CD de Pesca Mosqueros del Tormes (Salamanca) y CD de Pesca Valle de Iruelas (Ávila), con “Santa Teresa y la Aliseda”


Dos jornadas maravillosas en compañía de “gente menuda” y algunos campeones en el río en la “barbacoa”


Compartir jornada de enseñanza en el embalse de Santa Teresa con los niños de la Asociación AVIVA, ha sido una muy grata sorpresa


Y pescar en el río Tormes en el social de Valle de Iruelas, un placer

Fotos y texto: Eduardo García Carmona, JL. Méndez, Javier de Cabo

El embrujo místico de Santa Teresa y el río Tormes, quizás haya influido en los dos días que hemos pasado acompañando a niños y mayores en dos jornadas inolvidables por tierras de Salamanca y Ávila. No puede certificar el amor de San Juan de La Cruz por Santa Teresa pero, “cuando río suena” será por algo.
El caso es que éste fin de semana, mi compañero de viaje y fotógrafo para Pescarmona, José Luis Méndez y yo, sin darnos cuenta “nos hemos colado” por los niños/as de la Asociación AVIVA, de otros que sin pertenecer a ella, también han participado en la JORNADAS que ha dedicado el CD de Pesca Mosqueros del Tormes para la enseñanza, adiestramiento, y amor por la naturaleza y, en honor a la verdad es que comprobar “in situ” las caritas de sorpresa en la enseñanza del manejo con la caña y el lance con la cola de rata, ha sido todo un sorpresón. ¡Vaya interés que ponían todos…!
Los “catedráticos del lance”, Paco y Tasio Redondo, Javier de Cabo, Chema Vallejo y Cía, tienen bien merecido un reconocimiento por su labor. Enhorabuena.
La pesca, quizás fuese lo peor, así como la climatología pero, la ilusión y las ganas lo puede todo.
Si primero fue el desayuno en Ca Virgilio, en Fresno Alhándiga, después fue la visita a la piscifactoría de Galisancho, donde las caras de asombro fueron todo “un poema”, especialmente para los más pequeños y los pertenecientes a AVIVA, por sus condiciones. Tocaron escama de peces “descomunales” en tamaño, aunque igual de “tontos” para la pesca. Me refiero al Hucho-hucho. Vieron cómo se reproducen y donde y se sorprendieron con algunos tamaños y que, como se puede comprobar en las fotos, algunos ejemplares pasaban de 90 centímetros.

Lo más interesante, como les hemos contado en crónicas puntuales en Facebook, fue la jornada de adiestramiento en el lance y la pesca, celebrada en el embalse de Santa Teresa, repleto de agua, pero con un viento y una temperatura reinante que parecía que estábamos en pleno invierno. Pese a ello, aún se consiguieron algunos ejemplares de barbos a mosca y otros pececillos para disfrute de los “aprendices de pescadores”, si, si entrecomillado pero, que posteriormente se doctoraron con un certificado que recogieron gracias al curso impartido, también, en la Feria Cinegética de Linares de Riofrío, donde su alcalde y concejal de deportes, se volcaron con la iniciativa. Algunos ayuntamiento mayores, podían reflejarse en la labor que hacen los más pequeños.
Después la comida en Ca Virgilio “a tocateja”, como mandan los cánones de Mosqueros. Un gran menú para un precio bien acordado.
Entrega de premios, muchos premios, donados por casas comerciales y el ayuntamiento de Linares de Riofrío, así como los diplomas acreditativos, con el algarabío de los presentes de más corta edad. Hubo premios para casi todos.

Una gran jornada.

EL DOMINGO, LA ALISEDA DE TORMES
El compromiso estaba adquirido y, nosotros, cumplimos. Así que pasando la noche del sábado en Ávila en “El hotel de Chema”, el señor Vallejo, no pudimos irnos a dormir sin acudir con Luis Trujillo y su esposa, a tomar unas cervezas por su barrio abulense donde las “tapas” superan, en muchos casos, las conocidas en León.
El domingo tocaba participar en el social de VALLE DE IRUELAS, y aunque oficialmente participaban unos 20 pescadores, otros de los inscritos estábamos de “notarios” de una jornada de convivencia excelente y en plena naturaleza, con los cerros próximo a El Barco de Ávila, aún con nieve, que nos enviaban ráfagas de aire helado. Con un grado de temperatura llegamos al EDS de la Aliseda de Tormes y con diez, nos despedimos.
A nosotros, Chema Vallejo nos llevó al “Salto del gitano” paraje o zona de pesca en el río Tormes muy conocida por los pescadores de la zona. Lo que no sabíamos era que para llegar a ella, teníamos que descender una “caleya” con mucha pendiente, con firme de piedra y tierra y mucha vegetación alrededor que nos dejó sus marcas en los coches. El caso fue que, aunque debimos parar varias veces para que los coches no se atollaran, especialmente el mío, llegamos al final del “camino” y vimos un río esperanzador.
Aquella zona la pescaríamos, Dani Martín, Chema Vallejo, José Luis Méndez y yo. Mientras se preparaban unos, otros como yo, con las botas de mi compañero y las mías, me acerqué a mojarlas en el Tormes para con la humedad poder calzarlas, con el vadeador. La sorpresa fue que delante de mí estaba pescando todo un campeón César Martínez. Delante de mí a ninfa, sacó dos ejemplares, no muy grandes pero puntuables. Ambos conseguidos en lances seguidos. Me dijo que llevaba muchas capturas conseguidas, aunque pequeñas. Pude comprobar que las truchas salían en las zonas más profundas y menos agitadas. Así que, presuroso a llevar las botas remojadas y vestirnos para acudir a pescar.

El río bajaba muy bonito, aunque algo bravo y con aguas muy frías. Había que buscar las pintonas dando profundidad y peso a la modalidad de ninfa.
Algunas cayeron y los cuatro pescamos. Eso sí, mucho menos que César pero, pescamos, pescamos muy poco tiempo porque nos pusimos a pescar a las 11 y a las 13 horas, apareció el guarda y tras enseñar nuestras respectivas documentaciones, entablamos un charla amena, aunque al principio se hizo un poco tirante. Después, resulta que el joven guarda de Medio Ambiente, había estado en León, patrullando por el Esla y, entre Cistierna y Olleros de Sabero, nos detuvimos porque, al final si continuamos tirando del hilo, a lo mejor “somos familia”.
Ya no pescamos más. Recogimos y a comer a la zona de la Piscifactoria de la Aliseda.
Cuando llegamos, Truji, Miguel Ángel, Felipe, Paco, otros dos o tres José Luis, Fran, Jiménez, Chuchi, George L. Chang y cía, incluidos niños y mujeres, ya estaban dando buena cuenta de una fenomenal parrillada campera, donde no faltaba de nada.
Los dulces fueron varios pero, las rosquillas de Felipe, con receta de abuela, estaban exquisitas. Enhorabuena.
Y, sobre todo, gracias a todos los socios del CD Valle de Iruelas, allí presentes por su acogida y amabilidad. En otra ocasión tendremos más tiempo para departir en la sobremesa y, sobre todo, para poder pescar las buenas mangas de una tarde que se avecinaba buena y que, parece ser que lo fue. Así nos lo ha confirmado JOSÉ MIGUEL JUAN, Josemi confirmando que han gozado en la manga de tarde, como hacía tiempo no se hacía. Las pintonas se movieron e incluso SALIERON A PARES, una gozada.
Teníamos viaje desde La Aliseda a León y después, a Gijón. Más de cinco horas de viaje más “esta propina”, la de contárselo a los seguidores de Pescarmona, que tanto nos importan.
Y el año que viene, más.

Galeria de imagenes

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.