1 abril, 2020

Adiós a D. LUIS DIAZ PIERNAS (Q.E.P.D)…

Un ilustre de la pesca y las andanzas por los ríos del “señor”

Será enterrado en Toledo, éste miércoles, a las 9 de la mañana

Fotos y texto: Eduardo Garcia Carmona

Aún me está costando mucho poder escribirte estas últimas “letras”, amigo.

A quien se le ocurre irse de “este mundo” sin avisar, aunque llevábamos un años avisados. Sólo a ti querido “casi dos metros” que no gustabas de molestar, ni causar daño “ni a una mosca”.
Aún tengo el corazón encogido y “entre algodones” porque parece que me va a saltar de la caja torácica.

Se nos ha ido, sin meter ruido, LUIS DIAZ PIERNAS, un ilustre de la pesca pero, sobre todo un luchador y soñador por los suyos junto al río y allá donde se encontrase. Ahora, desde el cielo, velarás por “tus niños”, esos juveniles y por los no tan niños que ya han llegado a la cumbre o están cerca. ¡Cómo gozabas, Luis y cómo vivías las pesca…!

Yo que sólo soy otro “soñador de los ríos y los peces” añoro tus ganas, que se traducían en alegría para los que te rodeaban.

Hace más o menos de un año, me enviaste una foto desde el hospital y me contabas historias “tus movidas con un bigote andante” y me pedías que no sacase nada a la luz porque te podían castigar. Así está la federación. Después, cuando, supe que te “quedada un año de vida”, además de quedarme perplejo porque quien me lo dijo fuiste tú, y me suplicaste que no le diese importancia porque hasta que llegase la hora serías LUIS DÍAZ PIERNAS AMIGO Y PESCADOR, amante de los ríos y los peces, y en nada querías desviar tu mirada del disfrute que te quedaba en el tiempo. Qué grande…!
Luis, te queremos, te añoramos y te añoraremos de por vida porque, mientras nos reste un halo, una caña, un río y unos amigos, nos acordaremos de ti como si estuvieses con tu vadeador sacando truchas en la Semana Internacional de la Trucha de León, donde hace un montón de años te conocí, o en el Master de Campeones de Cantabria, o en el Encuentro Internacional de Maestros del Reo, o el Open de equipos de Santa Marina el Rey.

Estaremos sentados a la mesa como si tú nos la hubieses reservado y dejaremos tú servilleta en la mesa, junto a tú plato y la silla sin ocupar físicamente, que sí espiritualmente, porque ese halo de luz, de claridad, de amistad, de armonía y cariño con tu gente humilde de la caña, de tu compañero inseparable, Juan Plaza, de Javier Pezzi, de Ángel Sangrado y señoras…de Zapa y Ana, de Miguel Urbistondo, de Alperi, Raúl Soria, Juanjo Boti, Samuel, los Albertos gallegos y sus amigos, los cántabros, andaluces, extremeños, asturianos, andaluces, leoneses, manchegos…te estaremos arropando, dialogando de la jornada de pesca, de las cosas de alrededor, de la vida que se te ha ido al más allá.

Espéranos muchos años disfrutando con San Pedro o con San Juan y enséñales a pescar a mosca, aunque no hayas sido un maestro del lance porque para todos, y Dios no iba a ser menos, eras el CAMPEÓN DE LOS CAMPEONES lanzando con la caña de 9 pies, fenómeno.
¡Dales caña…!

Y no te preocupes por los tuyos que se quedan “bien arropados”, al menos de cariño. En lo de la pesca, hasta has dejado una gran escuela en tú Castilla-La Mancha donde, si existe honor, se te llegará a colocar un monolito, o algo similar, por tu trabajo, sacrificio y labor de muchos años al frente de la pesca de salmónidos mosca en dicha Comunidad Autónoma así lo reclama.

Descansa en Paz, amigo. Te queremos

Ir a la barra de herramientas