Se han limpiado casi 4 kilómetros del río Tuerto, desde Nistal hasta la presa de Barrientos

La cifra de peces muertos extraída ha aumentado hasta varios miles

El Seprona de la Guardia Civil ha actuado desde un principio y levantó el oportuno atestado. También, Medio Ambiente de la Junta y su guardería

Las muestras tomadas en el agua, por debajo del emisario de la depuradora de Astorga, aun no han revelado la causa de la mortandad de truchas

Fotos y texto: Eduardo García Carmona y Víctor M.

Indignación, consternación, dolor, preocupación y muchos adjetivos más se pueden aplicar por lo acontecido en el río TUERTO, a su paso por la localidad de Astorga (León), después de que la depuradora municipal haya “aniquilado” presuntamente a más de un par de miles de peces, principalmente truchas, por un vertido al río sin que se sepa, de momento, que producto o productos, han podido ser los causantes de que el río perdiese el oxígeno y los peces perecieran asfixiados en el agua contaminada.

Desde que ocurriese el lamentable suceso, el Seprona de la Guardia Civil y Medio Ambiente de la Junta, han levantado los oportunos expedientes de investigación y denuncia de lo ocurrido.

Si en un principio, el miércoles se recogían más de 300 ejemplares, 200 metros aguas abajo de donde la depuradora de Astorga deposita sus aguas en el río Tuerto, casi frente a la localidad de Nistal, hoy, PesCarmona ha podido saber que la recuperación de peces muertos ha aumentado hasta llegar a los dos millares, hasta la presa de Barrientos. Afortunadamente, por debajo de ésta no se han encontrado peces muertos, aunque es bastante lógico pues la efectividad del producto tóxico se va perdiendo y más llegando a una presa.

Se da la circunstancia de que hace una semana, aproximadamente se dio la voz de alarma entre la población ribereña desde San Justo de la Vega y Nistal, incluso más abajo, debido al color de las aguas y el fuerte olor que desprendían.

La población de los pueblos próximos a esta cuenca, e incluso de Astorga, se muestra preocupada por la magnitud del desastre ecológico y la falta de previsión, sea cual fuere el motivo causante, por lo que piden explicaciones a las autoridades pertinentes que han actuado de oficio en el atentado ecológico y, especialmente, al ayuntamiento de Astorga, a quien pertenece la depuradora en cuestión.

Si la indignación es total entre la población, se puede decir que los pescadores de la zona ante la magnitud del suceso, esperan que las sanciones a la propia Administración Municipal, sean ejemplares y eficaces.

Algunos pescadores apuntan que si una infracción por pescar con muerte asciende a 300 euros, y es considerada como grave, que el mismo “rasero” se aplique entre administraciones y se haga pagar al ayuntamiento de Astorga por este desastre ecológico que ha arrasado la parte baja de este río truchero que tardará años en volver a recuperar la población piscícola.

Galeria de imagenes

Comentarios cerrados