Ir a la barra de herramientas
28 septiembre, 2020

ALTO CEA (León) y “la flor de la nieve”…

XIII ENCUENTRO PESCALEÓN en un paraje único dentro del León más desconocido y “luchador” por sus costumbres y…

…un relato de Javi Cuenya, hijo de Prioro, que nos mostró lo que más quiere, SU TIERRA

Naturaleza, costumbrismo, gastronomía y gentes maravillosas que jamás olvidaremos

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

Si necesitara escribir de una zona desconocida, tendría que documentarme para poder contarlo. Lo haría como periodista pero, como socio de PESCALEÓN y “contador de historias vividas”, me tengo que ceñir a mi corazón y, desde éste fin de semana, existe un rincón, cuanto menos, para el ALTO CEA, del que me atrevo a significar por escrito que, al menos para mí, era un gran desconocido aunque conocía Prioro y toda la comarca por motivos profesionales como fue el pueblo de Valderrueda cuando, en un programa en la vestusta LA VOZ DE LEÓN después, RadioCadena Española y, desde hace más de 20 años, Radio Nacional de España, realizaba un programa, LEÓN CUATRO ESQUINAS, donde se nos había ocurrido elegir EL PUEBLO MÁS BONITO DE LEÓN, por votación popular a través de cartas, y VALDERRUEDA fue elegido. En la localidad, además de colocar una placa conmemorativa, realizamos una fiesta popular que nunca olvidaré.

Escribiendo desde el corazón, no necesitaba más documentación para relatar de una zona minera, como hijo de minero que he sido, donde las “vetas de carbón” salen a flor de piel, carbón que fue la riqueza de sus gentes por muchos años.
Ahora la visita ha sido diferente y vivida de una forma única entre parajes idílicos, gentes maravillosas y amigos de la pesca.
Llegar a Prioro era recordar a grandes luchadores que, en “los aluches” de toda la provincia, entre medias y cadriladas, dieron fama a la comarca.
Llegar a Prioro fue estrechar la mano de Che Escanciano, su alcalde hoy y desde hace bastantes años pero, otrora, gran luchador en los corros, ganado fama con sus victorias labradas por la dureza de una tierra que le vio crecer.
Nunca me podía imaginar lo que podría ser Prioro hasta que no he vivido dos jornadas completas entre sus gentes, parajes, costumbrismo y gastronomía.
Será un ENCUENTRO DE PESCALEÓN que no se olvidará fácilmente porque a la personalidad de “nuestro guía” Javi Cuenya “Alto Cea”, hay que unir la calidad humana de sus gentes y lo que aportan, como lo que les aportaron los pastores llegados de muchos lugares de España, especialmente Extremadura.

Toda la comarca del ALTO CEA es un “libro de entomología natural”, de belleza sin par y de unas personas que viven el día a día, anclados en un pasado de fortaleza en todos los sentidos, aunque venido a menos en población.
Valles y montañas, praderas y fuentes, costumbres y gastronomía, ganadería y labranza…todo es vida en el ALTO CEA y aunque la población merme con los años, aún existen los recuerdos de sus moradores mayores y por eso hay que labrar un futuro lo más próximo posible para que la riqueza de ésta zona de León, como la de otros muchos, no se diluya en la memoria de unos pocos y se haga grande para todos. No se puede dejar perder nuestra vida, la vida del pueblo que dio honor y grandeza a una provincia como León, con el arranque en sus entrañas del mineral más negro, del que existen vestigios por todas partes, incluso formando lagunas de sus “cielos abiertos”, como en Taranilla.
Tuéjar y Cea y miles de fuentes son las aguas de la vida, del paisanaje y costumbrismo. Carbón y ganadería son el ayer y el hoy venido a menos. Monumentos naturales, ermitas con apariciones de “señoras milagrosas” convertidas en vírgenes honradas por miles y miles de devotos en sus valles, como la Virgen o Nuestra Señora de La Velilla, todavía hacen posible que sus gentes no se olviden de sus comarcas y paisanaje porque, al menos una vez al año, se reúnen en romería para recordar y venerar en peregrinación por donde pasa el Camino de Santiago.
Gracias ALTO CEA por acogernos y mostrarnos lo que fueron y aún son sus moradores y, desde Pescarmona, siempre os recordaremos para que nadie se olvide de lo que significáis como nunca olvidaré esas “flores de la nieve” buscándose camino entre la “primavera y el invierno”.

Y ahora, con su permiso, les voy a mostrar lo que han sido estas DOS JORNADAS VIVIDAS en el Encuentro anual de Pescaleón.

Deportes La Picada
Cucharillas Edu
HOTEL EL PASO HONROSO
Urruzuno

LA LLEGADA O JORNADA DEL SÁBADO

La quedada de los socios era en Puente Almuhey, en El Vasco, aunque al final se realizó en El DUENDE, otro der los locales para alternar en la zona. Allí, al cobijo der un buen café, llegaron los primeros abrazos entre los socios de Pescaleón, que son amigos de muchos años en su mayoría, aunque no se vean nada más que una vez, en algunas ocasiones, con motivo del ENCUENTRO ANUAL.

El cielo estaba encapotado aunque la climatología aguantó con tiempo espléndido en la jornada matinal donde realizamos actividades repletas de visitas muy interesantes.
Después de pasar por Puente Almuhey, salimos con dirección a San Martín de Valdetuéjar donde, además de ver el río que da nombre a todo El Valle, admiramos su iglesia fortaleza que preside la zona y recibimos las primeras explicaciones a cargo de Javi Cuenya “Alto Cea”, que nos sirvió de “Cicerone” durante dos días para mostrarnos lo que mejor conoce que es la zona donde nació y tiene raíces.

A continuación, pasamos al lago de Taranilla, uno de los grandes “desconocidos” por la mayoría de los que acudimos al ENCUENTRO. Quedamos impresionados por una laguna artificial, formada por una mina a cielo abierto que, en determinadas zonas, tiene profundidades de hasta 80 metros.

Desde allí subimos a la ermita de La Virgen de la Velilla que preside toda la zona. Impresionante construcción del marquesado de los Prado, con explicaciones a cargo de José Miguel González que, nos introdujo en su historia, mostrándonos la belleza interior que atesora grandes obras maestras.

En el siglo XII lo que existía era una pequeña ermita llamada SANTA MARÍA DE LOS VALLES pero, fue Diego de Prado, procedente de la Mata de Monteagudo quien en 1470 encontró una imagen de la Virgen comenzando la devoción y culto a ella.

Las leyendas de milagros corrieron como “pólvora” por toda la montaña y así, en 1615 se iniciaron las obras del Santuario que duraron un siglo. El Santuario ganó con los años muchos devotos y así se labraron leyendas e historias que convirtieron a la Virgen en “santo y seña” de ésta zona de la montaña leonesa como NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE LA VELILLA.

Llegada a Prioro, con reparto de habitaciones en el Albergue de la localidad donde, la amabilidad de sus propietarios, especialmente Cristina, nos hizo sentirnos como en casa.
La comida en Restaurante El Pando fue de auténtica “cocina Michelin” sin estrella pero, con sabor a pueblo y viandas con sabor a casa.
Nos deleitaron con una comida sensacional a base de Chanfaina de los pastores y un lechazo increíblemente exquisito.

Gracias a MARCE, la cocinera y Nacho y resto del personal por sus atenciones y unas viandas únicas. Recomendación total para un buen yantar. Por cierto, a los postres, PESCALEÓN hizo entrega a todos los socios participantes de unos regalos de la empresa Carrefour, así como una carpeta con el programa. GRACIAS, Javi Cid.

La tarde, estuvo dedicada a la conferencia sobre depuración de aguas, a cargo de Felipe Llamazares, ingeniero, que nos mostró las debilidades de la depuración de aguas en la gran mayoría de los pueblos de los ayuntamientos leoneses. Puso como ejemplos a seguir a países como Francia y Canadá.

A continuación, visita al Museo etnográfico de Prioro, donde conocimos el ayer de una población con mucha influencia de los pastores llegados por los cordeles, desde zonas de Extremadura. Museo idea de un hijo del pueblo, Jesús Jenaro Herrero, fallecido muy joven cuando aún no se había completado el mismo. Allí se reúne una importante colección de objetos, utensilios, aperos de labranza, trajes típicos de sus moradores que forman un estilo único para mostrar el legado de un pueblo y su patrimonio cultural, muy influenciado por la transhumancia. Aconsejo que no se lo pierdan.

Cena de nuevo en el Restaurante El Pando y campeonato de mus muy reñido, con tres parejas en el podium: Chingli/Paco (1º); José Luis/Eduardo (2º) y Fernando/ José Antonio (3º). 


DOMINGO, SEGUNDA JORNADA DEL XIII ENCUENTRO PESCALEÓN.-

Tras el buen desayuno que nos prepararon en el albergue de Prioro, realizamos visita al puerto de Pando, el viejo puerto, donde pisamos nieve, con día fenomenal con momentos de sol y nubes y frío en el riostro.

Desde el mirador pudimos admirar la belleza de los parajes montañosos de la zona comprobando, a la izquierda la montaña de Riaño y su embalse con los picos Gilbo y Yordas presidiendo la monumentalidad de Picos de Europa más próximos. No pudimos ver el pico del Espigüete, el “buque insignia” de la montaña palentina, porque la niebla lo impedía, aunque nos aseguró Javi Cuenya, que siempre fue nuestro guía, que se divisa de allí en su “mejor cara”.

Pasamos de la “primavera al invierno” en una sola jornada y fotografiamos la belleza de “la flor de la nieve” que demuestra el hecho. Una preciosidad.

De Pando hasta el pantano de Riaño por la antigua carretera a Pedrosa del Rey o ruta del Valcabao donde, además de observar las maravillas naturales con una manada de Venados, vimos barbos y otros peces a “nuestros pies”.

Javi Cuenya, “Alto Cea”, disertó sobre las maravillas de su tierra en unos lares que conoce desde que le salieron los dientes. Impresionante.
Vuelta a Prioro para acudir a Tejerina.

Los que no conocíamos la tierras de las muchas fuentes, creo que existen siete, quedamos prendados de una localidad “muy desconocida” por la gran mayoría y que atesora una belleza sin igual al pie de la montaña que la riega con sus aguas con fuentes limpias y chorros chispeantes de vida, casonas de piedra de la zona y todo tipo de vestigios CELTAS, Javi Cuenya que lo “conoce casi todo” nos aseguraba que Tejerina, además de ser tierra de los mejores MAYORALES, siempre ha sido la localidad más pura de la raza celta que aún conservan sus hombres y mujeres, además de los vestigios en algunas piedras de sus casas labradas con el sudor de sus gentes colocando piedra sobre piedra para completar “murallas” en sus propias viviendas.

Después, comida en EL PANDO de Prioro, con el mejor COCIDO que he comido en muchos años, realizado con esmero y cariño para PESCALEÓN por Marce, su cocinera.
A los postres se realizó la entrega de los premios del campeonato de mus, con Javi Cid y la firma que representa aportando los regalos.

Como siempre, el campeonato se celebra la noche del sábado y terminó a altas horas de la madrugada porque, aunque la final era entre las tres parejas clasificadas en diferentes eliminatorias celebradas, hubo empate entre las dos primeras y se tuvo que jugar el desempate para saber cuál de ellas era la mejor de 2020, recayendo el título en Luis Alberto “Chingli” y Paco que, además de ganar, era el autor de las medallas talladas y pintadas por él mismo, medalla que le impuso a nuestro más querido socio ÁLVARO, al que le hicieron levantarse de su silla de ruedas para demostrar sus avances en la terapia que sigue desde hace un montón de años. Recibió la más zona ovación de todos los presente por su voluntad y esfuerzo y, PORQUE SE DEJA QUERER.

LAS PIEDRAS DE TEJERINA

 La localidad se encuentra en las mismas faldas de la montaña donde crzándo la montaña se pasa hasta Argovejo.

La sorpresa es inmensa al comprobar la “soledad del lugar” porque Tejerina en inviernos son 15 o 20 habitantes y tantos perros, casi menos que fuentes. Las casonas entre calles empinadas, muestran su esplendor de belleza gracias a las rocas extraídas de la propia montaña que la riega con sus aguas frescas y cristalina.

Cada piedra tiene su vida y muestran vetas y dibujos que, apuntan, son celtas. En Tejerina la población desciende de estas poblaciones y dicen que son de las más puras generaciones con mujeres hermosas y pelirrojas, robustas y encantadoras.

El acebo está a la orden del día y en cada balconcillo o pequeño terreno de entrada a las casonas, nos encontramos uno , en éstas fechas florecidos con frutos tan rojas que llaman la atención.

En la plaza de En Medio, la iglesia parroquial, singular y robusta para soportar las inclemencias muchos años. Por fuera tiene la cuerda para tocar las campanas y en cada esquina agua y más agua, fuentes y más fuentes. Existía una leyenda que la moza que bebiese de las siete fuentes de Tejerina encontraria novio casadero en el año.

En casa roca superpuestas se pueden observar leyendas de la propia naturaleza. Otras, dicen que son celtas y que los dibujos tienen su significado.

Tejerina nos ha llenado la vista con su belleza “rota sólo por el mal gusto” de algunos de sus moradores que no respetan lo más típico y así nos encontramos casas a medias entre el ladrillo y el bloque. Una pena. 

Y de bajada, las praderías donde los Mayorales vigilaban y cuidaban su ganado. Eran los mejores mayores de España, nos apuntan. Ganado, ahora, más bien poco, aunque algo se encontró de ovino y lanar.

Tejerina, un pueblo del ALTO CEA para visitar y beber de sus fuentes.

Galería de imagenes

Conclusiones:

EL ALTO CEA es una pasada y merece la pena disfrutarlo.
La despedida con fuertes abrazos de sentido cariño porque habrá compañeros que nos veamos hasta el XIV ENCUENTRO, o como ocurrió con MARIO MONTOYA “El farma de Prioro”, a quien hacía más de 15 años que no abrazaba y compartía jornadas de amistad y conocimientos pero, que no me perdonará que le haya eliminado a él y su compañero Arturo, en la primera eliminatoria del mus…jajaja

Chaqui de La Mata, el artista, nos obsequió a todos los asistentes un hermoso pin con el escucho de la asociación que llevaremos con orgullo.

Y el año que viene más.