Ir a la barra de herramientas
29 septiembre, 2020

Descubiertos tres antiguos manuscritos de pesca…

Se trata de  tres pequeños
cuadernillos en cuyas páginas de papel
tela,
nuestros abuelos pescadores anotaron sus conocimientos y las recetas
de sus moscas de pesca
De ser, como parecen, auténticos, dos de ellos completarían los
conocimientos que poseemos sobre las moscas tradicionales leonesas, rellenando
el espacio temporal que transcurre entre los manuscritos conocidos y la
actualidad
El tercero es especialmente singular, pues reforzaría el
conocimiento de alguno de los que ya conocemos
El descubridor, José Luis García González, autor del libro PLUMA, SEDA Y ACERO. Las Moscas del
Manuscrito de Astorga
, ha
recibido el apoyo de la Junta de Castilla y León para intentar conseguirlos
A fecha de hoy, dos meses después del último contacto
telefónico, tanto la Junta de Castilla y León, como José Luis, se encuentran a
la espera de la confirmación de una cita por parte del actual propietario de
los documentos, para que técnicos y expertos en documentos de la época,
realicen un primer dictamen y valoración
Estos mismos documentos estuvieron a punto de ser adquiridos
hace años por el Ayuntamiento de Astorga, yéndose todo al traste en el último
momento al dar marcha atrás en la compraventa su propietario
————————————— 
Texto y fotos: E.G.C y J.L.G.G
————————————— 
El próximo día 11 de julio se cumplen 50 años de la entrega a
Franco de los dos únicos antiguos tratados de pesca españoles conocidos hasta
ahora. En ellos se encuentra la base de nuestro patrimonio histórico y la
prueba de la trascendental aportación que nuestro país ha hecho al mundo en la
pesca con moscas artificiales. Se trata del 
Manuscrito de Astorga, fechado en el año 1624 y del de Luis Peña del año
1825.
A lo largo de este tiempo, y desde diferentes frentes, se ha
intentado recuperar estas piezas clave de la historia de la pesca, hasta el
momento sin éxito.
Entre quienes llevan parte de su vida dedicada a este empeño,
tengo el placer de poder incluir al leonés,
JOSÉ LUIS GARCÍA GONZÁLEZ, autor del libro PLUMA, SEDA Y ACERO. Las Moscas del Manuscrito de Astorga. Él ha sido el que ha dado con estos tres
nuevos hallazgos y apunta que “no imagino
mayor satisfacción que una vez descifrado el contenido de estos
Manuscritos,  todo el mundo pueda contemplarlos
y qué mejor vitrina para exponerlos, que las tierras que los vieron nacer”.

En sus investigaciones acerca de los orígenes y de la historia
de la pesca, José Luis ha localizado tres 
documentos inéditos de pesca, con una considerable solera, que llevan ya
desde hace algún tiempo a la venta.
Aunque cualquier documento antiguo carece totalmente de valor
sin un estudio serio, que corrobore su autenticidad, que profundice en su
contenido, valorando su aportación al conocimiento de la historia y que finalmente
avale su importancia.
José Luis García,  lleva
años tras la pista de estos documentos que, finalmente, consigue tener en sus
manos durante, aproximadamente, una hora. Gracias a ello puede decir, que se
trata de  tres pequeños cuadernillos en
cuyas páginas de papel tela, nuestros
abuelos pescadores anotaron sus conocimientos y las recetas de sus moscas de
pesca.
No olvidemos que con similar presentación el Manuscrito de
Astorga es, ni más ni menos, que el primer tratado exclusivo de montaje de moscas
artificiales de la historia, dejando constancia en sus párrafos del
evolucionado estado de la pesca con mosca en la provincia de León, marcando
además profundas diferencias con otros países europeos que hasta ahora se
habían atribuido, en exclusividad, la paternidad de la modalidad de pesca con
más seguidores en el mundo, la pesca con mosca.
Sin embargo, en los últimos años se empieza a reconocer a León
como uno de los lugares del mundo donde la pesca a mosca tuvo su cuna, o al
menos encontró su perfección.
RECUPERAR LOS DOCUMENTOS
Recuperar nuestro patrimonio es el primer paso para poder
enorgullecernos de nuestros orígenes y tal vez ahora, que León históricamente
está  teniendo una repercusión en muchos
aspectos de la historia de pesca a nivel mundial, sea el momento de que nuestra
extensa tradición de pesca ocupe el lugar que realmente merece.
En el caso de estos documentos, bien pudieran ser la primera
piedra para construir un verdadero archivo de la historia de la pesca en el
mundo, al mismo tiempo que actuarán como “faro” al que cualquier persona que
posea o tenga noticia de algún otro, que sin duda también existen, pueda
dirigirse para informar y evitar su perdida.
Retomando el titulo de este artículo, los antiguos manuscritos
de pesca que seguramente en cada ribera de nuestros ríos haya parido el ingenio
cazurro y que, aunque alguno piense
lo contrario, son un legado leonés para el mundo entero, no sólo para unos
pocos. Tal vez nuestro destino sea no llegar a poseerlos nunca materialmente,
pues aunque en varias ocasiones se haya rozado el éxito, siempre se han acabado
perdiendo.
Una vez que este escritor y estudioso de los manuscritos de
pesca localiza estos tres manuscritos y tras un primer, y hasta el momento
único, contacto con ellos, y con su propietario, que dejó patente su interés en
venderlos, mostrando interés de que preferiblemente su comprador fuese leonés o
una Institución vinculada con León, José Luis toma la decisión de dirigirse a
las diferentes Instituciones que podían ayudar a su recuperación, estimando que
la única forma de evitar nuevos extravíos, es que sea una Institución quien
adquiera los mismos, pues es el modo de que vuelvan a las manos de sus
verdaderos destinatarios, los pescadores.
Al mismo tiempo, José Luis García, se ofrecía para colaborar en
todo el proceso y aportar sus conocimientos en la materia, en la medida que
fuese necesario.
De ser, como parecen, auténticos, dos de ellos completarían los
conocimientos que poseemos sobre las moscas tradicionales leonesas, rellenando
el espacio temporal que transcurre entre los manuscritos conocidos y la
actualidad. El tercero es especialmente singular, pues reforzaría el
conocimiento de alguno de los que ya conocemos.
Advertida la Junta de Castilla y León de la importancia y singularidad
de los documentos, José Luis recibió de inmediato contestación de la Junta de
Castilla y León y más concretamente de parte del Consejero, Antonio Silván, a
quien se había dirigido por escrito, poniendo todo su interés, y los medios
necesarios, a disposición de la recuperación de estos manuscritos.
A fecha de hoy, dos meses después del último contacto
telefónico, tanto la Junta de Castilla y León, como José Luis, se encuentran a
la espera de la confirmación de una cita por parte del actual propietario de
los documentos, para que técnicos y expertos en documentos de la época, los
vean y realicen un primer dictamen y valoración.
José Luis García González, tiene la esperanza de que la historia
no vuelva, desafortunadamente, a repetirse, pues estos mismos documentos
estuvieron a punto de ser adquiridos hace años por el Ayuntamiento de Astorga,
yéndose todo al traste en el último momento al dar marcha atrás en la
compraventa su propietario.
El escritor e investigador leonés, quiere aprovechar la ocasión
para agradecer públicamente el interés mostrado por la Junta de Castilla y León
en velar por nuestro patrimonio.

Con el único deseo de que esta andadura, se vea recompensada con
la recuperación de los manuscritos, o al menos de su contenido, hasta el momento
esta  es la situación.