En la Escuela Provincial de Pesca de Ciudad Real

Niños/as Saharauis y las familias de acogida gozaron de una gran jornada de pesca, amistad y cariño

Monitores de La Escuela de Pesca se han encargado de la enseñanza de técnicas de pesca

Todos, absolutamente todos los niños, sacaron numerosas carpas de entre 100 y 300 gramos en el embalse del Vicario

Hubo obsequios para todos los niños así como una cena y juegos posteriores que duraron hasta las 23 horas

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Arrancar una sonrisa puede ser fácil pero, a la vez, también muy complicado, más cuando a nuestro lado tenemos niños/as con algún tipo de “problema” como son los niños Saharauis que han llegado, un año más a Ciudad Real, en las jornadas de ACOGIDA por diferentes familias, con lo que “un trocito del Sáhara” ha estado allí.

Las tornas, éste pasado sábado, han variado para mejor, cuando esos pequeños/as se encuentran en plena naturaleza, haciendo algo que jamás han hecho, en este caso pescar, jugar, recibir regalos o divertirse y compartir mesa y mantel.

Esto es que lo suelen realizar desde la ESCUELA DE PESCA EN CIUDAD REAL, situada en el embalse de EL VICARIO, donde tienen acogida personas de toda índole, raza y religión para que, por medio del amor a la pesca y la naturaleza, se integren en nuestra sociedad que, en muchas ocasiones les discrimina.

ACOGIDA EN EL VICARIO

Este pasado sábado, día 28 de julio, se ha celebrado en la Escuela Provincial de Pesca de Ciudad Real el evento social que todos los años, lo niños Saharauis y sus familias de acogida vamos haciendo durante ya 8 años, en nuestra Provincia y región de Castilla la Mancha. Como siempre una gran fiesta donde la principal noticia es hacer pasar lo mejor posible a estos niños a través de ese gran deporte nuestro, ” La Pesca”, para ello los pequeños monitores de La Escuela de Pesca se han encargado de la enseñanza de algunas técnicas de pesca y todos, absolutamente todos los niños/as, sacaron numerosas carpas de entre 100 y 300 gramos en el embalse del Vicario.

Después de la pesca, se les regalaron diversos obsequios entre ellos camisetas con el nombre grabado de la Escuela de pesca como recordatorio de este gran día de convivencia y enriquecedor para todos aquellos que asistieron a este Evento Solidario y deportivo que finalizó con cena y juegos hasta las 23 horas.

Solo reseñar esas caras sonrientes y felices de los niños y también mayores, que se querían llevar las capturas a su país donde estos peces no existen.
Un día inolvidable para todos los asistentes

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.