Una mosca muy utilizada en los ríos de toda España pero, especialmente, en León en ríos como Esla, Porma, Órbigo…

Pesca desde finales de Mayo hasta finales de Julio y la posición es indistinta desde saltarín a rastro

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

Tengo la satisfacción de conocer a nuestro protagonista de hoy desde hace muchos años, incluso, él sabía de mí mucho antes de conocerle porque su progenitor, su maestro, fue compañero mío en el coto de caza que compartimos ambos, en la Dehesa de Castilfalé (León), donde me lo encontraba cada jornada junto con Genaro, el médico de Villamondrin, que llevaba a su “pastor alemán” a cazar y, lo más curioso, cazaba como el mejor.

Aquello eran otros tiempos en los que yo, también pescaba, o mejor dicho, era especialmente, pescador y después cazador.

JAVIER REYERO PRADO, es un leonés curtido junto al río Esla, donde comenzó a pescar “con licencia”, a mediados de los 80, como apunta él mismo, cuando daba pena ver la mayoría de los ríos de León por el máximo apogeo de la “saprolegnia” de las truchas. Entonces, según mis recuerdos, la mayoría pescaban con dos combinaciones, que eran, a cebo pronto de mañana y al mediodía a pluma, o cucharilla con pluma según la actividad de los peces.

Sobre su mosca leonesa BUTANO FLOR DE ESCOBA nos dice que, como todos sus mosquitos, están hechos a mano, solo con el mandril, para envolver la seda del cuerpo.

Aunque se trata de una persona “muy seria”, mejor decir reservado, no le gusta hablar mucho de su persona pero, en honor a la verdad tengo que apuntar que se trata de un gran “EDUCADOR Y OBSERVADOR” de la naturaleza. Un joven bien formado académicamente y conocedor del entorno natural en el que vive y trabaja. Un experto que con sus enseñanzas está logrando educar en el medio ambiente y medio natural, a muchos de los futuros pescadores. Es miembro activo, muy activo de la ASOCIACIÓN PESCALEON, con la que imparte charlas y conferencias y enseñanzas de montajes y otros parabienes para preservar el bien natural.

 

Como pescador es un experto de pesca a LA LEONESA, aunque también maneja como pocos lo saben, la mosca seca y ninfa. Pese a todo, prefiere nuestro arte más genuino, el del MANUSCRITO DE ASTORGA que, nos legaron Juan de Bergara y Luis Peña.

He pescado, dice,  a todas las modalidades de pesca que he visto por la orilla del río; a cebo (lo más complicado a mi entender sobre todo con gusarapín), a cucharilla, a varal, a mosca seca, ninfa, y como no, a la leonesa sobre todo empleando los “mosquitos” ahogados (o flotantes) leoneses.

Para pescar a esta modalidad, lanzando los mosquitos con boya, la mayoría de los ríos leoneses se adecuan por sus características de régimen pluvio-nival, pendiente y cauces por los que transcurren las aguas. Para esta modalidad, me gustan los ríos más grandes, en especial el Padre Esla donde me salieron los dientes pescando sus aguas. Es muy importante para esta modalidad, conocer muy bien las preferencias de los peces, como van saliendo los “moscos” según va evolucionando la temporada, seleccionar muy bien los materiales con los que confeccionar los mosquitos, tanto en plumas como en hilos. Para aprender estos detalles, es muy importante “atender y escuchar” a los pescadores que han hecho muchas jornadas de río, ser creativo y diseñar bien las artificiales, para luego pasar al río y que los peces den el veredicto final. 

Y a la hora de pescar, no ser “ansias”, observar y esperar el momento oportuno para hacer las “echadas”.

LA MOSCA DE JAVIER REYERO, BUTANO FLOR DE ESCOBA, paso a paso la pueden seguir en la imágenes que van a continuación…

Paso 1.– Empatar el anzuelo del n º 13 de paleta con hilo o nylon del nº 16 o 18.

Paso 2: Seda color butano Castilla/Valencia y brinca color amarillo huevo

Paso 3: Una vez colocado el anzuelo en el mandril, se comienza a colocar la seda color butano y tras la primera vuelta se colocan los cercos.

Paso 4: Cuando falte una vuelta para acabar el cuerpo cónico, se pone la brinca, dejándola junto a los cercos para una vez rematado el cuerpo tirar de ella hasta sacarla prácticamente.

Paso 5: Se anilla el cuerpo con la brinca huevo. Se pone la pluma, pardo flor de escoba, una vez sea ido cortando de la pluma, ajustándola sobre un trozo de baldosa o en un plato hasta igualarla.

Paso 6: Se coloca la pluma y se anuda formando la cabeza con el hilo sobrante de la brinca y se remata. Con la uña, se esparce la misma alrededor del cuerpo del mosquito y ya está finalizado

Materiales:

Anzuelo nº 13 de paleta

Seda Güttermann; Castilla/Valencia o La Paleta nº 3280, color butano.

Brinca color amarillo huevo.

Pluma de gallo de León Flor de Escoba encendido, aunque se puede cambiar por más oscuro o claro, dependiendo de la época a ser empleado.

Galería de imagenes

Conclusiones:

Es un mosquito que pesca muy bien desde finales de mayo hasta final del verano, incluso, hasta final de temporada. El mejor mes de pesca para esta mosca es Junio. En montaña, hasta final del verano.

Da excelentes resultados como rastro, aunque puede colocarse en cualquier lugar de la cuerda, incluso de saltona.

Opción de comentar, desactivada.