Ir a la barra de herramientas
28 septiembre, 2020

El “sangre de toro de Remigio”, una MOSCA LEONESA para pescar todo el año…

Remigio Robles Castro fue un ferroviario asturiano que se hizo leonés de adopción

 

Pescador y montador de moscas leonesas como pocos que he conocido y del que aprendí mis “primeros pasos” en el montaje

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

REMIGIO ROBLES CASTRO no es un personaje cualquiera de la historia de la pesca en León y, por ello, le rindo homenaje póstumo como amigo que fui suyo hasta los últimos días de su vida, amistad que compartía con su esposa e hijos.
Remigio era un asturiano de la zona de Aller que, gracias a su profesión de ferroviario, llegó a tierras leonesas donde se instaló y formó su vida familiar. Vivía en la calle Daoiz y Velarde, en el barrio de El Ejido, en la capital leonesa y disponía de un terreno y un una casa de pueblo a orillas del río Porma, en Santa Olaja del Condado.
Gracias a Remigio, a quien entrevisté en las páginas de pesca de Diario de León, allá por los años 80, me pude iniciar en el arte del montaje de moscas leonesas.

Aún recuerdo su mesa de trabajo en un pequeño cuarto en su casa, un tercer piso donde, además de los materiales de montaje de moscas: anzuelos, hilos, plumas…nunca faltaba un aparato de radio sintonizando La Voz de León, donde quien esto escribe trabajaba. Gracias a la radio y a su esposa le conocí por primera vez porque, ya por entonces (años 80), tenía en antena, también, un programa dedicado a la pesca donde sorteaba carretes de la marca Mitchel, gracias a la colaboración de Bernardo, su representante en León.

Le recuerdo con sus gafas en la punta de la nariz, medio caladas para “remirar” por encima de ellas, sobresaliendo su bigote. Allí estaban sus mazos de plumas, el plato con ellas colocadas e igualadas para poner en las moscas, anzuelos ya empatados con hilo, brincas y el cenicero con algunos cigarrillos.
Remigio era un enamorado de la pesca, buen pescador pero mejor montador de moscas.

El SANGRE DE TORO de Remigio Robles Castro, no es una mosca cualquiera, es la mejor mosca que he conocido en mis comienzos como pescador de truchas gracias a sus sabios consejos. Siempre me decía: “esta mosca pesca todo el año y en cualquier posición de la cuerda”.
Aún resuenan sus palabras en mi mente porque, al principio le decía que era una mosca para pescar de rastro o al menos, así la utilizaba yo. Con los días fui cambiando de opinión porque, ésta mosca como bien me decía Remigio, pesca todo el año y en cualquier posición, como pude comprobar en mis jornadas de pesca.
Después de muchos años, más de 40, no he vuelto a saber de la familia y sólo me queda en el recuerdo, también, que uno de sus hijos era policía local y seguro que ya estará jubilado.

Valga éste recuerdo, Remigio, como homenaje y reconocimiento a tu labor por la pesca y el montaje de leonesas y descansa en paz, allá donde estés. La fotografía figura en la página 99 del libro de Jesús Pariente “50 años de historia a la orilla del río”

Urruzuno
HOTEL EL PASO HONROSO
Cucharillas Edu
Deportes La Picada

MATERIALES

Hilo Gutterman torzal del nº 46.

Anzuelo Riberfly del nº 14

Brinca: granate o roja, dependiendo si es para invierno o verano.

Pluma de Gallo de León pardo aconchado más oscura para comienzo de temporada, y aclarando el color del plumaje hasta llegar al flor de escoba para el verano.

Cercos o cola, de la misma pluma de gallo pardo aconchado.

EL SANGRE DE TORO de Remigio Robles Castro
MONTAJE PASO A PASO

Paso 1.- Después de tener el anzuelo del número 14, en el mandril, se le dan unas vueltas con hilo torzal del nº 46 de Gutterman.

Paso 2.– Se coloca la cola o cercos, con la misma pluma de gallo de León, pardo aconchado, oscuro o más claro y encendido casi flor de escoba, según se pretenda utilizar al principio, época media o final de temporada. Incluso en verano con pardo flor de escoba pesca de maravilla como saltona.

Paso 3.- Antes de finalizar el cuerpo con el hilo de torzal, en la última vuelta se pone la brinca, con hilo color vino burdeos o roja si es para el verano.

Paso 4.- Tras dar la última vuelta al cuerpo y llegar a la cabeza del anzuelo, se tira de la brinca, sacando casi la totalidad. Se anilla el cuerpo con seis o siete vueltas de la brinca y se anuda en la cabeza para que no se escurra.

Paso 5.- Se coloca la pluma que, con anterioridad fuimos colocando encima de un plato de porcelana, mojado en saliva e igualándola con una navaja antes de cogerla con los dedos y situarla sobre el cuerpo del anzuelo.

Paso 6.- Se ata la pluma con el sobrante del hilo de la brinca y, tras las tres o cuatro primeras vueltas anudamos en la cabeza para distribuirla con la uña alrededor del cuerpo. Volvemos a dar o tras 5 o 6 vueltas más a la cabeza, hasta que finalmente se anuda, ajustando los nudos a la parte más próxima a la pluma.
Si se desea, se pasa la totalidad de la pluma hacia adelante y se realizan un par de nudos posteriores a la pluma para que quede menos tumbada hacia el cuerpo y forme un ángulo de 45º.
El mosquito está listo.

CARATERÍSTICAS

Aunque todos sabemos que es una mosca leonesa muy singular que da muy buenos resultados utilizándola como rastro en la cuerda de pesca, lo cierto es que está demostrado que en otras posiciones, también, pesca y personalmente lo he podido comprobar durante muchos años.

El Sangre de toro funciona muy bien como ahogado y semi ahogado, en los meses de Abril y Mayo. A partir de Junio y hasta Agosto, lo he utilizado aclarando su cuerpo con brinca color rojo y la pluma pardo aconchado flor de escoba, más o menos encendido y me ha pescado como semi bailarina y de bailarín o saltona.

Personalmente, es una de mis moscas favoritas junto a la “carmonina”, los grises, butano, carne, salmón, oro viejo, la infalible de Granizo, el chicle de Chematu, sin olvidar la saltona de Cirolín.

Con éstas moscas sería suficiente para toda una temporada de pesca.

Galeria de imagenes