Ir a la barra de herramientas
10 agosto, 2020

El Piles (Gijón-Asturias) dispone de 10.000 alevines de trucha común…

En tres años, la Asociación LAS MESTAS DEL NARCEA repoblará éste río y el arroyo Peña Francia hasta completar 30.000 alevines

Y los pescadores de la zona se preguntan, ¿servirá para algo?

Fotos y texto: Eduardo Garcia Carmona

Con “bombo y boato”, es un decir,  a la altura del Molín de la Coría, en Gijón, parte de la corporación municipal gijonesa con la alcaldesa al frente, junto al concejal de Medio Ambiente, han posado para “la historia reciente” de un río devastado por la polución, contaminación y dejadez a lo largo de muchos años: el río Piles, en un acto que casi al medio día ha congregado a curiosos y pescadores, además de los responsables de que la repoblación se haya podido realizar y que no son otros que la Asociación Las Mestas del Narcea que, tras un acuerdo firmado con la administración gijonesa, ha soltado 10.000 de los 30.000 ejemplares de alevines de trucha común, nacidos en la ictiológica de Quintana (Pravia) que mima y cuida dicha sociedad de pescadores.

Se trata de regenerar de la forma más natural posible dos cuencas, Piles y arroyo Francia, donde se están realizando acciones para consolidar el ecosistema natural de las dos riberas y aumentar la diversidad biológica del entorno más próximo.

Ahora, los propios aficionados a la pesca se preguntan, ¿tienen ambos ríos la calidad de aguas suficiente para conseguir que los 30.000 alevines lleguen a adultos?

El tiempo lo dirá aunque muchos de los pescadores que se preguntan esto conocen la contaminación del río Piles, en especial, y los problemas de depuración de aguas que padece desde hace muchos años y que hace posible un olor hediondo en la zona de la playa de San Lorenzo por donde desemboca, si estos será posible mientras no se consiga una directiva que evite los graves problemas que ha padecido y padece Gijón con las aguas residuales y vertidos humanos.

Ojalá se llegue a buen puerto y el Piles se convierta en “el coto de Gijón” como en León está siendo el coto Ciudad de León, aunque tenga que ser sistemáticamente repoblado y esperemos que con mejor calidad de aguas.

Los más jóvenes y sus abuelos necesitan zonas de pesca como deseamos lleguen a ser éstas, siempre en captura y suelta como ejemplo y concienciación con la naturaleza.