Ir a la barra de herramientas
29 septiembre, 2020

LOS GALLOS DE LEÓN y el menguante NEGOCIO…

Dos razas, pardos e indios, que se extinguen a pasos agigantados

Cada día quedan menos criadores en León

La llegada de “lo sintético” arruina el montaje clásico

Las ayudas de las administraciones nunca llegan

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Siempre ocurre lo mismo y nadie puede dar una solución. Que fue antes ¿el huevo o la gallina?
Las gallinas ponen huevos pero, sin huevos no hay gallinas, ¿entonces?

Algo parecido ocurre con nuestro “ilustre gallo de pluma de León”. El señor del corral está pasando sus horas más bajas aunque así lleva desde hace 20 años, por lo menos.

En éste reportaje dedicado a LOS GALLOS DE LEÓN Y SU PLUMA PARA LA PESCA deshojamos o “desplumamos” algunos de los graves problemas por los que atraviesan estas dos razas únicas en el mundo, aunque con variantes por algunos países, como Francia e Italia.
En un libro editado por el Grupo de Acción Local Montaña de Riaño, con textos de Cesnatur S.A.L. que comienza con una adaptación del Manuscrito de Astorga de Juan de Bergara, del año 1624, en su página 9ª, figura la presentación que entre otras cosas apunta literalmente,

“Ni la hambruna, pandemias, ni las guerras, pudieron acabar con el GALLO DE LEÓN. Siete lugares mágicos, enclavados en el noroeste de León y bañados por uno de los ríos más emblemáticos de nuestra tierra, El Curueño, cuna del gallo de León.
Por aquellos de los que hemos heredado, por nosotros y nuestros sucesores, cuidemos nuestras Joyas, LOS GALLOS Y LAS TRUCHAS que siempre han ido unidos con uno sólo fin, disfrutar y relajar la mente con la pesca”

Ahora, con otra pandemia conocida por el Coronavirus que, no ataca a nuestros gallos aunque sí a los humanos, resulta que nuestros GALLOS tienden a su desaparición a “marchas forzadas”.

Cucharillas Edu
HOTEL EL PASO HONROSO
Urruzuno
Deportes La Picada

¿Y TODO TIENE QUE VER CON EL URANIO EN LA ZONA?

La Vecilla, La Cándana, Sopeña, Campohermoso, Aviados… son pueblos donde el agua y el uranio hacen posible que una raza de gallos, con un plumaje único, se dedique a la confección de moscas para la pesca. ¿Pero, es cierto esto del uranio? ¿Por qué estos gallos sólo se dan en esta zona?

Nadie da una explicación correcta, al menos científicamente, pero lo cierto es que se han intentado criar en otros lugares provinciales, nacionales e internacionales pero, casi siempre, con resultados negativos, salvo excepciones que, por serlo, no confirma la regla.

Las gentes de la zona delimitada por el río Curueño y alrededores comentan que, quizás sean los suelos de la zona. Se asegura que hay uranio o terrenos ricos en uranio o, al menos existe un elevado índice de radiactividad que es muy superior al normal en otras zonas. Otros, que es el entorno natural con frío y sol abundante, dependiendo de la estación del año. Otros, que si por el agua…
¿Quién lo sabe?
Lo cierto es que los experimentos realizados en otras zonas, han fracasado como apuntábamos aunque no en su totalidad aunque con los años van perdiendo las plumas parte de su calidad. Algo tienen estos pueblos de la montaña leonesa que hacen posible que, estas aves se críen de forma única, dando fama a León por la gran calidad de sus plumas utilizadas para la confección de moscas para la pesca. Las variedades de su plumaje hacen posible, gracias a la tonalidad, brillo y moteado, las distintas clases de pluma que se utilizan para la confección de moscas y mosquitos para la pesca de la trucha.

LA CÁNDANA, SOPEÑA, LA VECILLA, CAMPOHERMOSO, LA MATA, AVIADOS Y VALDEPIÉLAGO

En la Cándana y Sopeña se crían los mejores gallos de pluma india, aunque también buenos pardos, al menos en cuanto a genética se refiere, con sus diferentes características: indio plateado y cristal (prácticamente desaparecidos), acerado, avellanado, rubión, palometa y negrisco. Todos ellos en sus tres variedades: claro, medio y oscuro salvo los dos últimos.

Los gallos pardos de León se dan mejor en La Vecilla, Aviados, Camporhermoso, La Mata de la Bérbula y Valdepiélago aunque en estas zonas existen, también, criadores de gallo indio.

Las variedades de gallos pardos son: Langareto (prácticamente desaparecido), Aconchado que viene a sustituir al anterior y que muchos confunden por su moteado, Flor de escoba (amarillento, anaranjado y encendido), Corzuno (claro, oscuro y rojizo) y Sarrioso (color amarronado sucio).

Los gallos, aunque en cautividad, viven en pleno contacto con la naturaleza recibiendo, además por parte de sus cuidadores, todo tipo de atenciones, para que su plumaje sea de auténtica calidad. Así lo exige el mercado nacional e internacional.

RAZAS DE GALLOS Y PELAS AL AÑO

Son varios los criadores que aún subsisten en La Cándana, Campohermoso, Aviados, La Mata de la Bérbula, La Vecilla y otros pueblos. Todos coinciden en que la cría de estos gallos no es un negocio hoy por hoy. Al menos como hace 20 años.

Gracias a estos criadores, León tiene una riqueza sin igual aunque, como desde hace años, falta unión entre ellos aunque se han intentado cooperativas, denominaciones de origen y otro tipo de asociaciones para lanzar el producto con garantía de origen y controlar la verdadera pluma del gallo de León.
De esta forma, sin unión y funcionando cada uno por su cuenta, después de haberse creado un marchamo de calidad, no reciben subvenciones oficiales por la crianza de pollos para la pesca y la Administración regional o nacional no termina de involucrarse, definitivamente, para proteger éstas razas únicas en el mundo. Una pena porque de recibir las ayudas se convertirían en una industria importante en la zona, que daría trabajo a muchas personas pese al bajón tremendo de ventas y ganas de utilizar la pluma del gallo de León para la confección de moscas y mosquitos porque, con la llegada del material sintético, especialmente de China, éste tipo de pluma incrementa el precio considerablemente con respeto a lo llegado del mundo asiático que sale, en ocasiones, casi regalado.

Mantener un pollo hasta que se hace gallo, es caro. Desde pequeño necesita muchos cuidados y buen pienso. Cada uno come unos 15 gramos diarios. Cuando llega a mayor, sobre los 200 gramos. También hay que vacunarlos.
Los gallos indios son mucho más delicados que los pardos. En el momento que se les saca de La Cándana o Sopeña, degeneran. La pluma se pone sucia, pierde calidad, brillantez y tersura.

La raza es muy antigua y degenera mucho la sangre, atacándoles todo tipo de enfermedades: cocidiosis, leucosis, el mal del Mere, etc., enfermedades que hasta hace poco no se conocían en la zona y que terminó con la vida de cientos de gallos. Los estudios realizados han hecho posible atajar parte de los males.
Los gallos pardos son más fuertes a las enfermedades, necesitando menos cuidados por parte de los criadores.

El beneficio del gallo son tres pelas al año, aunque alguno llega a cuatro pero, no toda la pluma que se extrae es de primera calidad.
Las pelas de invierno son las peores. Con las heladas y el frío, el gallo echa mucho plumón y da poca producción. La escasa pluma que se saca vale poco dinero en el mercado.
Las pelas se suelen realizar fundamentadas en la tradición, en cuarto menguante y las plumas se agrupan en mazos por calidades y tamaños.

Después de cada pela, la zona de extracción de plumas se unta con un aceite especial para acelerar la curación de la zona dañada. Hay quien añade, además, un poco de ceniza a la zona afectada.

EL NEGOCIO DE LA PLUMA

Un buen mazo de pluma fina, de calidad, llega a venderse por unos 3 o 4 €. A veces, incluso más. En tienda alcanza casi el doble. El mazo está compuesto por 12 plumas pudiéndose conseguir el de menor calidad por la mitad de precio.

La mejor pluma es la del riñón del gallo (riñonada), aunque se utilizan, también, las colgaderas y las de cuello o cabeza para los collares de los montajes de mosca seca.

La pluma, cada año en menor producción, prácticamente se vende en su totalidad a los montadores de mosquitos de la provincia, aunque ha decaído mucho el negocio y menos mal que todavía está “viva” LA MUESTRA DEL GALLO DE PLUMA DE LEÓN, en La Vecilla que se ha convertido en el mayor exponente de “negocio” para los criadores y que renombre a la comarca, al menos, una vez al año, aunque esta “feria” necesita un relanzamiento para que no desaparezca junto a los gallos y los gallos no la hagan desaparecer junto con ellos.
En menor cantidad sale de León con destino a otras provincias: Asturias, Galicia, Cataluña, Navarra, País Vasco y, todavía en menor escala se exporta al extranjero: Francia, Italia e Inglaterra, principalmente. Se ha querido introducir en USA pero los múltiples requisitos de la administración norteamericana ha hecho desistir a quienes lo intentaron. “Otro gallo cantaría” que si en lugar de León (España), estas razas de gallos únicos los tuviesen los americanos, por poner un ejemplo.
En la época de pesca, son varios los pescadores franceses e italianos que, además de pescar en los ríos de León, compran la pluma en alguna de estas localidades.

BANCO GENÉTICO DE SEMEN

Después de haber sido recibidos los dirigentes de la Asociación de Criadores por el presidente de la Diputación Provincial de León, Javier García Prieto (2003 a 2007) y el diputado de Desarrollo Rural, Francisco Lupicinio Rodrigo, con el único objetivo de conocer, de primera mano, la problemática del sector con motivo de una posible epidemia de gripe aviar, en su día, García Prieto se quiso implicar para que éstas dos razas no pudiesen desaparecer ya que según sus propias palabras “el peligro no era para una explotación avícola, sino para todo lo que representa el gallo de Pluma de León, toda su riqueza turística, cultural y tradicional”.

Con éstas premisas, la Diputación de León impulsaba, ante el Ministerio de Agricultura, la consecución de una denominación específica de la raza, lo que implicaría llevar un libro genealógico. Sería entonces cuando se podría solicitar lo de “raza en peligro de extinción” y conseguir las ayudas pertinentes. Mientras tanto, La Diputación solicitaba, también, la colaboración de la Universidad de León para la creación de un banco genético con semen de los mejores gallos. Algo que afortunadamente se consiguió y, al menos, aunque congelada la genética nunca se perderá.

Esta ha sido una de las mejores actuaciones para preservar la raza única del gallo de pluma para la pesca de León.

Galeria de imagenes

2 comentario en “LOS GALLOS DE LEÓN y el menguante NEGOCIO…

  1. Es una lastima y un verguenza que al final todo ésto se pierda, estos gallos son un legado histórico de nuestra tierra. Y una maravilla que existían y pienso que las administraciones deberían ayudar a toda costa a que no se extingan ya que ahora somos todos tan amigos de los animales. En fin me parece deplorable que ésto suceda un abrazo y fuerza.

Los comentarios están cerrados.