¿Qué
heredarán nuestros nietos?

Visita
a la Estación de Alevinaje de Quintana (Pravia) que cuenta con el gran apoyo de
la empresa LIN PAC

Una
labor altruista a favor del río Narcea que muchos critican pero que no “hacen
nada”

Este
año 165.000 alevines de salmón repueblan Nalón y Narcea salidos de esta
estación

El
Principado acaba de aportar cuatro nuevos reproductores (tres hembras y un
macho) para el desove de este invierno que se unen a las dos hembras y un macho,
del proyecto ARCA, y otros que llegarán

El
proyecto ARCA de donación de salmones para desove, será SIN CUPO en 2016. Si
quieres salvar un salmón, se lo puedes donar a Mestas

—————————————————– 
Texto
y fotos: Eduardo García Carmona
—————————————————–
No
es baladí el título “solos ante el río heredado”.

Tras
la visita a la Estación de Alevinaje que la Sociedad de Pescadores Mestas el
Narcea regenta en la localidad de Quintana (Pravia), junto al río Aranguín, es
la expresión más lógica.

He
podido comprobar con “rabia” que lo que unos pocos realizan de forma altruista
y con mucho sacrificio otros, muy a la ligera, se atreven a criticar en lugar
de ponerse manos a la obra y ayudar porque, es mucho más lo que puede unir que
desunir.

“El
río heredado” por Mestas del Narcea es el mismo que le da apellido, al que se
une “el padre” de los ríos asturianos, EL NALÓN. Juntos dejan sus aguas en el
Cantábrico pocos kilómetros más abajo. Son aguas mezcladas con añoranzas de
tiempos pasados, de hazañas “pesquiles”, de aventuras diversas en la ribera o
montaña, de llantos y alegrías que cada vez vienen a menos porque esto se
acaba,

señores y, aunque no es momento de lamentaciones, tampoco está mal
recordar lo que lo asturianos han heredado y tienen en 2015, en un RETO
IMPLACABLE POR EL TIEMPO que como no se coja a tiempo y se solucione, nuestros
hijos y los hijos de ellos, dejarán de heredar, aunque sea en malas condiciones
como ahora.


No
todo vale estimados pescadores. Al río hay que darle lo que le corresponde,
como al pescador, también pero, no seremos esto último si EL RÍO SE MUERE
porque si no tenemos peces ya no seremos pescadores. Aquí sí que sabemos lo que
es antes “si el huevo o la gallina”. Por eso es labor de todos el solucionar el
gran mal que tienen nuestros ríos, en este caso NARCEA Y NALÓN, porque a la
polución y contaminación hay que combatirlas con EDUCACIÓN AMBIENTAL y obligar
al Principado a que  comience a
solucionarlo, también, físicamente

en la propia naturaleza, aunque esa
EDUCACIÓN debería comenzar en nuestros domicilio particulares, con nuestras
familias y la debida CONCIENCIACIÓN para que, desde temprana edad, convencer de
que TODO NO VALE y menos refiriéndonos a la naturaleza porque lo que se
destroza en un abrir y cerrar de ojos, tarda años, incluso muchos lustros, en
volver a recuperarse.


Esa
es parte de la labor ingrata que debemos realizar todos para SALVAR AL RÍO, A
LA NATURALEZA.

Aquí
entran las Sociedades de Pescadores, como MESTAS DEL NARCEA, aunque en Asturias
existen otras que hacen o están dispuestas a realizar el mismo favor  la naturaleza.

LA
ESTACIÓN DE ALEVINAJE DE MESTAS DEL NARCEA


Aunque
son muchas las críticas sobre las repoblaciones en nuestros ríos, lo cierto es
que no son  muchas las soluciones.
Sinceramente creo que la mejor repoblación es la que no se realiza. Me explico.

Si
no se realizara es porque el río está en condiciones de aportar vida pero,
mientras ¿qué?


Aquí
comienza la labor de las Estaciones de Alevinaje o Centros Ictiológicos,
Piscifactoría Experimentales o como ustedes quieran llamarlas.
Si
el río no produce los peces necesarios para cubrir las

necesidades de los
pescadores, ahí comienza la labor de reproducción “artificial”, que no la
solución. Esa, hay que buscarla en la propia naturaleza recuperando LAS ZONAS
PERDIDAS por contaminación y otros problemas. Mientras tanto, bienvenidas sean
estas piscifactorías.


La
Estación de Alevinaje de Mestas del Narcea, en Quintana (Pravia), nació en el
año 2000 con el nuevo siglo, siendo el Grupo de Desarrollo Rural Bajo Nalón,
con aportaciones europeas, del Principado pero, especialmente de la empresa
LIN  PAC, Packaging. Fresh Thinking…! la
que aporta “lo mayor”. Si no fuese por esta empresa, que hasta pone un guarda,
la Estación no podría ser viable.


Se
encuentra situada a orillas de uno de los afluentes del Nalón, el río Aranguín
que suministra del líquido elemento a toda la estación después de pasar por un
proceso de decantado y limpieza para que llegue a las balsas con las mejores
condiciones de cara a la cría de los alevines de salmón y truchas que se
producen en la misma.


El
presupuesto inicial ascendió a 100 millones de las antiguas pesetas.

En
la estación existe un edificio central donde, además del almacén y sala de
conferencias y proyecciones, existe una sala de desove e incubación de huevas,
con un total de 42 balsas de alevinaje.

En
la parte exterior trasera del edificio se encuentra una nave cubierta aunque al
aire libre, donde se muestran 40 cubas que acogen salmones y truchas
reproductoras, de donde saldrán los peces que repoblarán el río.


Con
los reproductores de 2014, 35 hembras y 17 machos, aportados por el Principado
de Asturias, se han conseguido unos 50 kilos de huevas de salmón, aparte de las
de truchas, con las que se han conseguido más de 200.000

ejemplares, quedándose
por el camino un porcentaje aproximadamente del 10 al 15%, que se pierden por
enfermedades.


En
2015, 165.000 alevines, de entre 7 a 12 centímetros,   salidos de esta Estación de Alevinaje de
Mestas del Narcea, han repoblado o repoblarán las aguas del Nalón y Narcea,
además de otras como el Esva o Canero. Hasta el día 3 de Noviembre, se habían
marcado cerca de 150.000 alevines que ya se encuentran en los ríos mencionados.
Estos días se están marcando los últimos hasta completar la cifra mencionada.


EL MARCAJE DE ALEVINES DE SALMÓN     

                                    
Antes
de que los alevines sean depositados en las aguas del río, personal voluntario
de Mestas del Narcea se aproxima a la estación, en días programados, para
realizar el marcado de los peces. Se trata de hacer un corte en la aleta
adiposa del pez para, de esta

forma, poder diferenciarlos de los nacidos en el
propio río y saber cuál es el resultado de las repoblaciones efectuadas,
después del ciclo vital de los peces que al año, o incluso algunos más tarde,
se van al mar para engordar y crecer, volviendo al río donde nacieron a los
cuatro años, más o menos, para realizar de nuevo el ciclo de la vida y la
muerte.


Esa
labor de marcaje, tan importante, se realiza de forma altruista, como todo. Son
voluntarios procedentes de la propia Sociedad de Pescadores de Mestas del
Narcea, y algún voluntario, los que se dedican, tijera en mano, a cortar las
adiposas a los alevines, tarea “harto difícil” que para ellos resulta menos
complicada que para los no iniciados, y que se convierte en

una rutina cansina
que se realiza de pie y con las manos metidas en el agua, mayormente.


GONZALO
ORTÍZ, directivo de Mestas; y los socios, GONZALO BLANCO y MANUEL SUÁREZ,
fueron mis “compañeros” en la visita realizada a la Estación de Quintana.

Tras
las presentaciones, el primer me fue dando a conocer las instalaciones y la
labor a realizar, mientras sus compañeros se ponían manos a la obra.


Reconozco
que no me impresionaron las instalaciones, porque conozco las de León,
Palencia, Burgos y Arredondo (Cantabria), y todas están destinadas a la misma
labor. Lo que sí me ha impresionado es el carácter de las gentes que atienden
las de Mestas del Narcea. Ellos, no son empleados a sueldo. Todo lo contrario
son “colaboradores a sueldo”,

porque parte de su sueldo, en dinero contante y
sonante, más el tiempo dedicado, se lo sacan a la familia. Ellos, se pagan el desplazamiento
e invierten su tiempo de ocio para que LOS PESCADORES puedan ir al río a pescar
los peces que tanto “cuesta” sacar adelante. Y encima son criticados.

Lamentable. Esto es lo que hay que hacer para colaborar con la naturaleza y la
pesca. Lo fácil es ir al río a pescar salmones, truchas o reos y, encima,
criticar.

En
dos horas de trabajo entre los tres colaboradores marcaron un total de 2.700
alevines mientras yo me dedicaba a verlos trabajar, realizando fotos a “todo lo

que meneaba” para poder contarlo en PesCarmona. Eso es lo que me ha
impresionado, LA ACTITUD DE LOS TRES.


Con
alegría y ganas fueron pasando los minutos mientras un balsa se completó con
2.500 peces marcados (había 2.100), mientras que en la

otra quedaban 1.300 más
hasta completar el resto de la producción de alevines tardíos, restantes,
aproximadamente, otra balsa y media.


Mientras
hacía las fotos, poco podía hablar y ellos contarme pues el recuento mental se
podía perder. Sí pude comprobar el celo, mimo y cariño hacia lo que estaban
realizando, no para ellos, si no para los demás y el río.


La
vista fija en las tijeras y el pez para no perjudicar con un mal corte a estos.
La concentración es total. Los dedos arrugados por la acción de coger y
depositar los peces

una vez marcados. Es una labor gratificante para quienes
están concienciados con la pesca y comprometidos con el río pero, muy
sacrificada.

Los
alevines con una  sacadera son sacados y
depositados en unos pequeños cubos llenos de agua y unas gotas de anestesia
leve para que los peces no sufran.

Una
vez cortada la aletaadiposa se depositan en otra cuba, con agua limpia donde
tardan segundos en recuperarse y volver a “navegar” con tanta celeridad que
parecen proyectiles. Se amontonan como protegiéndose de la luz, por un lado y
de los humanos, por otro.


Con
la suma de los alevines marcados por cada uno de los tres voluntarios, finaliza
la tarea.

Me
entraban ganas de aplaudir pero me retuve. Eso sí, les invitaba a toma una
sidrina pero, ni eso, había que viajar hasta Gijón y la noche se había echado
encima.

Gracias
amigos por invitarme a ver como es vuestra labor por los pescadores y el río y
desde aquí INVITO a todos los que hablan tanto del río y los peces a que, al
menos UNA VEZ AL AÑO, realicen una labor altruista por el río y la naturaleza,
bien en la Estación

de alevinaje, o en el río con las jornadas de limpieza,
aunque mejor sería NO ENSUCIAR Y MENOS CRITICAR.


Un
diez para Mestas del Narcea y sus voluntarios. ¡Ahora me siento más orgulloso
de pertenecer como socio a estas Sociedad de Pescadores, no sólo porque me
ahorro dinero a la hora de elegir y pagar los cotos de pesca si no por muchos
motivos, entre otros, EL PROYECTO ARCA que para 2016 no tendrá cupo de salmones
por lo que los pescadores que quieran donar un salmón para el proyecto hacen
doble donación: SALVAR la vida a uno pescado y destinado al sacrificio, y DAR
LA VIDA a muchos más que serán sus descendientes.

Opción de comentar, desactivada.