El autodidacta montador de moscas de Benavides de Órbigo que salió al río a pescar, allá por 1949, con una cucharilla de café y claro, no las tocó

Del río a los escenarios como componentes de LOS CIROLINES, orquesta leonesa de renombre, junto con LOS PALADINES, por ser “pioneros”

Un extraordinario pescador que fue campeón de León y acudió a dos Campeonatos de España de salmónidos

Camino de los 76 años, aún sale a pescar y, sobre todo, confecciona sus dos moscas únicas, porque nadie las monta con tanta perfección

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

Si su abuelo, Silvestre Majo, levantase la cabeza hoy sería el hombre más feliz del mundo y, seguro que lo será allá “en las alturas” o donde esté.

Si el abuelo fue famoso en toda la ribera del Órbigo por ser un excelente “chapuceador”, más incluso que el padre de mi estimado escritor, periodista y pescador,  Pedro García Trapiello, pues si Silvestre, el abuelo, viviese estaría orgulloso de los logros de su nieto, JOSÉ MAJO MARTÍNEZ, nacido como él en Benavides de Órbigo (León), y como su tío, Silvestre Majo Martínez, del que todos creíamos que era su hermano.

Su afición a la pesca le viene de familia pero cuando “se lanzó” al río definitivamente, fue porque su vecino “PASTORÍN” le daba envidia. Este hombre, a diario, llevaba la cesta llena de truchas para casa y un día Pepín le preguntó: ¿a que las pescas? Este le dijo que a cucharilla.

Buena la hizo PASTORIN porque PEPÍN CIROLÍN salió al río con la caña y una cucharilla de café. Claro, no rascó bola. Eran los años 60.

Pepín ya era un buen montador de moscas leonesas o ahogadas para pescar a pluma, que así se decía antes, apunta él.

¿Cómo se hizo montador de moscas? Muy sencillo. Los jóvenes de antes tenían todo tipo de inquietudes y si en la ribera del Órbigo, el río más mosquero de León, se pescaba a pluma y ya se veían los primeros pescadores de seca llegados, especialmente de Francia, él no iba a ser menos. Mosca que tenía, la deshacía para ver sus entrañas. Así, poco a poco, fue descubriendo los entresijos de la confección de moscas y mosquitos de pesca. Nadie le enseñó pero, con lo listo que era, lo mismo tocaba la trompeta que confeccionaba las mejores saltonas y pardones de León, por lo menos.

Le recuerdo en su propia casa, en Benavides de Órbigo, cuando en el inicio de Televisión de León, grabé un especial con CIROLÍN montano un PARDÓN. Me sorprendió la ternura de trato hacia las sedas, plumas y brincas. La paciencia y la sencillez de explicación y trato…¡la perfección del acabado!

Si su abuelo Silvestre era el mejor “chapuceador” de la zona, Pepín lo ha sido con la caña en la mano, no el mejor pescador, pero casi.

En los comienzos de los años 80, JOSÉ MAJO MARTÍNEZ, fue campeón de León en dos ocasiones y acudió al Campeonato de España donde no tuvo fortuna en ninguna de las dos ocasiones. La primera, en Canchanchú, no pescó nada. La segunda, en Salamanca, en Galisancho, no había casi agua y sacar una trucha era casi ser campeón de España, recuerda.

Mejor le fue con LOS CIROLINES, la orquesta de moda en la época junto con LOS PALADINES. Pepín tocaba la trompeta, y como la tocaba. Qué pulmones para tan diminuto cuerpo, decían algunos.  Un fenómeno.

Hoy, en el recuerdo a sus muchos años y con honores de CAMPEÓN en personalidad y montaje, ofrecemos a los seguidores de PESCARMONA, una de sus dos moscas favoritas: LA SALTONA DE PEPÍN CIROLÍN. En otra ocasión tocará el PARDÓN, único que él confecciona como pocos.

MONTAJE PASO A PASO

1º se confecciona el cuerpo inferior con hilo de una madeja de ANCHOR nº 253. Antes de finalizar el cuerpo, se pone la costera, con hilo Gutterman del nº 688 y se finaliza el primer cuerpo anudando el hilo del montaje.

2º se coloca la pluma del primer cuerpo, un PARDO FLOR DE ESCOBA claro que anudamos con hilo de brinca carne, dejando la pluma bien atada y ajustada moviéndola con la uña.

3º Con sedón Paleta nº 3256, se confecciona la segunda parte del cuerpo de la saltona común, dejando espacio para finalizar la cabeza una vez pongamos la pluma, también flor de escoba claro.

4º Se cierra el montaje con el atado de la segunda pluma y la confección de la cabeza con hilo color carne y la mosca ya está finalizada una vez cortemos la pluma sobrante.

NOTA:

Esta mosca pesca desde Junio a Setiembre en todos los ríos de Castilla y León, en el Órbigo, especialmente.

En montaña, los cuerpo 1º y 2º, así como la pluma varían confeccionado el primer cuerpo con Anchor nº 254 y el segundo con Paleta 3325. La cabeza se cierra con hilo de montaje color marrón tostado. La pluma de las dos partes será Flor de Escoba pero encendido y algo más oscuro que en el primer caso.

Las plumas nunca se deben tocar una con otra para que imiten a dos moscas juntas o pegadas.

Galería de imagenes

Opción de comentar, desactivada.