1 abril, 2020

JOSÉ Mª TAGARRO CASADO, historia de la pesca en León…

Se nos fue en 2004 con 56 años con muchos trabajos realizados por y para su pasión: LA PESCA A MOSQUITO AHOGADO O PESCA A LA LEONESA

Su libreto MANUAL TÉCNICO PARA LA PESCA DE LA TRUCHA CON MOSCA AHOGADA es un referente internacional

Lo que pocos saben es que fue financiado por Manuel Martínez Mendoza, industrial leonés, y promovido por José Luis Fernández de Córdoba

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Durante dos años he intentado escribir un libro sobre José María Tagarro Casado y me ha resultado imposible por uno u otro motivo pero el principal ha sido la falta de interés de la edición. Hoy es complicado o difícil hacer “negocio” con los libros y ningún editor se atreve a apostar por la pesca. Otros que lo hicieron, hace unos años, fue porque vieron negocio no exponiendo capital porque instituciones o empresas ponían “la pasta”.

Tras intentar recopilar documentación sobre su persona, proyectos de pesca, anotaciones, fotografías, textos, etc. desistí pese a los contactos y amistad entre su familia y la mía.
Por eso éste artículo dedicado al autor de LA PESCA A MOSQUITO AHOGADO O PESCA A LA LEONESA, porque la mayoría de los pescadores, de ésta y otras modalidades, le deben un recuerdo cariñoso y agradecimiento por “su biblia de montaje”.

Deportes La Picada
Urruzuno
Cucharillas Edu

TAGARRO, BANCARIO Y PESCADOR

Su trabajo en banca le permitía tener las tardes libres para dedicarlas a su gran pasión: LA PESCA.
Llegó el momento de abandonar su trabajo habitual y dedicarse a emprender. José María tenía siempre en mente grandes proyecto y uno era dar salida a un local que tenía en la Avda. de Quevedo de León, en el Barrio de El Crucero, un barrio llena de sabor ferroviario y pesca.
Montó su establecimiento que, a pesar de la competencia en León con diversas armerías de renombre: Alonso, Valbuena, Conty, Eibarresa…se abrió “un gran hueco” entre los aficionados por su proximidad a la clientela y la cantidad de amigos que tenía.
Tagarro, también, se dedicó a escribir en prensa local y así sus páginas en el periódico La Crónica de León, fueron referencia junto a quien esto escribe con sus dos páginas semanales en Diario de León.
Apareció su libreto en 1982 publicado con el patrocinio de diversas firmas comerciales que figuraban en la última página y todo cambió.
José María Tagarro se convirtió, aún más, en el referente en León por su “saber de pesca” y la fama traspasó montañas, entre otras la de Pajares porque en Asturias, donde acudía a pescar habitualmente y tiene familia, “se rindió a sus pies”.
Le conocían una gran mayoría de pescadores, por no escribir todos. Sus clases “magistrales” de montaje de mosquitos ahogados llenaban su pequeño negocio en el barrio de El Crucero y, era complicado hasta entrar a comprar.
Sus consejos de pesca eran habituales, sus recomendaciones para la utilización de una u otra mosca, también. Un gran orador que se ganaba la clientela por sus consejos y porque tenía la máxima del buen vendedor: “al cliente nunca se le puede engañar”. Efectivamente, siempre lo tenía presente y así sus recomendaciones a unos y otros aunque “siempre tenía guardada gasolina de reserva” contando hasta donde le interesaba. Sólo a sus amigos más directos contaba alguna cosa más. Tenía muchos secretos guardados y muchos se los llevó para “pescar con San Pedro en el cielo” donde me imagino que estará si es que la pesca abre las puertas del cielo.
De esos secretos quería escribir pero no me ha sido posible investigar prácticamente nada pese a intentarlo. Abrir heridas es complicado y más en una familia que tuvo que cerrar otras, como muchas otras.

Lo que sí puedo adelantarles y que seguro pocos conocían, es que el mítico manager leonés de conjuntos musicales y otro eventos, JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA, tuvo mucho que ver en la publicación del mismo.
Varios camareros de la Sala de fiestas Vudú, en la carretera de Zamora, en León, lo que antiguamente era el Cine Lapar, junto con Fernández de Córdoba, presentaron a Tagarro al dueño de la Sala, MANUEL MARTÍNEZ MENDOZA (Dep), convirtiéndose en financiador del proyecto y por ello publicamos las carátulas de la primera edición que, después, tuvo varias ediciones más al colaborar otras firmas comerciales en el proyecto.

Quien lo iba a decir, ¿verdad?

Tagarro dejó de colaborar con La Crónica de León quedándome sólo en lo de la información de pesca en prensa, aunque en radio donde trabajaba desde 1966, quien esto escribe ya había realizado programas en La Voz de León sobre pesca, donde sorteábamos carretes Mitchell, gracias a su distribuidor en León. Fue entonces cuando comenzó a colaborar conmigo en las páginas del Diario de León que yo realizaba, con la recomendación semanal en forma de cuerda de pesca, sección con mucho éxito y que mantuvimos durante 9 años.
José María vendía más moscas ahogadas que nadie en León y algunas eran exclusivas como su FANTA. También guardaba secretos que algunos le descubrí en mis jornadas de pesca en el río Órbigo donde acudíamos en compañía de El Portu.
Si El Portu y yo pescábamos a ahogada, Tagarro era único y, por qué no, el mejor. Era un artista lanzando y “viendo” sin que se cebase, donde tenía que poner la boya para que la trucha entrase a sus moscas. Así sus éxitos en la Semana Internacional de la Trucha de León pescando a ahogada y enfrentándose a campeones de mosca seca como Carlos Bragado, Enrique Ramos “Kike Sabugo”, Jesús Fernández Picón, Roberto Morán “Virutas”, Luis Mª Fernández Luengo, otro bañezano paisano suyo y gran pescador y montador de moscas.
Tagarro era un crack y por eso, en La Semana Internacional de la Trucha de León que llevo 35 años presentando, cuando falleció le rendimos un homenaje entregándosele a su viuda una placa de reconocimiento y donde pedí públicamente que se realizase un apartado en La Semana dedicado a la pesca a la leonesa que llevase su nombre. No lo conseguí entonces pero, gracias a otras “voces” que se unieron a aquella petición espontánea, la Semana tiene su apartado de PESCA A LA LEONESA, aunque el trofeo no lleve el nombre de José María Tagarro Casado.

Así las cosas y tras esta pequeña historia homenaje pasmos al libreto, o la gran herencia de éste leonés de La Bañeza al que la “ausencia de la luz” de su hijo le marcó el carácter. Nunca podré olvidar el entierro de aquel chaval que perdió la vida en una discoteca, junto a la comisaría de policía de León. Nunca podré olvidar las palabras “enteras” de su hermana en una disertación que nos “acongojó a todos los presentes”. Fue un palo tremendo la ausencia de su hijo, el único varón en el que tenía depositadas todas sus esperanzas de continuidad en todo y nos dejó en 2004 para hacerle compañía a su hijo, dejándonos con sólo 56 años.
Un gran pescador y cazador que, aunque “algo fanfarrón y sabelotodo en pesca” tenía miles de seguidores y eso que no existía ni Facebook.
Hasta aquí mi recuerdo a José María Casado, la pena es que no dispongo de fotografías suyas que tenía algunas de competiciones y participaciones en La Semana de la Trucha pero se quedaron en los archivos del Diario de León.

MANUAL TÉCNICO PARA LA PESCA DE LA TRUCHA CON MOSCA AHOGADA

Es el libreto de pesca más seguido de la historia, después del MANUSCRITO DE ASTORGA, de Juan de Bergara. Así de contundente.
José María Tagarro se animó a publicarlo después de haber participado en otros libretos de pesca que salían cada temporada con croquis de cotos y normas de la temporada y que eran patrocinados por Caja León y el Banco Pastor, entre otras entidades porque hasta la Diputación llegó a publicar otro confeccionado por otro pescador y periodista, Juan Florencio Pérez “Chencho”.

Se trata de un libreto sin complicaciones de lectura porque tiene nula “literatura” y mucho de “escritura pesquil” que era lo que pretendía “Jose”.
La portada lo decía todo, con el titular y una trucha saliendo del agua y tomando una mosca. La contraportada estaba dedicada a los diferentes patrocinadores porque Tagarro “vendía la edición” por tirada. Tantos ejemplares que compraba una empresa y ella los regalaba a sus clientes y amigos. Así llegó a todas partes.
El libreto consta de 16 hojas (32 de contenidos o páginas) además de portada y contraportada que son de un papel más grueso.
Aparte del IBM, depósito legal e imprenta que figuran nada más abrirlo, nos encontramos con el sumario: Gráficos para montaje; denominación vulgar de las moscas; Posición correcta de las moscas; cambios a realizar dependiendo de la climatología; composición de cada mosca (pluma, brinca, cuerpo); notas y el último apartado dedicado a Factores meterológicos donde incluye la importancia de la luna para la pesca.
Vamos, “La Biblia de la Pesca”, en el formato más fácil, cómodo y atractivo que pueda existir. De ahí su gran éxito.

Después de la descripción de lo que es el MANUAL técnico con lenguaje de pescador, Tagarro nos presenta las dos clases de APAREJOS DE MOSCAS: principio de temporada y verano.
Pasa a describir cada una de LAS CINCUENTA MOSCAS que nos presenta con nombres que utilizan los pescadores desde el “sangre de toro”, hasta la “Pajareta o Luneta”.
En cada una de las 50 moscas, además de un dibujo, añade características de montaje de cada una con el tipo de pluma, cuerpo y brinca, además de cómo y cuándo pesca cada una de ellas. Una pasada.
La única “pega” que le he sacado al libreto, después de muchos años es que no nos haya puesto el número de la seda de montaje y la marca: Gutterman, La Paleta o Molino, aunque existe hoy muchas más. Particularmente y por comodidad, lo hice para no tener que recordar tanta numeración y lo pueden observar en alguna de las fotos presentes en el artículo.

Existe otro apartado dedicado a LAS SALTONAS donde sólo hace mención a cinco de ellas: COMÚN, AMARILLA, ACONCHADA, CASCUDA Y NEGRA.
Curiosamente, de aquellas cinco “salieron su hijos” porque, en la actualidad, cada pescador tiene otras saltonas confeccionadas de forma particular según lo que se ve en plena naturaleza e intentando imitarlas.

La parte final está dedicada a notas varias sobre fechas para pescar en los diferentes ríos o cómo pescar al sereno, en verano, cómo conservar los mosquitos, forma de realizar el lance en verano y otros consejos.

El final está dedicado exclusivamente a LOS FACTORES QUE INTERVIENEN EN LA PESCA, algo de lo que particularmente sabía que tenía varios estudios de campo realizados en muchos años y por eso pretendí “revolver sus papeles” pero resultaba muy complicado y tuve que desistir.
Para los pescadores noveles éste último apartado era verdaderamente “la biblia de la pesca”, porque la anterior era la del montaje de moscas. Aquí Tagarro nos introduce en las aguas como si de un pez se tratara.
Nos desmenuza cual es la temperatura ideal de las aguas para comenzar a pescar con garantías. Lo que ocurre con las subidas y bajadas de las aguas en el río bien por factores naturales o extra. La subidas y bajadas de la temperatura ambiente, la claridad o no de las aguas y cómo influye para pescar.
El tiempo y sus factores e influencia: días soleados, nublados, truenos y relámpagos, viento…

El apartado final es el de LA LUNA, con la importancia de las fases lunares en la pesca.
Señores, una auténtica joya de la que conservo dos ejemplares como “oro en paño” uno totalmente limpio y el otro con anotaciones de hilos y su numeración que han sido mi auténtica guía de montaje de mosca.

Gracias JOSÉ MARÍA TAGARRO CASADO por la herencia que nos dejaste con sencillez pero mucha “elegancia” de pescador y demostrando que con imperfecciones pero entregando lo que conoces sin secretos, también, se puede ser muy útil para generaciones y más generaciones de pescadores venideras al puro estilo de Juan de Bergara y su Manuscrito de Astorga.

Galeria de imagenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas