La Patagonia chilena y los ríos Puelo, Petrohué, Mañihuales, Simpson, Ñirehuao, Emperador Guillermo, Paloma, Cisnes, Cáceres…

Donde “el rey de los salmones”, King o Chinook hace las delicias de los aficionados de todo el mundo

Y en Alaska, Salmones Plateados, Pink, Chum o “Dog salmon”, Coho y Sokeeye, una delicia en un paraíso excepcional

Truchas y Salvelinos de kilo y más, tanto arco iris autóctonas como comunes, en números para perdemos en la cuenta…

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Se trata de presentar un reportaje de “añoranzas” de los viajes realizados a La Patagonia chilena y Alaska, en cuatro ocasiones: 2008, 2011, 2017 y 2019 por un grupo de pescadores leoneses y “agregados” que han resultado ser maravillosos de disfrutar y, ahora, de contar y recordar.
No se pretende “dar envidia sana” pero, si mostrarles lo que vivimos tan lejos de nuestra España del alma, con documentos gráficos, fotográficos y recomendar nuestra forma de ahorrar para poder ir a pescar tan lejos.

NUESTRO MÉTODO DE AHORRO

Se suele decir que “todo lo caro, al final, sale barato” y después de tres viajes a La Patagonia chilena y uno a Alaska (USA), estoy convencido de que el esfuerzo merece la pena. Seguro de que muchos me criticarán y están en su pleno derecho pero, no es menos cierto que criticar “no cuesta dinero” y viajar a La Patagonia o Alaska, sí.
Sin insultar a nadie, Dios nos libre, cualquier aficionado que pretenda hacer lo que hemos hecho y hacemos éste grupo de amigos que, comenzamos siendo CUATRO: Jorge, José Luis, Chingli y yo y terminamos siendo DOCE cuando fuimos a Alaska y NUEVE, en el último viaje a La Patagonia chilena, lo pueden hacer sin hacer grandes desembolsos económicos, a poco que lo pretendan.
El primer viaje fue en 2008 a La Patagonia, después llegaron 2011 Alaska, 2017 otra vez a La Patagonia y éste año 2019, entre Enero y Febrero, de nuevo a La Patagonia chilena.
¿Por qué espaciarlos tanto?
Somos trabajadores y otros jubilados y gastar 2.500 euros no se puede así como así. Por ello, como la mayoría no fumamos, ahorramos ese “vicio que mata” en diversión, aventura y pesca.
¿Cómo?
Casi todos hacemos lo mismo. Cogemos una botella de dos litros de agua y una vez vacía, nos SIRVE DE HUCHA. Todas las monedas de DOS EUROS que llegan nuestro poder, las vamos metiendo en la “hucha de pesca”. Al final de un año, con ella llena, ya tenemos la MITAD del viaje de pesca.
Como los viajes no los realizamos anualmente, en dos años COMPLETAMOS.
Si metemos todos los días 2 euros por 365 días= 730 euros.
Como unos días ahorramos más que otros, personalmente, he llegado a tener 1.200 euros en monedas de dos. Casi el doble.
Resulta que tenemos dinero para otros vicios: tabaco, alterne diario o de fin de semana, días de pesca aquí y allá con viajes en coche donde la gasolina sale por un pico, etc.
No hace falta quitarse “de la circulación” con amigos, si no adaptarse a lo que tú quieras, no a lo que otros quieran. Por eso, en lugar de todos los días, días alternos. En lugar de un par de consumiciones, sobra con una…y así sucesivamente.
¿Les he convencido?
Tampoco lo pretendo. Cada uno es libre de hacer lo que quiera, sólo que me he atrevido a contarles “nuestra aventura” y como la financiamos.
Después llegan diez o doce jornadas de pesca, con viajes, alojamiento, comidas y guías incluidos y pescar en ríos “casi vírgenes” donde conseguir peces está asegurado y SE PESCA SIN MUERTE, aunque te dejen llevar un pez o dos diarios que, en muy pocas ocasiones se suele hacer, no es baladí. Conocer paisajes maravillosos, ríos de ensueño, peces TROFEOS…¡la leche!

Cucharillas Edu
Perdices Molleda
Click
pescaocio
Urruzuno
Restaurante Samuel
Deportes La Picada

PESCANDO CON UN MINISTRO, UN PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS DE LAS CIENCIAS Y EL CREADOR DE LA MOSCA CHERNOBIL

Además de pescar en lugares únicos de belleza, si en el mismo lodge del primer viaje, allá por 2008, te encuentras con un ex ministro chileno, CARLOS MASSAD ABOUD, ministro que fue dos veces en democracia primero, de ECONOMÍA, que fue quien sacó a Chile de la recesión económica y por segunda vez, MINISTRO DE SANIDAD, es más que la leche. Una bellísima persona a quien acompañaba su esposa e hijo, todos pescadores y al que pude entrevisté, algo que no olvidaré.

En 2017 la primera sorpresa saltó al ir a pescar al río Paloma, Benito Lozano, su hijo Marcos y yo y, cuando nos disponíamos a saltar la valla, allí estaba aparcada una furgoneta con dos pescadores. Por la pinta, extranjeros, me decía para mis adentros. Efectivamente, nos saludamos y cuando vieron mi caña con una Chernobil de señalizadora y una ninfa a continuación, uno de ellos, con barba rojiza, dijo:
“esa mosca es mía”, a lo que le contesté: ¡no, no! y él, sí, sí porque soy el creador de la misma.
Nos hicimos una foto y, así es como conocimos al norteamericano, BREND TAYLOR, creador de la mosca conocida por CHERNOBIL en sus diferentes variantes. Nos regaló una de ellas, a lo que yo le correspondí con unas moscas leonesas con pluma de gallo de León, algo que le encantó y, también, una virtual de una “meruca artificial” de Cholo Ruiz, de la que quedó prendado.

Si encima, “en el culo del mundo” un día pescando se te acerca alguien y te dice:
¿“sois de León”?
Algo que le preguntaron a mi compañero de pesca, Benito Lozano, porque estaba pescando “a la leonesa” y así sólo pescan en León.
Me acerqué donde estaba mi compañero y veo tras la gorra y el traje de “guerrero” o pescador, a quien le preguntó eso a mi compañero, le digo:
“Y usted es GINÉS MORATA”.
Quedó boquiabierto, diciéndome que quien era yo y de que le conocía. Él, sí que no me conocía pero, segundos después nos dimos un abrazo.
Les cuento ésta anécdota porque, GINÉS MORATA, fue premio PRINCIPE DE ASTURIAS DE LAS CIENCIAS, en el año 2007 y pregonero de la Semana Internacional de la Trucha de León, en 2008 y le presenté ante el público en su pregón como hago desde hace 35 años. Curiosamente, un año después, en 2009, me tuvieron que presentar a mí, porque también lo fui. Lo hizo otro de los acompañantes patagónicos, JOSÉ GUTIERREZ ALAIZ “Guti”. Todo un honor.

Y en 2019 lo más curioso nos ocurrió cuando iniciamos el viaje de vuelta a España.
Nada más llegar a Balmaceda, en el aeropuerto, coincidimos con JUAN DELIBES DE CASTRO, ese hombre importante y con grandes predicamentos en el mundo de la pesca. Conferenciante, escritor y, sobre todo, persona. Nos fundimos en un fuerte abrazo. Se encontraba saludando a un grupo de pescadores de Valladolid que fueron los que ocuparon la habitación que José Luis y yo, ocupamos días antes en la estancia de La Tapera. Cuando nos dijeron que sería ocupa por unos pescadores de Valladolid, sin saber quienes eran, dejamos colocada la bandera de León para darles la bienvenida.
Resultó que eran pescadores a quienes conozco desde hace bastante tiempo y con los que he coincidido en algún evento de pesca.

LA EXPEDICIÓN CHILENA DE 2008

En 2008, por primera vez, se nos ocurrió a cuatro pescadores preparar un viaje a La Patagonia chilena, concretamente a POSADA DE PUELO, un lodge de auténtica pasada y con todas la comodidades en plena naturaleza y junto al “río esmeralda”, el río Puelo, donde pescaríamos cuatro jornadas para después pasar otras tres al río Petrohué. Nuestro desconocimiento de La Patagonia chilena era total y sólo teníamos referencias por Internet y algo que nos habían contado amigos.
El viaje desde Madrid a Santiago de Chile, se nos hizo corto, pues viajamos en Busines, gracias a disponer de plazas libres y algunos tener tarjeta Iberia Plus Platino. Una pasada de comodidad. Después a Puerto Mont donde nos esperaban para llevarnos hasta Posada de Puelo. Este último trayecto fue en coche hasta que finalizó la carretera y el camino que nos dejó a pie de río donde nos esperaban una lancha. Después de cerca de una hora navegando, llegamos al Lodge.
El inmenso caudal del río Puelo, primero, y el Petrohué, después fue lo que más nos llamó la atención nada más llegar, aunque el color turquesa del agua del primero, nos enamoró.
La estancia era de auténtica pasada, así como las atenciones y las comidas.
La pesca fue un auténtico “boom”. Nadie esperaba, ni siquiera los guías, que aquellos pescadores que llegaban sin tener mucha idea de ese tipo de pesca, podrían conseguir lo que consiguieron a posteriori.
Mientras, Jorge García Felipe y quien esto escribe, pescamos a mosca, Luis Alberto Diaz “Chingli” y José Luis Méndez, lo hicieron a cucharilla, con las EDU de 18 y 25 gramos que había que probar.
Los resultados excelentes para los del hierro que, en una sola jornada consiguieron OCHO KINGS y, muy malos para Jorge y yo. Sólo Jorge consiguió trabajar un salmón a mosca, aunque imposible de llevarlo a la sacadera desde la barca.
Eso sí, truchas de 3, 4 y 5 kilos conseguimos unas cuantas.

VUELTA A CHILE EN 2017

En 2017 volvimos a La Patagonia chilena pero a Coyhaique y La primera gran sorpresa fue encontrarnos un día sí y otro también, UN VIENTO que nos llevaba en volandas. Así era muy complicado pescar a cola de rata y así acabamos los practicantes: CON LOS HOMBROS Y BRAZOS medio rotos de tanto esfuerzo en el lance. Había que buscar las zonas para poder lanzar a favor del fuerte viento y, aunque las aguas, siempre rizadas y con olas, curiosamente, pescábamos y mucho. Los que se llevaron la palma, a diario, fueron los “cucharilleros” y los de pesca a LA LEONESA. Con la cucharilla, Alfonso Casado, logró en una jornada de pesca 144 ejemplares, claro que otros no le estuvieron muy lejos con más de 100 ejemplares, algunos de un gran porte. Incluso yo, probé un día y llegué a sacar 90 truchas en el río Mañihuales. Las cucharillas EDU, con las que habíamos acudido a La Patagonia para probar, cumplieron con su función y, en honor a la verdad, que con nota SOBRESALIENTE.
En cuanto a las cucharillas de SALMÓN, los especialistas que las probaron fueron todos, aunque los que más insistieron fueron los que consiguieron pesca en forma de SALMONES CHINOOKS, uno de ellos de más de 30 kilos.
Es un tipo de pesca que no es lo que van buscando los mosqueros. Eso de estar horas y horas en pozo lanzado sin parar, no es lo nuestro, o al menos lo mío y aunque probé un par de días, nunca sobrepasé los 15 minutos de lances y claro, la mayoría de la expedición no conseguimos salmón. Si lo hicieron, Luis Alberto “Chingli”, Alfonso Casado y José Luis Méndez. Entre los tres sacaron del agua OCHO SALMONES, el mayor de un tamaño que daba miedo, un gran macho con unas mandíbulas que casi me come un dedo. El más pequeño, una hembra de unos 18 kilos. Por medio otros seis de entre 20 a 26 kilos. Cuatro conseguidos por Alfonso, tres por Chingli y uno por José Luis.
Según nuestros guías, hacía tiempo que no llegaban a Coyhaique noticias de capturas tan abundantes de salmón Chinook, al menos en tan pocos días de pesca.
Estos compañeros nuestros son unos fenómenos con los hierros de EDU, la cucharilla gallega de EDUARDO FONTELA, aunque también se pescó con alguna cucharilla “tuneada” por Benito Lozano.
Fotos y más fotos y todos los peces VOLVIERON AL AGUA vivos y coleando, después de la reanimación pertinente.

EN 2011 UNA ODISEA PARA IR A ALASKA

Lo del viaje de pesca a Alaska es como una novela por entregas. Primero, que si meten a un “impresentable” en la cárcel porque no tenía la documentación en regla para abrir el lodge y, ni siquiera los guías disponían de la documentación reglamentaria en USA para poder trabajar de guías. Le cerraron “el chiringuito” y nosotros nos quedamos sin viaje teniéndonos que buscar la vida por nuestra cuenta y gracias a la ayuda de George L. Chang, pudimos canalizar todo para ir, al menos los últimos cinco días a un Lodge. Gracias, amigo.
Claro que en Alemania, donde hicimos escala para coger el vuelo a Alaska, también corrimos una “suerte de perros” con los “cabezas cuadradas” del aeropuerto y la famosa VISTA, obligatoria para entrar a EEUU. A algunos, entre los que me encontraba, la numeración del documento no coincidía en su totalidad con el pasaporte, faltaba una letra. La leche, corriendo por el aeropuerto de Franfourt para hacer una nueva y el avión paralizado en la pista para despegar porque faltábamos el grupo de España y todo el equipaje estaba abordo.
Salió con una hora de retraso el vuelo porque nuestros compañeros hicieron “sentada” hasta que los tres que faltábamos no tuviésemos la documentación que, por fin llegó pero no sin apuros y casi “esposados”.
Cansados del estrés vivido y del viaje, por fin llegamos a Anchorage, diez horas después. Nos quedaba el último control en tierras americanas, donde las cosas son más complicadas, dicen. Más complicadas quizás, pero menos “cabezas cuadradas” que los alemanes también, aunque para sí tienen.
Pese a todo, el control de entrada en Estados Unidos es tal que te miran hasta en los “calzoncillos”. Te hacen una foto, te toman las huellas digitales de las dos manos, te miran y remiran y, si te toca, te llevan a otra sala a interrogarte. Apunto si te toca, porque mientras once pasamos sin ningún problema, a uno de nosotros lo metieron en el cuarto oscuro para preguntarle, donde iba, que haría allí…pero pasó.
Todos felices nos fotografiamos en el aeropuerto de Anchorage con el cartel de Welcome to Alaska, a la espalda, y los osos en vitrinas.
¡Estábamos en Alaska!

Había que acudir hasta el Lodge de la localidad de Cooper Landing, donde pasaríamos las dos primeras noches, y eso estaba a más de 110 millas de distancia. Antes, deberíamos recoger los tres coches alquilados a nuestro nombre, en la compañía Alamo, en el mismo aeropuerto.
Con todo listo y después de conocer la mayor tienda de deporte de pesca y caza que he conocido en mi vida, Sportsman´s Warehouse, a la salida de Anchorage y en dirección a la carretera de Cooper Landing, donde todos compramos a unos precios increíbles materiales que en España cuestan el doble e incluso tres veces más, partimos hacía nuestro destino.
Llegaron los días de pesca y los componentes de la expedición leonesa “flipamos” en aquellos ríos. Además de maravilla natural, la pesca fue sensacional y los salmones nos dieron la bienvenida desde el primer momento. Cuando no eran salmones plateados del pacífico (silver), eran Coho, Chum, Pink, salvelinos, truchas comunes y steelhead.
Pescamos en varios ríos: Quark Creek, Russian, Ninilchik, Deep Creek y Kenai.

La expedición estaba compuesta por los hermanos Salazar, Raúl Ibo y José Antonio, José Mª Alonso, Juan, Manolo, Juanjo, Chingli, Miguel Ángel Fontano, Alfonso Casado, José Luis Méndez, José L. Caño y quien esto escribe.

No puedo decir que todos pero yo, ESTUVE PESCANDO CON PAPÁ NOEL y entre osos.
Cuando aún sobrevolábamos Groenlandia, en el avión de la línea Cóndor, pensé que los niños tienen toda su razón inocente para creer en él. Me refiero a Papá Noel ese hombre grueso, con sonrisa feliz, nariz redonda, cara colorada por el frío, enormes barbas blancas como la nieve, y su traje rojo con calzas negras y un ancho cinturón.
Puede que el viaje realizado me confunda. Ha sido un viaje de muchas horas donde sólo vimos luz, ni una sombra. Puede que después de tantas horas de vuelo, haya soñado cosas raras de mi infancia cuando los Reyes Magos, lo eran, y la ilusión inundaba de adrenalina mi casa, pero yo juraría que he estado pescando con Papá Noel. Quizás es que entre cabezadas de sueño, a horas, me he convertido en el niño que nunca quise dejar de ser.
Quizás la confusión de mi mente adormecida de viaje con muchos problemas, me confunda pero, sinceramente, me he creído en mis adentros que, he estado pescando en Alaska con Papá Noel.

Y EN ENERO/FEBRERO DE 2019 VOLVIMOS A COYHAIQUE Y LA TAPERA

Las cabañas de Don Edilio, a seis kilómetros del centro urbano de COYHAIQUE, dirección Balmaceda, se convirtieron en nuestro hogar durante diez días. Lo cierto es que estuvimos de lujo, de diez en trato, amabilidad, profesionalidad y sobre todo, gastronomía. Vamos a soñar todos con los zumos naturales que nos preparaban. De las comidas simplemente apuntar que fueron generosas y exquisitas. El último día de estancia, Edilio nos preparó un asado de “once” porque el diez se queda corto.

La expedición leonesa a tierras chilenas estuvo compuesta por: José Luis Méndez, Benito Lozano, Marcos, Lozano, Rodrigo Prado “Lachis”, José Gutiérrez “Guti”, Víctor Molleda, Goyo Hernando, Francisco J. Frutos y yo, que todavía no damos crédito a lo vivido durante 15 días.
Todo parece un sueño, una alucinación y algo unido a un “halo de color, luz, sinfonías de vida y disfrute en plena Región de los lagos y ríos”.
Pescamos muy bien en los ríos conocidos de los que repetíamos:
Además de los 9 días de pesca por los ríos alrededor de la zona de Coyhaique, pasamos tres jornadas de pesca en La Tapera.
Ir hasta La Tapera para pasar tres jornadas de pesca ha sido un gran acierto. Conocer los impresionantes lagos Carlota y Solis, también. La gran pena fue que pillamos mal tiempo con frío y fuertes vientos que salvo con posturas favorables a él, fueron un auténtico suplicio en el lance. Eso sí, las truchas de los dos Lagos son impresionantes en dimensiones y peso, llegando la mayoría a sobrepasar los dos kilos. La belleza de ambas masa de agua, dibujaron un cuadro maravilloso y casi sobrenatural en nuestras mentes.
El río Cisnes alto, medio y bajo, por debajo del Río Cáceres ha sido la más grata sensación de los nueve, pese a las diferencias de capturas para cada miembro de la expedición.
Todos pescamos muy bien con ejemplares impresionantemente bellos. Quizás el mejor ha sido Goyo Hernando con más de 120 ejemplares, contados por el guía, en una sola jornada, donde otros, anteriormente, solo pasamos de poco más de 50 y los menos afortunados no llegaron a la veintena. Personalmente, ha sido el mejor río que he pescado.

Lugar aparte merece la estancia, cada año más adecuada, aunque falta de recursos hosteleros. Las deficiencias se subsanan con la bondad de Wirma y Aníbal que nos deleitaron con un espléndido asado de cordero riquísimo regado con los más exquisitos caldos chilenos con uva Cabernet o Shirat.

DATOS DE INTERÉS

Estancia en Coyhaique. Aysén (Chile)
Guías:

PATRICIO CATALÁN FLORES. Teléfono +569 90881818
MAURICIO POBLETE VELASQUES +569 98795632

Puedes contactar directamente con ellos y te ofrecerán un presupuesto para tus necesidades.
No dudes en enviar un mensaje de WhasAapp y pedir información.

Los materiales de pesca para confeccionar moscas secas, mosquitos, ninfas, estreamers y chernobil, de RICARDO BERGAZ y su firma RIBERFLY, una firma pucelana que se ha abierto un mercado importante en toda España y extranjero.
Contacto:

www.riberfly.com

NOTA:
Si han leído todo el artículo, GRACIAS por aguantar y como regalo, les dejo éste video y las fotos que se adjuntan al mismo.

Galeria de imagenes

Opción de comentar, desactivada.