Ir a la barra de herramientas
16 julio, 2020

Llamamiento a los pescadores en la modalidad de Pesca a la Leonesa…

Luchemos por ella porque es un valor en alza y estandarte para León

Este año en la XLVII Semana Intrnacional de la Trucha de León, vamos a ser más, que para eso es de León  

————————————————————–

Texto y fotos: Eduardo García Carmona

————————————————————– 

Soy un ferviente admirador de todo lo leonés porque, aunque no he nacido en esa tierra, desde mi más tierna infancia he vivido a caballo entre Olleros de Sabero, Asturias y León.

Sirva esta pequeña introducción para significar que he practicado la pesca a la leonesa, arte que otros llaman pesca  mosquito ahogado, o pesca a boya.

Dejé de pescar a la leonesa hace más de veinte años por aquello de los modernismos y, porque no decirlo, porque desde finales de los setenta conocí a un pescador francés en Riaño que practicaba la mosca seca y, desde entonces, quedé prendado de ella.

Tardé en reciclarme a esta modalidad pero, cuando lo hice y conseguí engañar a la primera pintona, el ego me subió al cielo. Nunca gocé más sacando una trucha que aquella primera a mosca seca en el río Esla, y con Roberto Morán Vélez, “El Virutas” como profesor.

Ahora, la pesca a mosca seca ha variado, al menos para mí. Ya no se pesca a seca, seca, como antes. Ahora la pesca a sedal pesado, que no a mosca seca como antes, se ha convertido en una lucha sin cuartel para pescar más y más y, prácticamente sólo se pesca ninfa o perdigones.
Se trata de ser el mejor y la competición ha contribuido a ello. No, no quiero decir que la competición sea mala. Ocurre que ahora la seca se ha convertido en ninfa, la ninfa en perdigón, el tándem, el muelle…vamos que se ha desvirtuado el verdadero placer de pescar engañando a la trucha que se ceba y, si para ello hay que utilizar más de una ninfa, perdigón o lo que sea, mejor que mejor. Si encima lo de sedal pesado o cola de rata nos lo pasamos por el “forro de los caprichos”, resulta que la pesca a seca de antes, se ha convertido en pesca A CEBO, con más de cinco y seis metros de línea en la caña.

Todo esto para decirles que yo, particularmente, me VUELVO A PASAR A LA PESCA A LA LEONESA, quizás tambien, porque cada vez veo menos. Los años.

¿Por qué?

Muy sencillo. La pesca a La Leonesa, es el único arte de pesca a mosca que no se ha desvirtuado, aunque algunos lo han intentado colocando una ninfa de rastro.

¿Por qué se ha denigrado a los pescadores de cebo, los tradicionales y casi perseguido, cuando ahora, los de sedal pesado pescan como lo hacían nuestros abuelos?

Otro tema que no he entendido nunca y que he defendido, incluso ante las cámaras de TVE, en un programa teniendo frente a mí al Director General de Medio Natural de la Junta de Castilla y León, entonces, Pedro Llorca, que había puesto contra las cuerdas con la normativa, de aquél entonces, a los pobres pescadores de cebo.

¿Por qué está mal vista la pesca a cucharilla si es un verdadero arte de precision y engaño?

Otro tema que tampoco entiendo, porque, quien más quien menos, incluidos los campeones, han pescado a este arte.

Incluso, la pesca a cucharilla han querido erradicarla de los ríos, y no sé por qué.

La cucharilla, de un solo anzuelo y sin muerte, es tan deportiva o más, que cualquier otro arte.

DE TAGARRO A PEPE FARIAS Y HASTA LLEGAR A JOSÉ LUIS GARCÍA

Cuando el singular José María Tagarro, bañezano él residiendo en la capital leonesa, dejó este mundo, públicamente en la Semana Internacional de la Trucha de León, en la que participaba él asiduamente, pedí un apartado para la PESCA A LA LEONESA dentro de la Semana, como recuerdo a tan ilustre defensor de este tipo de pesca, arte con el que llegar a ser subcampeón en una ocasión y finalista en varias.

¿Qué se hizo entonces?

Nada. Se le rindió un pequeño homenaje y se le dio una placa en la cena gala de la Semana, a la que entre lágrimas recogió su esposa  a su viuda. Ahí quedó todo.

No hace muchos años, mi apreciado José Rodríguez Portos, “Pepe Farias”, se marchó de visita a la casa de Tagarro, allá en el otro mundo, y volví, en La Semana, a acordarme de ellos. Allí donde estén que lo sepan, que me reivindico en el arte de la PESCA A LA LEONESA que tanto amaban, porque es un arte leonés cien por cien, y lo demuestra el MANUSCRITO DE ASTORGA.

Sobre este particular, me siento muy honrado de ser amigo de José Luis García González, autor del libro PLUMA, SEDA Y ACERO. Las Moscas del Manuscrito de Astorga, editado por Everest.

José Luis ha sabido ahondar en el viejo manuscrito y plasmar, después de años de trabajo, lo que son las moscas de Juan de Bergara relacionadas en él.

José Luis, además de conseguir un gran libro y plasmar las moscas, tal y como fueron confeccionadas en sus orígenes, ha conseguido el efecto llamada dentro de la Semana Internacional de la Trucha de 2012 en la que, por primera vez se ha realizado una clasificación de PESCA A LA LEONESA, con el mismo trofeo que el del vencedor de la semana, siendo su vencedor el presidente del Club Deportivo de Pesca a la leonesa, Carlos Campelo quien, además, quedó cuarto en la general, demostrando que a LA LEONESA, también, se puede ganar la Semana.

Esto, y el que el autor del libro, José Luis García, junto al pregonero de la Semana, el pasado año, Rafael de Garnica y otras veinte personas más optasen participar en esta modalidad, ha puesto de manifiesto que la pesca a LA LEONESA está viva, muy viva. 

LUCHEMOS POR LA PESCA A LA LEONESA
Está comprobado de que de las casi 200.000 licencias de pesca expedidas en la Comunidad de Castilla y León, no llegan a un 5% los practicantes de la pesca a cola de rata o sedal pesado. El resto se reparten entre PESCA A LA LEONESA o a boya, cucharilla y cebo.

Entonces, ¿por qué intentar apartar este arte?

No hace muchos años, los pescadores a cola de rata eran mal vistos por los pescadores de ahogada, boya o LEONESA, porque se metían en medio del río y estropeaban la pesca. Incluso, muchos  salían mal parados de algunas tablas. Ahora, ocurre el efecto contrario, los que son mal vistos en el río son los de pesca a LA LEONESA y ya no digamos los de cucharilla o cebo ¿Por qué?

Tampoco lo entiendo.

Cada uno puede practicar el arte que quiera, sin menospreciar al contrario, y practicándolo dentro de la legalidad. Ya está bien de mirar por encima del hombro. Nadie es más que nadie en el río, ni en ninguna parte. Todos tienen sus derechos y sus deberes.

Es por ello que desde PesCarmona, abogo por LA PESCA A LA LEONESA, esperando que este año en la Semana Internacional de la Trucha de León seamos más que el resto, aunque sólo hay reservadas 36 plazas, un 25% del total, y lo vamos a conseguir.

Sólo hay que quitarse el complejo de inferioridad respecto a los campeones del sedal pesado y participar. Que sean tantas las inscripciones que tenga que haber un sorteo para saber quienes pueden competir.

Quizás no todos los practicantes de la PESCA A LA LEONESA estén dispuestos a gastarse 120 €uros en la Semana Internacional, pero LA PARTICIPACION asegura, a parte de los cinco cotos sin muerte y la pesca en las fases clasificatorias y final, si se llega, que la PESCA A LA LEONESA continúa vida y competitiva y que nuestra semana, LA SEMANA INTERNACIONAL DE LA TRUCHA DE LEÓN, cada vez sea más de nuestro arte de pesca, LA PESCA A LA LEONESA.

Luchemos por esta, nuestra pesca, LA PESCA A LA LEONESA y contribuyamos a que la misma no sea arrinconada ni menospreciada por nadie.

Contribuye, pon tu granito de arena, participa si quieres, y defiende con orgullo la PESCA A LA LEONESA que nos legó Juan de Bergara en su Manuscrito de Astorga, AUNQUE SEGURO YA ERA PRACTICADA POR OTROS LEONESES MUCHO ANTES.
¡Ah!…La Pesca a la Leonesa es el mayor y mejor exponente de los gallos de pluma de León para pescar, pluma que se utiliza al cien por cien para su confección.