Cuando las verdades hacen daño se pierden “las amistades de conveniencia”

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

No, no lo puedo negar, ni quiero.

Mi “amistad”, entrecomillada como pueden ver, con CARLOS CAMPELO PRIETO y JUAN CARLOS CASTRO ALLER, ha sido gracias y por la pesca, únicamente. Todo eso es lo que nos une.

Entonces, no voy a “pedir peras al olmo” porque no sería de recibo pero, si la coherencia que es lo que me piden ellos

Por partes.

En el mundo de la pesca de competición existen muchos intereses y, cuando un informador, que es lo que soy, informa, pueden ocurrir dos cosas: que la información sea correcta o que exista algún error, que todos podemos cometer, hasta el mejor escribano.

Hasta aquí, también, todo correcto.

Lo malo es cuando existen intereses partidistas.

Por una gran mayoría son conocidas mis “rencillas” con PABLO CASTRO PINOS Y DAVID GARCÍA FERRERAS, pescadores a los que admiro en lo deportivo y, que en Pescarmona, hemos criticado muchas veces, con más o menos razón.

“Limadas asperezas” con la intervención de JOSÉ LUIS BRUNA BROTONS, presidente de la Federación Española de Pesca y Casting, que así me lo solicitó y, tras diálogo con ambos pescadores, decidimos mutuamente “respetarnos”.

Hasta aquí, también todo correcto y claro, ¿no?

Ahora han surgido nuevas “amistades interesadas” con nombre propio: CARLOS CAMPELO PRIETO Y JUAN CARLOS CASTRO ALLER.

Me explico.

CARLOS CAMPELO PRIETO, presidente de la Federación de Castilla y León de Pesca y Casting no admite críticas y claro, PesCarmona ha criticado su actitud como máximo representante de la federación de pesca porque no presentó, a LOS PREMIOS EXCELENCIA DEPORTIVA de la Junta de Castilla y León,  a dos campeones del mundo de pesca que se lo habían ganado por derecho propio. Me refiero a unos premios que da la Junta, en metálico, que más bien son becas anuales, por su trayectoria deportiva.

Me refiero a los leoneses, PABLO CASTRO PINOS Y MANUEL ÁLVAREZ IGLESIAS.

Como, en este caso, defendí a los pescadores “dándole un palo” a la federación de CyL, esto no gustó al presidente que, nada más leerlo en PesCarmona, contacto conmigo por teléfono, LLAMÁNDOME DE TODO MENOS BONITO, y no haciéndo caso a mi solicitud de “calma” porque no me dejaba hablar, dedicándose  a DAR VOCES como un poseso. Es más, incluso, llegó a colgarme el auricular.

¿Qué se cree este individuo?

No tengo nada que ocultar y si alguna vez me ha favorecido la Federación de Pesca de Castilla y León, es quizás porque me informaba puntualmente delas competiciones y otras actividades, como las celebradas en el Centro de Tecnificación de Pesca, que ese es otro cantar que trataremos otro día.

Es cierto que, una vez entra en la Federación, LEONARDO GENTILE como presidente y CARLOS CAMPELO como secretario, se me solicita presentar las galas anuales de pesca, POR LA CARA, y siempre POR LA CARA. Eso sí, me pagaban RELIGIOSAMENTE el kilometraje, al precio que marca la española y nada más, salvo cuando fue en El Barco de Ávila que, como eran muchos kilómetros en el día, hice noche en Béjar (Salamanca). Vivo en Gijón (Asturias) y para presentar una gala federativa, tras una comida, que no cena, tendría que madrugar, meterme más de 400 kilómetros de ida y los correspondientes de vuelta, en el día y, no, no, no…VOY POR LA CARA pero, no pongo “la cama”.

La cosa ha continuado hasta la última gala que me negué a viajar a SEGOVIA, donde se celebró. Por cierto, siempre se celebran a final de año, con el invierno encima.

A esto, desde el principio, se unieron Campeonatos de España celebrados en León y los de Lago, celebrados en El Llanillo (Burgos). También, TODO POR LA CARA, sólo kilometraje y dormida.

Con esto no quiero echar la culpa a nadie de ir gratis, sólo a mí que, “por amistad interesada” lo admití.

Como ya no me callo y lo cuento, porque NO DEBO NADA A NADIE, me he convertido, me imagino, “en persona non grata” en la fpyc de Castilla y León. Allá ellos.

No quiero ahondar más en otros temas que no “son de esta partida”, aunque, algún día los sacaré a la luz.

Este es mi despropósito con CARLOS CAMPELO PRIETO, preguntar por qué la Federación de Pesca de Castilla y León no les había presentado a los premios.

Ahora me toca aclarar lo de JUAN CARLOS CASTRO ALLER. Sin problemas.

Nunca he tenido, ni creía tener “problemas” con este buen pescador, propietario de un establecimiento de pesca en León pero, “donde menos se espera, salta la liebre”.

Me explico.

Llevo años informando de la LIGA DE PESCA EN LAGO SANTA ANA, prácticamente desde que nació hace ocho años y, como ésta temporada no recibía información, llamé a JUAN CARLOS, a la tienda de material deportivo, solicitándola. Me dijo, más o menos, que no había tenido tiempo y que tenía toda la información en Diario de León, que la había publicado.

Tonto de mí, o mejor comprometido con la información, informé de la primera jornada. Compruebo que con la segunda ocurre lo mismo y, también, con la tercera y última.

Viendo la información en Internet, me apresuro a colocarla en PesCarmona, eso sí, dándole un “pequeño toque” para que hiciese llegar la información de la competición a todos los medios que informamos de pesca porque, si a alguien le interesa, además de a los pescadores, es a él: JUAN CARLOS CASTRO ALLER, propietario de una tienda de pesca.

Cuál es mi sorpresa que recibo un Whasap, en el que tras los pantallazos que he efectuado, pueden ustedes leer todo lo que me dice, y opinar, si lo desean.

JUAN CARLOS duda de mi imparcialidad en la información que ofrezco, haciendo referencia a La Semana Internacional de la Trucha de León de 2017 porque, apunta que hago caso sólo a mis amigos al dedicar, entonces, parte de un artículo a que ALGUNOS PESCADORES DE ÉLITE SE HABÍAN LLEVADO UNA JORNADA AL RÍO ÓRBIGO. Y así fue.

A mí, al igual que a los participantes de la Semana del día MARTES, nos correspondía pescar en el río Porma. Cuando llegamos a Aula del Río, se pudo comprobar que el Porma, curiosamente, bajaba BARRADO. Nos dijeron que se debía a una presa y que, a media mañana, aclararía.

Hasta aquí correcto pero, el caso es que no se aclaró el río y todos los participantes HICIMOS UN BOLO excepto uno, que pescó y fue el que se clasificó para la fase final.

En la jornada siguiente de pesca en el río Porma, correspondía pescar a varios PESCADORES DE ÉLITE y las condiciones del río eran las mismas que el día que a mí y otros participantes, nos tocó pescar y que nadie cambió. El río PORMA BAJABA BARRADO y no era conveniente que los “campeones” sufrieran el mismo desengaño que nos pasó a nosotros, por lo que la organización se llevó el clasificatorio para el río Órbigo.

Esto es lo que critiqué. POR QUÉ UNOS SÍ Y OTROS NO.

Ahora, JUAN CARLOS CASTRO ALLER, me ha pasado “factura” por aquella información y, porque según él, SOLO HAGO CASO A LOS AMIGOS y eso no es imparcialidad.

Estimado Juan Carlos, TE EQUIVOCAS totalmente. Sólo me hice caso a MI MISMO, ya que yo participé aquel día de autos. Estás totalmente confundido. El que hace caso a sus amigos ERES TÚ, aunque yo, a veces también pero, intento CONTRASTAR.

JUAN CARLOS, tranquilo. Nada me has dado y nada te he pedido, salvo información de la LIGA SANTA ANA y, a partir de ahora me limitaré a obviar todo lo que tenga que ver con esa liga, no así con lo que tú hagas en competición que estoy en mi derecho de informar, SI PUEDO O QUIERO, pero en mi derecho. ¿Vale?

Y hasta aquí, CON EL MAZO DANDO dedicado a aclarar conceptos e interpretaciones de hechos palpables y sin “pelos en la lengua”, por eso lo he titulado: “Haciendo amigos”, Carlos Campelo y Juan Carlos Castro y lo he entrecomillado.

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.