Han tenido lugar en el Aula del Río Ucero con  la participación de una veintena de niños/as

Más de 1.000 truchas arco iris hicieron las delicias de los participantes

En el Aula, los niños/as conocieron las diferentes especies animales que habitan los ríos de Soria, adquiriendo para sí el compromiso y respeto que precisa la naturaleza

Fotos y texto: Diego González (Campano Soriano)

No se le puede pedir más a un día de pesca con una veintena de niños.
El pasado 2 de septiembre el Campano Soriano retomo una de sus actividades destinadas a los más pequeños que en años anteriores no había podido realizarse en unas ocasiones por la meteorología y entras por la falta de truchas en el aula del río Ucero.

Desde las 10 de la mañana nos congregamos niños y mayores en la plaza de toros de Soria para, desde allí, partir en autobús a la localidad de Ucero donde esperaban más de 1000 truchas con las que se divirtieron e lo lindo los participantes.

Con el habitual buen hacer y amabilidad del personal que atiende el Aula de la Naturaleza del río Ucero, se comenzó la jornada conociendo las diferentes especies de animales que habitan nuestros ríos, así como otros de los más importantes habitantes del cercano Cañón del Río Lobos.

El vídeo explicativo sobre la ecología de los habitantes de los ríos cerró la parte más didáctica de esta actividad para pasar después a coger las cañas de cucharilla y mosca y acudir a orillas del lago en el que todos/as gozaron de lo lindo pescando ejemplares sorprendentes por su bravura.

En los primeros lances comenzaron a salir las truchas de tallas importantes que tomaban sin recelo las cucharillas. A medida que avanzaba la mañana las truchas comenzaron a recelar de las cucharillas, demostrando a los pequeños que la memoria de los peces va más allá de donde pensaban. Era por tanto el momento de coger los aparejos de mosca y otra vez a sacar truchas.
Es imposible saber cuántas truchas salieron del lago y volvieron otra vez al mismo pero, a buen seguro superaron la centena holgadamente.

Después de la comida en los jardines del lago, se retomó la pesca hasta las 5 de la tarde, hora en la que la expedición volvía al autobús con la mochila repleta de conocimientos y experiencias que, seguro, los más pequeños recordarán durante años.

El Campano Soriano considera de vital importancia para el futuro de los ríos que los más pequeños aprendan a pescar con los conocimientos de educación ambiental básicos para, así poder respetar y conservar el valioso ecosistema que todavía componen nuestros ríos. Este es el objetivo primordial de las Jornadas.

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.