Ir a la barra de herramientas
25 octubre, 2020

En “La Laponia Sanabresa” dando clases de lanzado…

J. Nieto ha “regalado” su sapiencia con el sedal pesado a un grupo de valientes que acudieron “al colegio” del Lago de Los Peces

Ha sido un CURSO DE LANZADO MONOGRÁFICO DE DISTANCIA, único pero no sorprendente donde las técnicas y las correcciones son de auténtica amistad

Texto: Eduardo Garcia Carmona. Fotos: J. Nieto

Cervantes, además de un pueblo de la comarca de Sanabria de donde, según algunos, descendía Don Miguel, seguro que no lo conocen demasiados aficionados a la pesca. Don Miguel, seguro que tampoco practicó la pesca en los lagos de Sanabria, ni en sus ríos, al menos a mí no me consta y según los eruditos, bastante tenía con El Quijote.

En aquellos tiempos, Don Miguel, seguro que no tenía ni idea de que en La Laponia existía un personaje de “cuento” como su hidalgo y el fiel escudero pero, la felicidad del regordete Papá Noel, sirve para acariciar “los sueños” de aquellos que creen y sienten en cosas banales pero muy próximas que irradian felicidad.

Así ocurrió con el maestro de lanzado, J. Nieto, que como si fuese el “papá Noel” del lanzado acudió al paisaje más singular y bello que cualquiera se pueda imaginar: Puebla de Sanabria y sus alrededores.
Allí, en el Lago de Los Peces, impartió su “clase magistral de lanzado” a unos pocos valientes que, pertrechados para la ocasión siguieron un curso intensivo del lance a sedal pesado que nunca van a olvidar.

El zamorano y profesor, J. Nieto supo rodearse de “los ambiciosos perfeccionistas” del lance y la pesca para, con las enseñanzas del maestro, en la próxima campaña de pesca “lanzar como los ángeles” enviando sus moscas por encima del agua hasta que se posen delicadamente en los remansos, en las tabladas y en las corrientes de los ríos. ¡Cuánto sabe éste J. Nieto, y qué poder de atracción tiene…!

Nuestra más cordial enhorabuena a todos los participantes y un abrazo navideño para los que pisaron nieve, pasaron frío y disfrutaron de las clases del maestro.

¡Qué suerte han tenido los socios de la Escuela de Pesca de CyL!