Una mosca especial que pesca desde el inicio de temporada hasta finales de Mayo

“Truji” además de excelente pescador amante de los ríos de Ávila, en especial,  es presidente del C.D. de Pesca Valle de Iruelas

Estará este fin de semana en las II JORNADAS DE PESCA Alto Tormes, que se celebran en el Barco de Ávila

Texto y fotos: Eduardo García Carmona y L. A. T.

Nuestro protagonista es abulense hasta la “médula”, nacido en 1967 en su propia casa, no en un hospital. Hasta para esto fue casero. Lleva la tierra de Santa Teresa tan dentro que para él es “el paraíso” y, al menos, así parece si nos acercamos a la montaña, a la Sierra de Gredos, donde la pureza, belleza y naturaleza, todavía, es total. ¿Continuará así muchos años?

Luis Antonio Trujillo Pardo, con un grupo de amigos pescadores de su querida Ávila, en 1989 consiguieron crear el Club Deportivo de Pesca “Valle de Iruelas”, una zona abulense hermosa y plena de vida en forma arbórea y por eso eligieron el nombre.

El Club nació para educar, entretener y formar a futuras generaciones para que sepan cuidar nuestra naturaleza y comience su recuperación. Por este motivo, el Club organiza jornadas educativas y formativas que giran alrededor de los ríos y la pesca, pero también de la naturaleza con mayúsculas.

Del afán luchador de Luis Antonio Trujillo Pardo, Truji” ya que así le denominan cariñosamente sus amigos, se desprende la gran actividad de la sociedad que preside. De ese afán luchador nace la necesidad de trabajar por y para la naturaleza y lo que la rodera. Ha firmado un fuerte compromiso, con vínculo de unión río-trucha, para que Ávila vuelva a ser lo que fue hace 25 o 30 años y, para que no se pierda más de lo que se ha perdido, todo lo contrario, para que se vaya ganando terreno a la polución, contaminación y calentamiento global.

Luis Antonio es una persona entrañable y recta, hostil y dulcemente tierno, peleón incansable, luchador y comprometido con la naturaleza.

Truji, bajo sus gafas esconde su otro yo, el yo del amor por la naturaleza y su defensa pero, también, su inconformismo, pese a las apariencias.

Con mirada tierna, pero penetrante, fija su objetivo para no perderlo hasta conseguirlo.

Su rostro denota bondad, amabilidad pero, también, desconfianza en las cosas fáciles. Es hombre parco en palabras, reservado, pero imprime a su léxico la contundencia apropiada en pocas palabras.

Es muy amigo de sus amigos, por los que da lo que necesiten. Selectivo y pasional, por lo que nunca confunde “velocidad con tocino”.

Para Luis Antonio, lo de pescar fue por convencimiento propio, sin que en la familia nadie le indujese a ello. Fue a los 11 años cuando comenzó a pescar bermejuelas y cachos en los ríos Adaja y Chico, como lo hacían sus amigos de infancia. Ahora, con los cincuenta rondando, piensa que aquellos ríos que conoció, ya no son lo mismo y por su expresión ¡qué pena de ríos…! Corre un resquemor por no poder volver a pescarlos como en su niñez.

Pocos eran los que poseían una caña para pescar, entonces, por ello Truji se las apañaba con un palo como caña. Otras veces se atrevía a meter la mano entre las piedras o improvisaba redes realizadas con los sacos de verdura, para acudir a pescar al río, que con los años se convirtió del “patio de juego infantil”, en su afición favorita.

Otro tanto le ocurrió con su pasión por los montajes de moscas para la pesca. Es un autodidacta que se fija en todo, especialmente en el río y los peces y, conocedor de los que cae a las aguas o lo que sale de ellas, pronto comenzó a realizar sus propias moscas fijándose en los montadores más próximos y en sus compañeros de pesca.

Luis Antonio Tujillo Pardo, se ha convertido en un “icono” de la pesca al lance: cucharilla y mosquito ahogado. Participa en las competiciones oficiales y no oficiales y ahí están sus continuas apariciones en provinciales, autonómicos y nacionales de ésta especialidad.

Ha sido Heraldo de El Campano Soriano en 2017 y el año anterior, vencedor de ésta importante prueba del calendario deportivo.

“Truji” presenta para todos los seguidores de PesCarmona, una de las moscas que más éxitos le ha proporcionado en los ríos abulenses y de toda Castilla y León.

OLIVA-GRIS CRISÁLIDA

Paso 1:

Anzuelo e hilo de montaje y cercos.

Paso 2:

Se fijan un par de fibras de la seda, y el hilo de la brinca.

Paso 3:

Montaje del cuerpo. Se hace con forma cónica y después ponemos el hilo de la brinca.

Después cortamos los sobrantes.

Paso 4:

Ponemos la pluma de gallo indio de León y hacemos la cabeza con el hilo de montaje.

Paso 6:

Mosca terminada y lista para pescar…

Esperando que guste  a los lectores de Pescarmona.

Materiales:

Anzuelo: nº 12

Cercos: gris oscuro.

Brinca: amarillo limón.

Abdomen:Hilo de seda gris, hecha con seda crisálida.

Pluma: indio oscuro de Gallo de León.

Cabeza: blanca hilo de brinca.

Galería de imagenes

Conclusiones:

Se trata de una ahogada sencilla montada en un anzuelo número 12, pero que nunca falta en mi caja. Es una oliva con un tono muy particular, hecha con seda “crisálida”, una seda muy difícil de encontrar y muy suave, a la par que con un brillo especial.

Se deshilacha fácilmente al ser una seda Natural, y eso le da un aspecto de dubing en cuanto la muerden un par de peces.

Pesca bien desde inicio de temporada hasta el mes de mayo.

2 Comentarios

  1. Marcelo Fernandez

    4 marzo, 2018 en 7:54 am

    seguramente su posición en la cuerda sera de acomodada o semiacomodada.

  2. Marcelo Fernandez

    4 marzo, 2018 en 7:27 am

    Esa ahogada tan sencilla con esa seda muy difícil de encontrar parece difícil.