Ir a la barra de herramientas
29 septiembre, 2020

Lago Misterioso…una “meca” para la pesca de la trucha

 













Tres españoles y tres chilenos pescan desde hace 20 años en
la Patagonia chilena, Enrique, José Antonio y Alberto -chilenos- y Juan Pablo,
Juan Ramón y Carlos Villas, españoles
 


El autor:

“Si tras 20 viajes de pesca a la Patagonia chilena, y
otro a la argentina, pondero este destino de pesca… ¡es porque vale la pena!”

 


El Lago Misterioso, en Chile, uno de esos lugares de pesca a
los que merece la pena ir una vez en la vida
 


Pescar en el Misterioso merece realmente la pena por que
resulta inolvidable y adictivo. Es una mezcla de la mística del lugar, de la calidad
de la pesca y de la organización… el guía
 Los tres lagos de la zona: Misterioso, Juncos y Loguno
ofrecen un entorno muy agradable de pesca, asumiendo que en la Patagonia el viento es
algo obligatorio

 

La comida es excelente pero degustar unas ricas callampas,
hongos (boletus lúteus) en crema,
especialidad de la casa, es el máximo
 

—————————————-

Texto y fotos: Carlos Villas

—————————————- 

No, no es un error, no soy Luis
Villas… ese pescador de primera categoría especial y gran maestro del montaje
de moscas que ha escrito muchos artículos y varios libros sobre la pesca de la
trucha. Como en las películas, yo soy el hermano torpe (bueno, en lo de la pesca y comparándome con él, claro) y por eso
adquiere mayor valor lo que voy a contar. Si yo pesqué y gocé mucho en el lago
Misterioso… es que lo hace cualquiera… y los buenos ya se salen, se pasan
de pescar. Si tras 20 viajes de pesca a la Patagonia chilena, y otro a la argentina, pondero
este destino de pesca… ¡es porque vale la pena!
 

Cuando en el título digo que el lago
Misterioso es “una meca”, no quiero decir que es “la Meca”… pero
sí uno de esos lugares de pesca a los que merece la pena ir una vez en la vida,
o dos si son pequeñas. Tanto es así que yo ya he ido esas dos veces (2011 y 12)
y estoy ahorrando para volver otra vez en 2013. En la información y reportajes
que uno puede encontrar en la web, el
guía de pesca que gestiona la zona del Misterioso (que es un guía legendario)
pone un lema genial: “Porque nada es para siempre”… esto es, por si algún día
uno no puede ir allí o por si -con el tiempo- aquello cambiara, es recomendable
ir cuanto antes.

Muchas veces nos quedamos con un
lugar grabado por la magia del día que tuvimos, aquella pescata inolvidable al
sereno que fue la mejor de nuestra vida,… el paisaje con el volcán “no sé
cuantos” o el glaciar “XXX”, la picada genial en el momento apropiado y las
super-truchas… incluida aquélla que se escapó que, como siempre, era la más
grande que había visto nunca….

En esencia, lo que creo que hace que
la experiencia de pescar en el Misterioso merezca realmente la pena -y resulte
inolvidable y adictiva- es una mezcla de la mística del lugar, de la calidad de
la pesca y de la organización,… el guía, que es, en conjunto y como su
segundo nombre de pila indica, lo máximo.

Hablando de los pescadores, esta vez
fuimos un grupo de seis que pescamos juntos en la Patagonia desde hace 20
años: Enrique, José Antonio y Alberto -chilenos- y Juan Pablo, Juan Ramón y yo,
españoles. Esta vez nos falló un compañero “fijo”, Feñuca, que fue operado un
mes antes de su hombro derecho y como no es ambidiestro (o ambitorpe) como yo,
no estaba para “castear”… bebimos
mucho en su honor y le dedicamos un minuto diario de silencio y las primeras
veinte truchas.

En este viaje de 2012, nuestras
fechas de pesca fueron del 30 de marzo al 4 de abril; no son los mejores días
para el Misterioso pero nos convenían para incluir parte de la Semana Santa y perder
menos días de trabajo. Estas fechas resultan un poco tarde si se quiere
aprovechar la mejor época posible; lo ideal es ir de diciembre a febrero. Por
otro lado y para el lector, hay que pensar ahora que si nos fue como nos fue de
bien a fin de marzo y primero de abril -dos veces en dos años- de diciembre a
febrero debe ser de fábula…   

LA MÍSTICA DEL  LUGAR

La zona de pesca del lago misterioso se localiza en la
región de Aisén a donde se llega en avión en vuelos desde Santiago de Chile a
Balmaceda. En el aeropuerto espera el guía y su grupo y ya no hay que
preocuparse de más. Desde Balmaceda 
vamos  por carretera a Coyahique y
nos dirigimos al lago Misterioso pasando por el valle de la Luna (límite con Argentina),
el río Ñirehuao, el río Norte… y un fundo de acceso restringido en el que,
tras algo más de dos horas desde Balmaceda, 
llegamos al lodge “Rodeo los
Palos”.  Este lodge es el centro de operaciones para la pesca en la zona del lago
Misterioso y está literalmente a tiro de piedra del lago… desde el refugio se
tira una piedra con un brazo mediano y se llega al agua. El resto de lagos y ríos
secretos de los alrededores están a tiro de media hora en coche… distancia
ideal como para ir un día a cada uno o hacer combinaciones de mañana y tarde a
sitios distintos; además, según se den condiciones especiales, a iniciativa del
Jefe, Julio -que se las sabe todas- surgen otras muchas alternativas algo más
alejadas pero perfectamente apropiadas para darnos una jornada de pesca
inolvidable.

El acceso a los lagos con barca, imprescindible, está
restringido exclusivamente para los dueños de los terrenos, que van de ciento a
viento, y para Julio y sus clientes. La proximidad del lodge a los objetivos de pesca otorga otro plus estratégico. Como
los desplazamientos son tan cortos, se puede volver al lodge todos los días a comer… 
¡y se come super-bién!. El lodge
es pequeñito, con tres habitaciones para dos (cuatro la próxima temporada) y un
comedor-salita suficiente para la tertulia de mentirosos y partida de cartas o
dados… ¡encantador! Otro lujo puede ser, por sorpresa, que a la vuelta de la
pesca, mientras acaban de llegar todos, con el pisco-sauer de rigor, puede uno degustar unas ricas callampas,
hongos (boletus lúteus) en crema,
especialidad de la casa… y en la comida o cena, pueden aparecer por sorpresa
un civet de liebre de chuparse los
dedos, un pote de gallina de campo, o el cordero al palo… típico… pero todo
un lujo patagónico. Eso sí, nada de tele, móvil o Internet; para los psicópatas
obsesos de la electrónica a la última este no es un buen destino. Para nosotros
es un plus de calidad puesto que todo se presta a tener un agradable ambiente
de tertulia para mentirosos, compartir las aventuras del día y echar unas
partiditas de mus, dudo, póker mentiroso o lo que sea.

Los tres lagos de la zona -Misterioso, Juncos y
Loguno- ofrecen un entorno muy agradable de pesca, asumiendo que en la Patagonia el viento es
algo obligatorio. Aún sin tener vistas especialmente espectaculares, el paisaje
del terreno de pesca es muy bonito y resulta acogedor y familiar. Nosotros
pillamos el inicio del otoño y el cambio de color de las hojas de las lengas,
virando al rosa-rojo, da un toque maravilloso al paisaje.

La pesca se hace, en general, desde la barca hacia la
orilla (uno o dos pescadores en cada una), y los cebos dependen del momento y
la época.

Marzo-abril no se prestan para la seca pero siempre
hay sorpresas y alternativas, de hecho, utilizamos algún truco especial para
hacer hundir más la mosca y poder estimular con nuestros streamers a las truchas que estaban muy perezosas. La verdad es que,
con agua de 8 a
10 ºC,
las pintonas están un poco lentas… bueno, honestamente, muy lentas.

Cuando la cosa se puso muy mal… llegamos a usar con
éxito el Spin-fly y el Rappala-fly como armas secretas…
quitando los trípodes, por supuesto, y poniendo una extensión de hilo de unos 40 centímetros con
un streamer al final. Estas armas
secretas permitían explorar con más eficiencia la profundidad cuando las truchas
parecían haber desaparecido.

Al día siguiente de la jornada en la que las truchas
estuvieron más lentas y tuvimos que sacar estos recursos, amanecimos nevados y
la jornada de pesca se desarrolló nevando y con viento frío. Esto explica bien
que llevemos las pintas que llevamos en algunas de las fotos… bueno en todas.  

En cualquier caso, todo el que haya
conseguido interesarse por el lago Misterioso y desee ir, lo mejor que puede
hacer es contactar con la página web
y pedir consejo sobre las moscas más apropiadas -secas, streamers o ninfas- según la época en que uno haya planeado ir. Si
luego hay sorpresas, Julio tiene de todo. Los ríos son secretos, muy secretos,
tanto que prometí no hablar de ellos… hay que ir a verlos y seguir el consejo
de Julio, quién os hará disfrutar de una jornada de pesca muy pero que muy
exclusiva y absorbente. Si vinieran mal dadas según la época y las lluvias…
insisto, Julio ofrece muchas otras alternativas y planes B, incluidos
desplazamientos a la pesca del salmón rey, el “chinook”, o a pequeños esteros
secretos muy mosqueros. De todas formas… como lo de estar a setas o a Rólex… a esto se recurre si no se da como se
esperaba la zona del Misterioso o uno ya se ha inflado a pescar en los dos o
tres primeros días… que también es posible. 

Los lagos tienen de 3 a 5 kilómetros de largo
(mas corto y cerradito el Loguno) y tienen orillas variadas de juncos, piedras,
playas (poquitas) y bosque. La zona de juncos de la entrada del río que llena
el lago de los Juncos es de lo mejor que se puede desear, sobre todo en época
buena para la seca y al anochecer. Las capturas, todas muy majas, se dan
ligeramente más grandes en los Juncos, muy parecidas en el Misterioso y menores
en el Loguno, donde están sobre los 700 gramos, todas muy iguales y muy
combativas  y, en general,  arco iris. 

LA CALIDAD DE LA
PESCA 

Leí en tweeter un artículo apasionado -lo recomiendo- de Enrique Aguado
Pérez que se encuentra fácilmente si uno entra en google y “pone” lago
Misterioso… en él habla sobre las truchas más grandes de la Patagonia. Quizá se
pase un poco en el tamaño… aunque salen muy, muy grandes… pero rezuma
pasión, alegría y capturas… hay que verlo. En este viaje, en los lagos,
salimos todos en un promedio de algo más de cuarenta truchas por pescador,
entre 700-800 gramos
en el Loguno y el kilo y medio y los tres kilos y medio en Juncos y Misterioso.
Esta cantidad y tamaño, está muy garantizada y tiene muy pocas opciones de que
no salga como nos salió a nosotros.

 En los ríos “secretos” de la zona la calidad
es también una buena sorpresa, la pesca es muy satisfactoria pero de menos
peso. Aún y todo, es fácil capturar piezas de más de kilo en cada sesión,  tener alguna sorpresa capturando pepinos
mayores y es poco común sacar truchas por debajo de los 300-400 gramos. No es útil
que aquí pondere yo un lago o un río sobre otro, depende del día que uno tenga,
el que toque en cada turno… y lo mejor es ir a todos los sitios durante el
viaje de pesca, que creo ideal dure seis o siete días. El  año pasado, en el lago Loguno -en la misma
fecha- pesqué 21 truchas (muy bonitas y combativas) de medio kilo a tres
cuartos en una tarde…  y, en cambio, en
la media jornada que fui esta vez hice bolo total. El agua estaba muy fría y
andaban profundas y “lentas” de pique. 

EL GUIA

Julio Máximo Meier Trujillo, Julio
Meier… o sea, Julio, es una leyenda en la región, un maestro en la gestión de
recursos de pesca y un estudioso de la población de larvas e insectos de cada
zona para mejor valorar la sostenibilidad de la cantidad de truchas y su
crecimiento.

Él ha poblado y cuida lagos y ríos de
los que sabe todos sus secretos. Conoce perfectamente el tempo de pesca de cada lugar… es una garantía de éxito, no
importa el nivel técnico de los pescadores… y, si se dan malos días,…
¡siempre tiene un plan B!… incluso de caza. ¡Ah!, Julio tiene además otra
gran virtud… nos pilla al vuelo y se da cuenta de nuestras virtudes y defectos
de técnica y de nuestra “ambición” particular y se sabe adaptar muy bien, consiguiendo
que pesquemos más cómodos y más peces.

El equipo de guías -uno por cada uno
o dos pescadores- es acorde con la categoría del jefe.

Como en el viejo refrán dice para la
caza  “el perro de mil, la escopeta de
cien y el cazador cojo”… aquí, aún con pescador cojo, el éxito está -salvo
hecatombe- garantizado con un buen perro y una escopeta casi cualquiera,… el
guía iría por el perro y el equipo de pesca por la escopeta. 

COMO RESUMEN

A modo de resumen, debo decir que el
objetivo de esta pequeña “nota informativa” es introducir y dar a conocer un
destino de pesca al que ya hay varios españoles que se han hecho adictos (vimos
su fotos en el lodge y añadiremos las
nuestras) y sobre el que vendrán mas reportajes en profundidad sobre grandes
pescatas, especialmente, en la época mejor, que se presta más a describir esos
momentos cumbre, con la mejor época para la seca, la superpicada del mes
(¡uyyy, se fue! …), la pesca a la vista… y todo eso que deseamos leer para
pescar soñando cuando no podemos pescando… y sentiría que los lectores no
pudieran ir a pescar al Misterioso al menos una vez en su vida.

Mientras, les dejo ofreciéndoles un
motivo más para soñar con una verdadera “meca” de la pesca de la trucha, el
lago Misterioso y su entorno.

Ánimo, suerte… pero no intenten ir
del 28 de marzo al cuatro de abril de 2013… ¡ya está reservado!… luego, hagan
todo lo posible por ir… cuanto antes, porque “nada es para toda la vida”.

Para cualquier contacto allí y ver
publicaciones relacionadas: 

Julio Meier Trujillo  (Propietario y guía jefe)julio@coyhaiqueflyfishing.com

www.coyhaiqueflyfishing.com 

Para quien “se pesque encima y no
pueda aguantar más”… Google, poner “lago Misterioso” y abrir todas las opciones
que ponga Lago Misterioso, Lago Misterioso-Chile o Coyahique… o Lodge
Rodeo los Palos… y ¡a gozar!