Ir a la barra de herramientas
28 septiembre, 2020

Coto de SARDONEDO, río Órbigo (León)…

Trucha en abundancia de la mejor estirpe del Órbigo

 

Las plantaciones de lúpulo, afortunadamente, aún forman parte del paisaje y el cangrejo señal abunda en sus aguas

 

Entre Armellada y Turcia se encuentra la zona más visitada por los pescadores

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Sardonedo fue un coto  orgullo de los ribereños del Órbigo, al igual que Santa Marina, pasando, con el descuido de los años, a ser uno más de los que “casi perdemos” en León por culpa del lucio y la dejadez de todos. Menos mal que el cambio de “política” en Castilla y León en favor de los ríos con la promulgación de una ley de pesca muy “contestada” por diversos sectores de aficionados, a la vez que una mayor concienciación de que los peces están mejor en el agua que en “la sartén” están haciendo posible que los ríos leoneses sean admirados por miles y miles de pescadores de toda España y Europa, especialmente.

 

Si el Coto de Santa Marina llegó a ser el mejor coto de Europa y, actualmente siendo EDS es de lo más solicitado, Sardonedo no le anda a la zaga.

Cucharillas Edu
Deportes La Picada
HOTEL EL PASO HONROSO
Urruzuno

El río Órbigo, que nace de la unión del Omaña y el Luna, tiene una trucha que es totalmente distinta a la de los demás ríos de nuestra geografía provincial. Son muchos los factores que influyen para que la “pintona” se desarrolle de la forma que lo hace y llegue a alcanzar tan buenas medidas. Algunos dicen que es más “fea” y sobre todo menos fina que la del Esla y ya no digamos de los propios Luna y Omaña. Es cierto, pero hoy por hoy, al pescador casi el interesa más el conseguir buenos trofeos, que sacar truchas finas y de escasas dimensiones.

 

El paisaje de este coto es como la mayoría de los tramos acotados de los ríos de ribera o zonas medias. Es abundante la vegetación con grandes chopos creciendo en sus orillas. Los terrenos que lo circundan están divididos en parcelas y las tierras bien labradas. Las plantaciones de lúpulo hacen, de una y otra orilla del Órbigo, un paisaje común que se repite en varios kilómetros desde el Puente de Santa Marina hasta la presa de Alcoba.

 

El río es ancho en muchos tramos y en otros se divide en varios brazos. Son muchas las islas que se forman en los seis kilómetros de coto. Existen grandes tablonas con aguas semi paradas y aguas profundas. Hay caídas hermosas y rápidas corrientes, donde las truchas y la maleza del curso se dejan ver. Abundan los pozos profundos llenos de raizones para defensa de las “pintonas”.

 

La pesca se hace bastante cómoda en la mayor parte de su extensión y en algunos tramos se encuentran las entradas muy cerradas protegiendo al río, por lo que Sardonedo es recomendado para todo el mundo, principiantes y veteranos, aunque el inicio de coto o la parte más alta es un poco complicadas. El río tiene mil recodos y en las curvas come terreno y se ensancha camino del puente de Santa Marina.

        

Para pescar en Sardonedo la mejor vía de acceso, desde la capital, es por la carretera de León a Villadangos y después la que sale a Santa Marina del Rey por Alcoba. La distancia aproximada desde León, es de unos 33 kms. Existe carretera a uno y otro lado del río. Por Sardonedo pueblo, la carretera de Alcoba y por la otra orilla, la carretera de La Bañeza a La Magdalena.

        

El límite superior del acotado es la presa de Alcoba -antes era hasta la desembocadura del canal de cemento-, siendo el límite inferior el Puente de Santa Marina del Rey.

        

Aunque todo el tramo acotado, incluyendo la parte nueva desde la desembocadura del canal de cemento de Alcoba hasta la presa, es bueno y muy apto para la pesca, hay que recomendar las buenas tablas, corrientes y caídas que existen entre Armellada y Turcia, estando presente en la otra orilla el pueblo que da nombre al coto, Sardonedo.

        

El caminar por el coto se hace cómodo pese a las dificultades de charcas y malezas de las orillas donde podremos encontrarnos con los cangrejos más parecidos a los autóctonos: el cangrejo Señal que puebla sus aguas en abundancia. No es difícil ver algunos ejemplares por las orillas.

Los senderos están bien marcados, así como las entradas al río. Son varios los puentes o pasarelas de madera construidos para acceder a la otra orilla y pescar.

Un coto recomendado y con muy bueno ejemplares de esa trucha del Órbigo que hace felices a los mosqueros más exigentes.

 

Pescar a ninfa o perdigón es sinónimo de efectividad pero, la mosca seca es una delicia para todo el Órbigo y este tramo acotado tiene condiciones para que se utilice de principio a fin. Sardonedo, también, es un coto que ofrece grandes oportunidades para pescar a mosquito ahogado o pesca a la leonesa.

 

 

De entre los pescadores ribereños del Órbigo quiero destacar a Tomás Granizo, de Benavides, gran conocedor de éste tramo acotado quien, hace años, me demostró cómo se pesca en éste río y que moscas utilizar para conseguir éxito en la pesca. Su demostración a con la mosca de la piedra, jamás la olvidaré, así como su mosquito leonés conocido “La Infalible” y que en Pescarmona les presentamos éste mismo año. Tampoco puedo dejar de citar a José Matilla Vega, “Josamel” conocedor como pocos de éste río y éste coto.

 

 

SARDONEDO es una de las exquisiteces que tiene León y de manera especial el río Órbigo delicia de los “mosqueros” más exigentes.

        

Galeria de imagenes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *