Se ha celebrado este fin de semana Picos de Europa

En Riaño, dentro del Parque Regional Picos de Europa y que pasará a denominarse próximamente, Montaña de Riaño y Mampodre y Posada de Valdeón, dentro del Parque Nacional de Picos de Europa

Entre el cielo de “Picos” y “cuatro aguas”, las del Esla, Cares, Yuso y Sella…

En la Casa del Parque de Valdeburón conocimos el gran interés de la Montaña de Riaño y su biodiversidad

Con el biólogo madrileño, LARRY, afincado en Posada de Valdeón, conocimos los usos  tradicionales desde Posada a Caín, con el chorco de los lobos, la ermita de Corona, la importancia de El Tilo, los hórreos y, hasta hablamos de Pelayo y la Reconquista, con un lenguaje sencillo y atractivo que nos embelesó a todos los participantes

Con J. Nieto, el maestro zamorano de lanzado, “nos relajamos con sus lances”, aprendimos conceptos de líneas, cañas, levantados, tracciones sencillas y dobles

Venancio Álvarez, ausente, estuvo muy presente y Lachis hizo entrega de un presente de éste a Chaqui de La Mata, y el de Benavente,  entregó un detalle hermoso a nuestro “niño” Alvarito

Y, por fin, José Luis y Carmona quedaron campeones del campeonato de mus…¡¡¡ya era hora”

Texto y fotos: Eduardo García Carmona y José Luis Méndez

El X ENCUENTRO DE PESCALEÓN celebrado entre las montañas de Riaño, Posada de Valdeón y Caín, pasará a la historia de esta Asociación de Pescadores y amantes de la naturaleza por muchos “detalles” pero, especialmente, por el lugar donde se ha celebrado.

“Entre el cielo y cuatro aguas” estuvimos la casi treintena de participantes que “tomamos” Posada de Valdeón y el Hostal Abascal, como si fuese nuestro y es que ese era el sentimiento.

“El cielo” nos recibió el sábado con agua y nieve pero, el domingo nos regaló un día más maravilloso que ni el más optimista podía imaginar y así  poder realizar media ruta del Cares, después de recibir lecciones de naturaleza y tradiciones, junto al Chorco de los Lobos y la ermita de Corona, con “el maestro del lenguaje” y la disertación, biólogo y enamorado de todo lo que rodea aquella zona, LARRY, un madrileño que se ha quedado en León y Valdeón para siempre, porque ha sabido elegir el mejor sitio del mundo para estar en pleno contacto con la naturaleza más viva y real que tiene León, pese a que los usos y tradiciones se vayan dejando a un lado por la evolución que ha llegado y continuará llegando a todas partes, estropeando todo lo que toca.

Los pescadores y amantes de la naturaleza de Pescaleón, nos encontramos como “pez en el agua”, nunca mejor dicho porque, estuvimos entre cuatro aguas, las del Esla y Yuso, en Riaño; las del Cares desde Posada de Valdeón hasta Poncebos, y las del Sella, con la Fuente del Infierno, en el puerto del Pontón, muy próximo, y que algunos cruzamos para volver a casa.

Una maravilla de encuentro.

SÁBADO, SABADETE…

Agua, cielo gris y visita a la Casa del Parque de Valdeburón, Centro de Interpretación del Parque Regional Picos de Europa, que pronto cambiará de nombre como anunciamos antes, con un “cicerone” que supo estar a la altura de lo que significa aquella naturaleza que nos presentó en fotografías y palabras.

Desde la importancia de la trashumancia con su ganado pastando y la cultura de “mestizaje” que se rebosa aún hoy en día, hasta los “animalitos” más simpáticos y fieros como el oso pardo, hasta las mariposas únicas de la zona, o el Desmán que por feo es lo mejor para el río y la naturaleza, siendo significado de pureza, pasando por  los bosques de hayedos y robledales de tipo albar, únicos.

Fue adentrarnos en el “antes y después de esa zona leonesa, Riaño”, cuando el Esla no era un río artificial, como lo es ahora, y las consecuencias del pantano.

Bajamos a Burón para conocer los terrenos por los que algunos disfrutamos, años atrás pescando, y ahora pisamos con barro y ruinas pero, bajamos para conocer, sobre todo, LOS NIDOS DE CORMORANES que existen en la cola del pantano a esa altura. Qué listos son los pajarracos estos que, según nos acercabamos, se fueron marchando de sus nidos, aunque pudimos verlos con los prismáticos, a distancia.

Si, señores, EL CORMORÁN anida en nuestra riberas. ¿Cuándo hará algo la Administración para subsanar esta PLAGA que rompe el equilibrio natural allí donde coloniza?

A POSADA DE VALDEÓN

Como la niebla lo ciega todo, en la bajada hacia Posada de Valdeón, no pudimos parar en Panderruedas para otear el valle. Bajamos directamente hasta Posada donde, después de acomodarnos y comer, celebrar la jornada de tarde, plagada de actividades.

Nos dimos un paseo hasta Soto de Valdeón, de la “mano” de Larry y los paraguas en algunas otras de los que paseábamos. Otros, con chubasqueros y gorros que acabaron inundados.

 Bajo la lluvia, conocimos las explicaciones del biólogo sobre lo que nos encontrábamos por el camino: árboles, pastizales, río, tapias y viviendas. Supimos de la importancia de El Tilo para los antiguos moradores de aquellas tierras porque “la tila”, si, si, esa infusión, era “el pan” de los lugareños. Los tilos de Valdeón eran y son, de los mejores del mundo, llegando a “cortarse” el fruto de sus semillas, con otras flores de tilo llegadas de otros mundos y con menos calidad que la de este valle. La calidad era tres veces superior a la de otros mundos y el precio, lógicamente, se triplicaba.

Conocimos los hórreos y su importancia para los moradores. Supimos de su construcción y las diferentes variaciones del leonés con el asturiano. Supimos de los tejados de dos o cuatro aguas…Una “biblia” de sabiduría la que deshojaba Larry en sus explicaciones.

LANZANDO QUE ES GERUNDIO

Después, y en el pabellón de deportes “suntuoso” y grande de Posada, pudimos ver y practicar, algunos de los lances que se realizan con la caña de mosca y la cola de rata. El maestro lanzador, J. Nieto, un zamorano-leonés único, nos hizo detenernos, con la mirada, en los viajes de traslación y rotación de la cola de rata. Nos relajamos para poder lanzar más fácilmente, nos habló de levantados, de posados, de cañas, líneas, tracciones sencillas, dobles y triples…¡la leche que fácil es todo para el maestro y qué complicado parece para nosotros…!

Las horas de entrenamiento hacen tan fácil el manejo de la caña y la cola de rata que viendo a J. Nieto, nos quedábamos “atontados” de la dulzura con la que trataba la caña y la cola de rata para hacer lances precisos y fáciles que, algún día lograremos nosotros con mucho, mucho entrenamiento.

Gracias, maestro porque fue un placer.

CENA, REGALOS Y MUS

Después llegó la cena y los postres la entrega de regalos. Lachis, hizo entrega, tras la lectura de un documento, de un detalle en forma de moscas “leonesas”, para Chaqui de la Mata. El de Benavente, quedó sorprendido con el regalo, como le pasó a Alvarito, cuando Chaqui le hizo entrega de un regalo especial para ese gran pescador y amante del “captura y suelta”. Álvaro, a su forma, o sea escribiendo, se lo agradeció mostrando su sorpresa, también y, como la noche iba por esos derroteros, hasta quien esto escribe, le hizo un pequeño obsequio, en forma de queso de Gamoneu y de La Peral Selección, a J. Nieto por su dedicación a esta sociedad con sus enseñanzas en el lance pero, de manera especial por ser un gran consumidor de los mejores quesos zamoranos, así como sus caldos de cepas con solera y años pero, no tan conocedor de los quesos asturianos…jajaja

Y llegó el momento más esperado de la noche. EL CAMPEONATO DE MUS DE PESCALEÓN, y miren ustedes por donde que, la pareja CAMPEONA este año ha sido la formada por JOSÉ LUIS MÉNDEZ GARCÍA Y EDUARDO GARCÍA CARMONA. ¡Ya era hora…!

Después de tres años siendo subcampeones, por fin llegó el momento de llevarse los obsequios de CARREFOUR EXPRESS con, Javi Cid, como “adelantado” o dueño. Gracias amigos por tanta amabilidad pero, no pensamos dejar el título en manos de “cualquiera”. O sea, os va a costar “un güevo” quitárnoslo el año que viene.

Y después, todos a dormir que al día siguiente teníamos una excursión hermosa bajando hacia Caín.

DOMINGO, DOMINGUETE RESPLANDECIENTE

¡Qué día amaneció! Hermoso no, lo siguiente.

Las montañas nos mostraron su hermosura con las primeras luces y, el cielo despejado reflejaba la belleza en sus nieves cual espejo en las montañas.

En la cabeza, el río Cares, del que no nos olvidamos “ni en sueños”, porque hizo de nana para la gran mayoría y, es que lo teníamos al otro lado de la venta de la habitación del Hostal Abascal, runruneando constantemente su canción con el roce entre aguas y piedras. En el Hostal Abascal nos atendieron a las mil maravillas, ofreciendo su hospitalidad y buenas viandas caseras.

Tras el desayuno y los buenos días, nos dirigimos en coche hasta el mirador del Tombo. Las cámaras y teléfonos “echaban humo”.

De allí a El Chorco de los Lobos y la ermita de Corona, donde nos esperaba Larry para demostrar sus conocimientos.

Nos mostró todo lo que teníamos que saber sobre el chorco y cómo se organizaba la población desde Posada a Cordiñanes, pasando por Soto y Caín. Cada varón mayor de 18 años y menor de 65 tenía sus obligaciones cuando se avisaba que se había divisado un lobo por la zona y pobre del que fallase lo más mínimo. Todo se encontraba por escrito y muy reglamentado. Así supimos de la disciplina “militar” para llevar al lobo hasta el chorco, de su organización, de cómo el último varón casado tenía el peor puesto. Supimos del chorco, los chozos y como los moradores de ellos, en silencio sepulcral, achuchaban al lobo con sus lanzas cuando pasaba por el chozo: “ahí va, ahí va…” dando el aviso al siguiente por donde debería pasar para que estuviese prevenido. Todo estaba más que estudiado para que nada fallase. Conocimos historietas muy bien contadas, con anécdotas muy curiosas.

EL LOBO, EL MASTÍN LA ERMITA

Supimos de la obligación de tener mastines en todos los pueblos de la zona, menos en Cordiñanes para no asustar al lobo en su entrada natural hacia el chorco. De cómo se subastaba la piel fresca del lobo cazado. De cómo se paseaba, pueblo a pueblo, para recoger los regalos que después eran para toda la comunidad y es que, matar al lobo era lo mejor para toda la comarca por lo que ese cánido salvaje podía traer de males a la ganadería de las diferentes cabañas y casas. Supimos de que, si el lobo había “hecho sangre al ganado”, era tratado “por dolo” y se le llevaba encadenado hacia el pueblo, dejándole morir de hambre y rabia al ponerle cerca un cordero. ¡La releche…!

Supimos que la ermita de Corona no se llama así por haber coronado al Rey Pelayo, porque a los reyes, entonces, no se les coronaba, si no que se les aclamaba en las diferentes localidades a las que acudía y, por eso existen diferentes ermitas con el mismo nombre, en lugares muy distintos y distantes. Corona es una palabra Vadiniense o vasca y proviene de “koron”, lugar de encuentro para varias poblaciones asentadas en el valle. Así la ermita se encuentra en el punto intermedio entre Caín y Cordiñanes.

Supimos tanto y tanto con las explicaciones de Larry y, también la de Javi “Altocea”,  que no se nos pasaba el tiempo, hasta que tuvimos que marchar con dirección a Caín para hacer parte de la ruta del Cares.

LA RUTA DEL CARES

Con la climatología a nuestro favor y, aunque hacía “fresco”, salimos radiantes como el sol a su asalto. A cada paso una parada. En cada parada, fotos y más fotos. El río Cares, era una preciosidad…es una preciosidad. La pena son los embalses que existen. Uno, en Cordiñanes. Otro en Caín, otro en Poncebos.

TRUCHAS FREZANDO Y LOS SALMONES EN CAÍN

Supimos, porque está datado, que los salmones se pescaban en Caín y era fuente de alimento, junto con las truchas, en la dieta diaria de los habitantes de la zona. Ahora, imposible que remonten el Cares a causa de los embalses pese a tener sus escalas, algunas obstruidas por la maleza y las ramas, que esa es otra.

Vimos como LA FREZA de la trucha en el Cares, y en esa zona del desfiladero, todavía se está realizando. Qué maravilla ver la friega de la hembra en la arena y piedras y como el macho cubre la puesta con su leche.

Cubrimos medio trayecto de la ruta y dimos la vuelta emocionados por lo visto y la belleza natural plasmada en fotos y más fotos.

EN LEÓN NO SABEN VENDER LA RUTA DEL CARES COMO SUYA

Qué pena que no se sepa vender algo de LEÓN como es la ruta del Cares, y que los asturianos sí lo sepan hacer. La gran mayoría de quienes realizan la ruta se creen que se trata de un tramo de Picos de Europa de Asturias, cuando prácticamente es todo de León.

Y volvimos a Posada de Valdeón con los ojos saliéndose de sus “órbitas” de tanta belleza divisada, de tanto gozo natural en plena naturaleza.

Galería de imagenes

Comimos, nos abrazamos, nos deseamos buen viaje y Javi Reyero nos entregó un libreto con el título EL MANUSCRITO DE PESCA, con el comienzo del verdadero Manuscrito en la portada y un repaso a la pesca a La Leonesa, inspirado en el libro de José María Tagarro Casado, para ir anotando nuestras incidencias en la pesca con las variaciones en los montajes que utilicemos en el río. Me gusta.

Quedamos en vernos, próximamente, en otra actividad y, el año que viene al Bierzo o Palencia, porqué no, donde su podría celebrar el XI ENCUENTRO DE PESCALEÓN.

Opción de comentar, desactivada.