Son miles los que lo intentan y muy pocos los que lo consiguen

Es un deporte en el que hay que pagar por TODO y a nivel personal

La Federación Española de Pesca y Casting “devuelve lo mínimo” a sus federados, por no decir nada

Los materiales de pesca: cañas, carretes, líneas, vadeadores…”cuestan un ojo de la cara” y parte del “otro” las competiciones y desplazamientos, más; entrenamientos, viajes…

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Desde el cierre de la temporada truchera en los ríos y la apertura de la temporada de lago, junto con Benito y su hijo Marcos, me he dedicado unas jornadas a visitar tres lagos de pesca: Arenero de Tineo (Asturias); Jabares, en Campo de Villavidel (León) y el lago del complejo Recrea, en Renedo (Palencia). Con mis amigos he podido comprobar que la pesca en lago está en auge desde hace unos años, encontrándome a muchos aficionados practicando.
Estos lagos, principalmente, junto con los de la provincia de Burgos en El Llanillo y Melgar de Fernamental, son los más solicitados por los pescadores de competición y los organizadores de eventos de pesca o competiciones, oficiales y no.
Se trata de un negocio en alza. Quién lo diría cuando hace unos años, no más de diez, ir a pescar a un lago era para “los pescaderos” que querían divertirse a la vez que llevar unas truchas para casa.
Tuvo que ser la competición la que “pusiera los puntos sobre las íes” a una pesca denostada y, ahora, los lagos se llenan de pescadores para practicar y, los menos, para llevarse pescado.

Deportes La Picada
Click
Cucharillas Edu
pescaocio
Restaurante Samuel
Perdices Molleda
Urruzuno

Pescar en lago era una pesca sencilla, se decía. Ahora, todo lo contrario. Pese a que se trata de truchas arco iris de piscifactoría, la pesca es cada día más complicada, como en el río salvando distancias. Las truchas, una vez que son “pinchadas” varias veces, es más complicado engañarlas, para ello hay que emplear técnicas nuevas y más sofisticadas.

Pero, ¿a qué viene todo esto?

Sencillamente, vien a que practicando el lance a mosquito ahogado, con tres moscas y boya, mientras la gran mayoría lo hacía a látigo y con carros de seis u ocho cañas montadas, pude comprobar dos cosas: se pesca de cualquier manera o arte dependiendo “del indio” que maneja el arco, aunque “la flecha”, también importa y mucho.
He tenido la ocasión de ver pescar estos días a muchos “campeones”, palabra que utilizo mucho en mi argot sin ánimo de denostar, aunque soy conocedor de que alguno se “mosquea” por el término empleado, nunca es en plan despectivo.

Gracias a estos días de pesca en lago he vuelto a ver a muchos amigos de la caña y calle, a los que hacía años que no veía o coincidía. Entre los que mayor ilusión me ha hecho volver a ver se encuentran: Luis “el huevero”, César Lausín “el curina”, José María “Chema” que me acompañó en la aventura de Alaska, Armando “el hombre del fútbol” y otros más.
He visto a pescadores de la élite de Asturias, Andalucía, Castilla y León, Galicia y hasta del País Vasco que utilizan éstos lagos para entrenar una vez finalizada la temporada de río porque hay que estar listo para las competiciones nacionales e internacionales donde, también, existen mangas de lago orilla y embarcación.
Desde Pablo Castro y su “hermano”, David García Ferreras, hasta David Arcay, Isaí Ferreras, Mario Hidalgo, Santos Becerro, Tejedor, González Berjaga, Antolín, Cabero, Álvaro…y muchos más.
Precisamente viendo a los “campeones” entrenar en lago desplazándose desde puntos lejanos de la geografía española, sentí la necesidad de preguntarme:

¿Cuánto cuesta ser campeón en la pesca?

Les aseguro que “un ojo de la cara y parte del otro”. Me explico.
No pretendo poner cifras en euros que para eso ustedes son inteligentes y sabrán, al menos los pescadores, lo que cuestan los equipos de pesca pero, por si acaso enumero.
Cada uno de los pescadores de competición tiene en su haber, por lo menos, de diez a doce cañas y no unas cañas cualquiera, sino las mejores del mercado con precios que personalmente ME ASUSTAN y que seguro un “mileurista o un jubilado” no pueden comprar con el sueldo de un mes, sino quiere pasar hambre. Eso en cañas.
Vayan sumando un carrete, por lo menos, para cada una de ellas. Ojo, carretes últimos del mercado. Líneas para río y lago. Ojo, líneas flotantes, hundidas y semi-hundidas. Bajos de líneas, por lo menos una para cada cola de rata. Hilos del número 9-10-11-12-14-16 y 18, por lo menos, y de la mejor calidad que no son baratos precisamente. Moscas, mosquitos, ninfas, estreamers y otros artilugios.

¿Van tomando nota? Tranquilos que aún falta y mucho.

Ahora toca turno de vadeadores, botas, petos, chalecos, cajas para moscas y demás como, pantalones, camisas, camisetas de invierno (térmicas) y de verano, gorras, bragas, guantes de pesca…Esto se ha sofisticado demasiado.
Después, hay anotar permisos y licencias de pesca que, precisamente, es lo más barato aunque, en éste capítulo hay que anotar, Y MUCHO, los MÓDULOS COMPETITIVOS, que son otra historia.

Participar en competición oficial te hace pagar desde que “lo piensas”. Al inscribirte, debes dejar “en caja” federativa y del club el importe de las competiciones sociales, provinciales, autonómicas y nacionales, olvidándonos de las internacionales porque son pocos los que acuden y llevan el módulo pagado, directamente, por la fepyc, pero con dinero que los propios participantes en competiciones han adelantado con las inscripciones iniciales. LA HOSTIA.
También, hay que sumar las inscripciones en competiciones NO OFICIALES que cuestan lo suyo dependiendo de cómo sean y dónde.
A todo, todo, hay que añadir vehículo de transporte, gasolina y otros gastos que “haberlos, haylos” y más cuando se sale de casa a pescar con “los amigos”, que lo entrecomillo porque, esa es otra.

Amigos, amigos, pocos porque cuando se va a competir, la mayoría quiere ganar y “los amigos se convierten en contrincantes”.
¡Y yo que conocía la pesca como algo amigable, de compartir y diálogo…!
Ahora, todos aquellos saludos se han ido perdiendo mayormente. Todavía, afortunadamente, quedan señores del río y el lago pero, cada vez menos.

El caso es que si suman ustedes lo que CUESTA SER CAMPEÓN EN PESCA, sale “un ojo de la cara y parte del otro”, como apuntaba al principio y sólo llegan cinco o seis a los campeonatos mundiales y europeos que son los que dan “gloria o te hunden”.

LA PESCA es uno de los deportes más caro para practicar competitivamente, donde todo debe salir del bolsillo del pescador, salvo cuando llegas a ser algo a golpe de títulos nacionales e internacionales y las casas comerciales comienzan con sus compromisos de patrocinio porque, la fepyc no paga un duro, que se decía antes.
Existen becas o premios para los mejores, aquellos que logran títulos pero, el resto se debe buscar “la vida”.

En el deporte rey, el fútbol, en el baloncesto o balonmano, el practicante o deportista paga “lo mínimo”.
Cuando es en aficionados: unas botas y sus desplazamientos para ir a entrenar. El resto, corre por cuenta del club al que pertenezca. En profesionales, todo lo contrario, TE PAGAN y de lo lindo en el caso de los “campeones” o ¿ven a Mesi, Ronaldo, Gasol y cía pagando fichas federativas, viajes, balones…?

En LA PESCA, te pagas desde la pertenencia al club, con cuota anual, hasta la licencia federativa y seguro de accidentes. Incluso, si consigues alcanzar “la gloria provincial, autonómica o nacional” para recoger los trofeos debes pagar el desplazamiento a la gala y la comida o cena. LA REHOSTIA.
Saben que les digo, que LA PESCA se ha convertido en UN DEPORTE PARA MILLONARIOS y UNA AFICIÓN PARA EL RESTO porque, los que son aficionados van al río o al lago, con su “cañita” de siempre, su carrete más sencillo, sus hilos de los chinos y las moscas confeccionadas por uno mismo o por los amigos, comparte bocadillo o tortilla con sus amigos de cuadrilla y no se estresan pescando porque van a su “bola”, no a pescar más que nadie.

Y con todo éste “rollo” ¿qué, Eduardo?

Nada, de nada porque estamos en la sociedad del consumismo y lo queremos todo, más si lo tiene “el vecino”. Así nos va.

Allá cada cual pero, SER UN CAMPEÓN DE PESCA cuesta “un güevo”, aunque nadie está obligado.

Sumen, sumen que les saldrán cifras con cuatro o cinco ceros…

Galeria de imagenes

Un comentario

  1. Jose Antonio Marcos Gomez

    4 noviembre, 2019 en 2:46 pm

    Cuanta verdad hay en lo que dices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *