En
el barrio marinero de San Cristóbal (Las Palmas de Gran Canaria)

V
San Cristóbal-Sabor a Mar, con la organización de la Escuela Club de Pesca Oleaje


Talleres
de concienciación, aparejos de pesca, cebos, lances…

Y
los restaurantes de la zona se sumaron a la fiesta con elaboración de pinchos y
tapas para los miles de visitantes

——————————————————————————- 
Texto:
Eduardo García Carmona. Fotos: Juan Santiago Cruz
——————————————————————————-
Haber
vivido seis años largos, casi siete, en Las Palmas de Gran Canaria da, cuanto
menos, para conocer la idiosincrasia de sus gentes y saber que la gran mayoría
de su población, por no decir toda, está 
ligada al mar, a la mar…

Siendo
como ha sido y continuará siendo la pesca la “despensa” de muchos canarios, no
me cabe la menor duda, porque he sido uno de los impulsores, que la pesca del “captura
y suelta”, también, da sus primeros pasos, desde hace unos años, en la pesca de
recreo en la mar. Varios han sido los clubes de pesca que se han sumado y
continúan con sus enseñanzas: Samadoramas, de Telde; Buarpo-Costa Sureste, de
Ingenio; Adrián Déniz, de Las Palmas y la Escuela de Pesca Oleaje, también de la
capital. Este último, con Juan Santiago Cruz al frente, es uno de los causantes
de que en el barrio marinero por excelencia de Las Palmas, San Cristóbal,

sin que se me enfaden otros barrios, se lleven
celebrando cinco ediciones de una “fiesta muy especial” SAN CRISTÓBAL-SABOR A
MAR, donde los más pequeños son los auténticos protagonistas.



Nuestro
gran aplauso en PesCarmona es para los responsables de que la idea, cada año
vaya a más, y que la CONCIENCIACIÓN de lo que significa la pesca y el futuro de
la misma pasa por el mimo y el cariño de los hoy niños, que serán los
pescadores profesionales y de recreo del mañana.

Los
talleres impartidos con las enseñanzas primordiales para respetar y amar la
pesca, desde el punto de vista ecológico sostenible, están calando en una
población que se ha alimentado del mar y que sabe que la “despensa”, si no se
cuida, se terminará al paso que vamos.

Si
los clubes de pesca ya realizan sus competiciones de corcheo-mar con el sistema
de “captura y suelta”, devolviendo los peces, una vez pesados, otra vez al mar
con garantías de subsistencia, las generaciones futuras están apropiándose de
las ideas de los pescadores que tienen “visón de futuro” y saben que esto de llevarse
a casa “todo lo

que se menea” en el mar es la PERDICIÓN a corto plazo que, y no
sólo el cambio climático.


La
limpieza de los escenarios de pesca y el saber tratar a los peces capturados,
el conocer lo más artesanal de la pesca en el mar, la reparación de redes y
otros artilugios utilizados por sus antepasados, hicieron posible que el “punto
de atención infantil” fuese creciendo hasta llegar a la admiración o
incredulidad de lo que veían o practicaban. UN DIEZ.

¡Qué
gran labor está realizando este colectivo, la Escuela de Pesca OLEAJE, de Las Palmas de
Gran Canaria! Por eso, amigo Juan Santiago Cruz por lo que te corresponde a ti y
tus compañeros, GRACIAS y continuar con esta labor de CONCIENCIACIÓN ECOLÓGICA
para que la pesca sostenible, profesional o de recreo, tenga futuro.

Por
cierto, otro DIEZ para la prensa local, especialmente a LA PROVINCIA, por el
buen reportaje realizado el evento. En la península, como dicen allá, más de un
medio de comunicación debería tomar nota.

Opción de comentar, desactivada.