque en realidad EL RESPONSABLE DIRECTO es el propio ayuntamiento. Otra cosa es que el ayuntamiento pida “daños y perjuicio” a la empresa, siempre y cuando se demuestre negligencia o mal uso de las instalaciones.

Al final, unos por otros “la casa sin barrer” y el daño quedará en “agua de borrajas”. ¿Dónde están los grupos ecologistas?

LA DENUNCIA

A pesar de que existían quejas de algunos vecinos de San Justo y Nistal que paseando por las cercanías del río Tuerto llevaban un mes avisando de algo estaba mal al ver discurrir, especialmente los viernes, las aguas del río TUERTO de un color distinto y con fuerte olor, nadie les hizo caso hasta que, el pasado miércoles, un vecino de San Justo de la Vega vio varios peces muertos en el río y lo denunció en la Comandancia de Astorga, que actuó en material medioambiental cursando el correspondiente expediente y poniéndolo en conocimiento de Medio Ambiente de La Junta. Ambas administraciones sólo pueden actuar cuando se ha cometido “el delito” por lo que ha sido imposible la prevención.

Ahora, resta “la analítica” para saber las causas de la mortandad de peces e incriminar a los responsables. Las muestras recogidas se han enviado a un laboratorio competente que determinará.

Por otro lado, este problema podría acarrear más litigios pues, algunos alcaldes de zonas próximas a la contaminación de las aguas del río Tuerto, además de mostrarse indignados porque nadie les avisó de nada, creen que sus captaciones de agua para consumo humano, así como para el riego podrían acarrear consecuencias serias para la salud.

Una “bola que crece y crece” pero que al final quedará en poco o nada, seguro.

Lo peor lo ha pagado la naturaleza y los responsables “saldrán de rosita” si es que se determina alguna sanción. Al tiempo lo sabremos pero sería lamentable.

Galeria de imagenes

Comentarios cerrados