Clasificarse para el mundial. El equipo, el pescador reserva y cómo quitarle la plaza a un chaval

El equipo de ESPAÑA en el Mundial lo han de formar ¡CINCO! Deportistas y lo que no indique la normativa es interesado, chanchullero e ¡ILEGAL!

Pero, ¿de dónde sale entonces el sexto deportista, de dónde sale el RESERVA?

El capitán, JUAN VERT, se pasa por “el forro” los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad y la Ley del Deporte. Manda y dispone según sus “santos cojones”

Alguien así debería estar muy, pero que muy alejado de un grupo de adolescentes

Se llegó a la República Checa con una semana de antelación y muchos meses de trabajo en España pero, sin un plan de trabajo para esa semana. Todo ha sido improvisación

Con siete días de antelación, no se fueron a ver los tramos de competición, ni un día…¡Increíble pero cierto!

Texto y fotos: Eduardo García Carmona y un padre de los participantes

CON EL MAZO DANDO es más una denuncia que una crítica sobre un tema determinado.
Hace unas fechas, el padre de uno de los seis pescadores españoles que acudieron a la cita mundialista en la República Checa donde, ESPAÑA consiguió bronce por equipos y el abulense, SERGIO HEREDERO, plata individual, mientras que el extremeño, CARLOS DELGADO, hizo bronce, no ha querido dejar pasar la ocasión de denunciar públicamente en www.pescarmona.es lo ocurrido verdaderamente en el MUNDIAL JUVENTUD, donde todos sufrieron “el ordeno y mando, las voces, malas formas y los favoritismos” de un capitán de equipo a los que los deportistas “tienen pavor y no respeto”.

No es la primera vez que en Pescarmona criticamos la labor realizada por el valenciano, JUAN VERT, que por cierto se encuentra pescando por Alaska, aunque se enterará de éste artículo. Tampoco, parece ser, es la primera vez que ocurre, más bien es “lo de siempre” en competición.
Algunos capitanes de equipos o responsables federativos de algunas federaciones territoriales “las han tenido con el ínclito capitán” pero, con las APERTURAS DE EXPEDIENTES en la española, a alguno les han asustado y no han querido continuar con las quejas por el bien de sus deportistas y así continúa la aberración de lo que tenía que ser “una piña”, pasando al acojone.

Por fin, un PADRE, el progenitor de uno de los seis participantes en el MUNDIAL DE CHEQUIA, ha tenido las suficientes “narices” para contar lo que allí se sufrió, o sufrieron los pescadores españoles por culpa de su capitán y sus malas artes y formas.

En www.pescarmona.es les ofrecemos un amplio capítulo inicial, y nos guardamos “el postre” o colofón a UN DESASTRE ANUNCIADO Y AUTORIZADO POR LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE PESCA, sabedora desde hace tiempo, de todo lo que acontece con “el personaje del bigote”.

Por cierto, no ponemos nombre ni apellidos al gran perjudicado, para salvaguardar su continuidad en la selección, aunque lo va a tener complicado con tanta injusticia. Es más, saben que “quien la pía, no vuelve” o no sale en más fotos. Qué vergüenza.

LEGISLACIÓN Y NORMATIVA PARA ACUDIR A UN MUNDIAL

Para situarnos, hagamos en primer lugar una referencia a la legislación y normativa que rige la clasificación y posterior formación del equipo nacional para un campeonato del mundo.
*Circular Nº 5 Comisión Delegada y Junta Directiva 9-11-2013*
*Punto 2° del orden del día*
“Elección de los componentes de las Selecciones Nacionales en competición individual:
El Campeón de España.
Los dos primeros de la clasificación de Alto Nivel.
Dos elegidos por el Comité Nacional.
Cuando el Campeón de España sea a su vez deportista de Alto Nivel y se haya clasificado entre los 2 primeros de la clasificación de Alto Nivel no contará su plaza para la Selección Nacional como miembro de Alto Nivel y dicha plaza pasará al 3º clasificado”
Es evidente y sin margen de error que la selección nacional estará formada por cinco deportistas, ni cuatro, ni tres, ni seis, ¡CINCO!
TRES que se clasifican en el nacional: campeón de España y los dos primeros de Alto Nivel y DOS que elige el comité.
*CIRCULAR Nº.- 24/18 A TODAS LAS FEDERACIONES TERRITORIALES XXII CAMPEONATO DE ESPAÑA DE SELECCIONES AUTONÓMICAS DE SALMÓNIDOS MOSCA Y CONCENTRACIÓN NACIONAL, CATEGORÍA JUVENTUD. (GALICIA 2018)*
En dicha convocatoria se puede leer:
“Campeonato del Mundo año 2019”
El equipo Nacional para el Campeonato del Mundo 2019, siempre que España participe en él, estará formado por:
El Campeón de España, los dos primeros clasificados de Alto Nivel y los deportistas elegidos por el Comité. En el caso de que el Campeón de España pertenezca al Alto Nivel, no correrá turno.”
Aquí ya observamos las primeras irregularidades, o mejor dicho, las primeras infracciones a la norma.

En donde debería poner “DOS elegidos por el comité” se sustituye y pone “y LOS deportistas elegidos por el comité” Una sola LETRA cambia y el nepotismo ya empieza a abrirse camino.
No son “LOS” son “DOS” pero es que a continuación se específica: “En el caso de que el Campeón de España pertenezca al Alto Nivel, no correrá turno.” Esta sí es ya una infracción y una ilegalidad en toda regla pues el acuerdo anteriormente citado específica exactamente lo contrario: “Cuando el Campeón de España sea a su vez deportista de Alto Nivel y se haya clasificado entre los 2 primeros de la clasificación de Alto Nivel no contará su plaza para la Selección Nacional como miembro de Alto Nivel y dicha plaza pasará al 3º clasificado”.
Que sepan los terceros clasificados de Alto Nivel, que año tras año y, siempre que se diera este supuesto, se les ha robado en sus mismísimas narices la posibilidad de representar a España en el Campeonato del mundo.
Pero, ¿de dónde sale entonces el sexto deportista, de dónde sale el RESERVA?
Para contestar a esta pregunta tenemos que irnos a la normativa de la federación Internacional, no la española. Es aquí, en las normas de competición de la FIPS-Mouche, en donde aparece la composición de los equipos nacionales y la figura del pescador reserva.
Concretamente:
“12.3. Participants may be:
For Senior and Youth World
Championships, and Regional Championships: A team shall be comprised of five competitors.”

¡CINCO! Esta vez es la normativa internacional la que nos vuelve a recordar el número de competidores que integran cada equipo que no es otro que…¡CINCO!
Y aparece entonces la figura del reserva:
“13.4. Reserves: A team may have only one designated reserve.The team member designated as the official reserve at the final draw may be substituted for a competitor. After being substituted, the original competitor may be reinstated for a subsequent session in the same group as he was originally assigned to (I.E. Groups A-E). Competitors may not change groups.”

Está claro que la figura del reserva aparece claramente diferenciada en otro artículo y que su función es la de sustituir a un miembro competidor del equipo en caso de que así lo determine el capitán.
Las normas de competición internacionales diferencian sin ningún género de dudas lo que es el equipo de competidores y lo que es el RESERVA. Haciendo hincapié en que sustituye a un competidor, que el reserva puede pescar en cualquier grupo y que el competidor no puede cambiar de grupo.
Es más, en la hoja de inscripción oficial se hace también esa distinción entre competidores y reserva e, incluso, en las propias indicaciones de la organización publicadas en la web oficial del Campeonato en relación a la inscripción se puede leer:
*competitor*(5 in team) 600 EURO
*reserves, manager, captain* 800 EURO
De nuevo el equipo lo forman ¡CINCO! y, a mayores se puede inscribir a un reserva, con un coste superior y diferente del de los competidores.
Resumiendo. Es tan evidente, tan claro, tan diáfano, que no deja lugar a ningún tipo de duda o interpretación; el equipo representante de nuestro país en el Mundial lo han de formar ¡CINCO! deportistas. Todo lo que no pase por esta normativa es a todas luces interesado, chanchullero e ¡ILEGAL!

Perdices Molleda
Deportes La Picada
patagonia
Urruzuno
Cucharillas Edu
pescaocio
Click
Restaurante Samuel

¿QUÉ OCURRIÓ ESTE AÑO EN CHEQUIA?

Una vez puestos en situación veamos lo ocurrido con la Selección este año.
El 31 de Marzo fuimos todos convocados a una primera reunión en Renedo (Palencia), acudimos todos menos un padre al que le resultaba imposible. Una vez hechas las presentaciones entramos en faena. El capitán del equipo tomó la palabra y dijo:

– Aquí lo importante desde ya, es el equipo, el objetivo es conseguir que el equipo se suba a lo más alto. Por encima de cualquier cosa está el equipo y el equipo son los ¡SEIS!
¿Cómo SEIS? ¿Recuerdan lo recogido en las diferentes normativas? ¡Pues se ha volatilizado! Ya no son CINCO, ya no son CINCO y un RESERVA. Por arte de magia ahora son ¡SEIS!
– A ver, no entiendo, – dice uno de los allí presentes-, aquí hay tres chavales que se han clasificado en el nacional del año pasado y que tienen ganada su plaza en el equipo.
– De eso nada, el equipo son los seis y nadie tiene garantizada esa plaza de la que hablas.
– ¿Cómo no? -dice otro-, en la convocatoria del nacional pone muy claro que el campeón de España y los dos primeros de Alta, formarán parte del equipo.
– No,no, no,,no -esta vez habla Miguel Ángel, otro miembro del comité- Esa es una interpretación que haces tú.
– Bueno, no es una interpretación, es lo que pone…-se corta en seco al que estaba hablando y toma la palabra de nuevo el capitán, Juan Vert.
– Esto es así, el equipo lo elijo YO. Y si no estamos de acuerdo en remar todos en la misma dirección esto no va a ninguna parte. Los padres lo que tenéis que hacer, desde ahora mismo, es mentalizar a vuestros hijos de que lo importante es el equipo y que el equipo son los ¡SEIS! Que da igual que uno de ellos vaya de reserva y que pueda o no llegar a pescar, es parte igualmente del equipo. Hacedlo, mentalizadlos de que es así por el bien de todo el equipo.

Está claro que, oído el tono y la rotundidad con la que se expresa el capitán, la normativa y legislaciones vigentes se las va a pasar por el forro. Como también se va a pasar por el forro los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad y la Ley del Deporte, y… ¡TODO! Se lo va a pasar todo por el forro; manda y dispone según sus santos cojones. ¡Está por encima de la ley!
Y no contento con eso, pretende que nosotros como padres hagamos una suerte de terapia para que nuestros hijos asuman semejante atropello.

PENSAMIENTO IRÓNICO

Mira hijo, siéntate que vamos a hablar. ¿Recuerdas que te clasificaste el año pasado para ir al mundial? Pues no vale, hijo. Vas a viajar a Chequia y a lo mejor ni siquiera pescas. Pueden ponerte de reserva y que el puesto que te habías ganado lo ocupe otro pescador elegido a dedo, por qué no decirlo, por el capitán. Esto es así ¡Asúmelo hijo! El capitán está por encima de la ley y no queda otra que aceptarlo. El equipo, el equipo, repite conmigo, el equipo es lo importante, el equipo, el equipo,…¡el equipo que él quiera!
Por supuesto, no lo haces, no vas a mentalizar a nadie, ya no porque para un chaval de esa edad sea difícil asumir tal cosa sino porque por encima del equipo, del mundial, de la pesca y de cualquier otra cosa están los valores que como padre llevas años inculcando a tu hijo, y entre esos valores no entra el agachar la cabeza ante las injusticias y el callar ante las ilegalidades. ¡Ni hablar! Esperarás acontecimientos.

Y continúa la charla de Renedo (Palencia).
– Bueno, añade uno de los allí presentes, y qué criterios vas a tener en cuenta para elegir quién pesca y quién va de reserva.
– Lo decidiré en Chequia, veré a los chavales y allí, después de los entrenamientos, tomaré la decisión.

Esto último es, no una mentira pero sí una verdad a medias; al equipo hay que inscribirlo sesenta días antes del mundial, es decir, en esa inscripción alguien ocupará ya el puesto de reserva.
Y así ocurre, el 14 de junio, se nos da a conocer la inscripción oficial. En el documento ya se puede leer el nombre de los ¡CINCO! competidores y el reserva. Uno ya aparece inscrito como reserva. ¿Quién? Pues el que había sido Campeón de España en 2018. ¡Vaya! ¡Qué raro! Pero no sorprende solo eso, no, sino que lo más sorprendente de esa hoja de inscripción es que los tres deportistas clasificados por méritos en el nacional de Galicia son los últimos de la lista, incluyendo el reserva, y los otros tres deportistas son los primeros. ¡Qué coincidencia! ¿No?

Dos días después, el 16 de junio, alguien repara en el detalle y el capitán explica que esa hoja de inscripción no tiene importancia, que es obligatorio inscribir a cinco competidores y un reserva, apuntando que los inscribió de manera totalmente aleatoria.

¿Perdón? Mire señor capitán, una cosa es que pretenda hacer lo que le dé la gana y otra muy diferente es que nos tome por tontos. ¿Me está intentando decir que de seis nombres, con los que se pueden hacer matemáticamente 720 combinaciones diferentes, va y sale precisamente la que da la vuelta a todo? ¿Sale justo la que coloca a los seis chavales al “revés”? ¡Vamos hombre, no me joda!

Y CON ESOS MIMBRES NOS FUIMOS “A HACER UN CESTO EN CHEQUIA”

La expedición española llega a Chequia. Tienen por delante seis días completos para entrenar y adaptarse así al río antes de la jornada inaugural. El día 4 de agosto toman contacto con el río Moldava.
Llama poderosamente la atención la ausencia de un plan de trabajo, no hay una planificación de esas seis jornadas, todo surge sobre la marcha, todo es fruto de la improvisación. Esto es realmente sorprendente, ¿con tantos meses de antelación de la cita mundialista y no hay plan de trabajo? ¿Quién dirige esto? ¿Quién es el encargado de tener todos estos días planificados? ¿Quién o quiénes no han hecho su trabajo? No sé trata de tener un diario milimétrico, que podrían pero, ¡coño! Si llevar como mínimo un pequeño reparto de sesiones y tareas a realizar. ¡Pues nada oye! ¡Pero es que nada, de nada! En fin…
Los tres primeros días los chavales tienen a su disposición a un guía local.
-Bueno ¿A dónde vamos? (esta será la pregunta de todos los días).
– A dónde diga el guía.

Y dicho y hecho, nos vamos a dónde diga el guía. Que el guía decide que al día siguiente nos vamos a desplazar a más de una hora de viaje a una zona que no se parece ni remotamente al escenario de competición, pues ¡hala! lo que diga el guía. ¡A tomar por saco un día de entrenamiento! ¡200 pavos a la basura!
Terminados los tres días con el guía quedan otros tres por libre. La tónica sigue siendo la misma, improvisación pura y dura.
¿A dónde vamos ahora por la mañana? No sé, nadie lo sabe. ¿Y por la tarde? Bufffff, no sé por la mañana, como para saber por la tarde. ¿Qué pasa? ¿Quién lleva el timón de este barco?

Cada día los chavales recalan en una zona del río, sin más, y los entrenamientos consisten básicamente en desperdigarlos por el río y que pesquen, el capitán se limita a caminar río arriba y río abajo observando a los chavales (esta debe de ser la forma en la que pretende dirimir quién será reserva y quien competidor).
No hay ningún tipo de indicación, ni técnica ni de ningún otro tipo, no hay reparto de tareas; vosotros pescad a streamer, vosotros con tándem, vosotros haced esto, vosotros probad esto otro…No sé, ¡algo! ¡Nada! Lo único que tienen los chavales es la valiosa información transmitida por Rubén Santos Becerro y Daniel Martín Barrachina y uno se pregunta: ¿por qué Rubén y Daniel no están aquí?¿Por qué no enviar de capitán y de manager a dos de nuestros deportistas en vez de a un cargo de “sillón”? Y quien dice Rubén y Daniel dice alguno de los excelentes competidores que tenemos en España, alguien de sobrada solvencia en el río, alguien que compita, alguien que pueda ayudar a nuestros chavales.

Un equipo de adolescentes necesita, al menos, a alguien cercano, alguien más empático, alguien que sea más un compañero que un jefe, alguien capaz de unir al grupo, alguien que aporte y de valor al grupo, alguien que se ría con ellos, alguien que disfrute y comparta esos días con ellos, alguien que les escuche y sepa tratar con ellos, en definitiva, alguien que sepa gestionar y liderar un grupo y no alguien a quien temen y con el que tienen que medir sus palabras, déspota y tirano en las distancias cortas y al que más que un capitán los chavales ven como el jefe que manda y ordena sobre todos ellos sin capacidad de réplica o cuestionamiento alguno. Y qué hacen ustedes en la federación, enviar precisamente a éste último.

Mandar no es liderar, ordenar no es dirigir, compartir no es obedecer y obligar… Alguien que se dirige al grupo, medio en broma, medio en serio, con un “lo vamos a decidir por unanimidad, y como unanimidad viene de uno, lo decido yo” lo dice todo, ¿Pero de dónde demonios ha salido este personaje? Alguien así debería estar muy, pero que muy alejado de un grupo de adolescentes. 

Resumiendo, que los seis días de “entrenamiento” se quedan en: un día a tomar por saco con el guía, otro día prácticamente completo remando en una barca más de cinco horas y tres días y medio desperdigando a los chavales sin orden ni concierto por el río adelante. De verdad ¿Esto es serio?

Lógicamente todo lo anterior conlleva unas consecuencias nefastas. Veámoslas: hay cinco zonas de entrenamiento que se corresponden con los cinco sectores de competición, de ellas los chavales solo pescan tres, las otras dos ni las tocan. No queda ahí el despropósito, es que en siete días no han ido a ver ninguno de los escenarios de competición, sí, han bajado en barca por tres de los sectores, pero no es lo mismo; tirarse por el río abajo, dando remos y con trescientas barcas atestadas de turistas de fiesta….pues oiga, no es lo mismo, son chavales al fin y al cabo y terminan uniéndose al cachondeo.

Galería de imagenes

Siete días y no has ido a ver los tramos de competición, ¡Ninguno! ¡Increíble pero cierto! Sectores de menos de dos kilómetros cada uno y que se caminaban a pie de río sin ninguna dificultad, menos de una hora llevaba verlos de arriba a abajo. Pero, ¿cómo es posible éste desastre?

¿A qué han ido los chavales con siete días de antelación? ¿A qué? ¡Es incomprensible!

NOTA: 

El final de éste artículo lo tendrán en una nueva entrega que será la definitiva

Un comentario

  1. Sergio

    30 agosto, 2019 en 3:04 pm

    Entiendo la ilusión de muchos chavales ( y de sus padres) por participar en competiciones y más aun del nivel de un campeonato europeo o mundial pero alguien debería avisarles de que no todo el monte es orégano.
    La competición pudre aquello que toca y la pesca no iba a ser una excepción. Hay provincias sin federación por las auténticas tanganas que en su día se montaron,en mosca,ciprinidos,lance,mar…así que esto no sorprende más que a los recién llegados.
    Como dicen los ingleses “el fútbol es un deporte de caballeros practicado por golfos mientras querés rugby es un deporte de golfos practicado por caballeros”.
    Ni estoy federado ni voy a estarlo,nadie se va a sentar en un sillón con mi dinero a hacer y deshacer a su antojo. Y las competiciones en intensivos,no están los ecosistemas para estas tonterías de andar midiendoselas.
    Si ya le ponemos un +18 al fútbol y a cualquier otro negocio que pudra cualquier deporte quedaría satisfecho.
    Los competidores que solo quieren ganar son como los pescadores quesito quieren sacar peces,demasiados e innecesarios.