El río Asón y sus afluentes, “a tope”

En Asturias, el Sella y el Cares, al límite

En Galicia y El País Vasco, también

Y en León, Paleecia y Soria

Y aún resta el fin de semana

———————————————————————– 
Texto. Eduardo García Carmona. Fotos: J.G y amigos
———————————————————————–
Desde que hemos aprendido el lenguaje de los hombres y
mujeres del tiempo en la tele con la “Ciclogénesis Explosiva”, parece que
aquellas antiguas galernas del cantábrico son mero recuerdo.

Que uno recuerde, hace 40 años las galernas y borrascas
estaban a la orden del día y los ríos se colapsaban de caudal, al igual que la
mar se embravecía y las montañas acumulaban metros y metros de nieve…¡¡¡aquello
era llover y nevar!!!
No pretendo decir que ahora la importancia de estas inclemencias
sea inferior, aunque lo son verdaderamente. Y no nieva como antes y según los
estudios, desde 1950 a 2014, en nuestras montañas nieva un 50% menos, en
términos generales y el termómetro ha subido 2º.

Y todo esto para contar a los seguidores de PesCarmona que
la cornisa cantábrica está a tope de líquido elemento, con lo que ello supone
para nuestras cuencas fluviales.
El agua caída en la montaña entre

Asturias y Cantabria está
haciendo posible que lo ríos se desborden, caso del Asón y sus afluentes,
principalmente, el Vallino, por Ampuero, y el Gándara.


Ramales de la Vitoria parece un mar, y eso que no está lejos,
ro aquí con agua en forma de “chocolate”.
El agua entra en las viviendas, se hace curso navegable en algunas
calles y arrasa con zonas recreativas y plantíos,

como se puede ver en las
fotografías.

Las noticias que llegan de otros ríos cántabros, también, son
preocupantes. Así el Saja que baja apunto del desbordamiento, el Miera…

Esperemos que no ocurran desgracias humanas y que el agua,
aunque saltándose los “protocolos”, no lleguen a hacer daño en las viviendas y
zonas de dominio público, que ya será difícil y complicado viendo lo qué vemos.

Y, ¿las frezas de salmónidos qué?

Las frezas, también pagan sus consecuencias. Quizás a estas
alturas ya metidos prácticamente en Febrero, muchas de ellas habrán explotado y
los alevines estén a

buen recaudo pero, las más retrasadas no llegarán a
fecundarse y explotar como e colmaten los frezaderos en el arrastre.


En Asturias, más de lo mismo y, aunque no disponemos de
material fotográfico si podemos adelantar que el emblemático río Sella baja
casi en máximos de caudal con peligro de desbordamiento. Otro tanto les ocurre
a la

mayoría de sus afluentes entre los que destaca el Piloña. El río Cares
está en la misma situación con los máximos de caudal que admite el río y a
punto de salirse por “la tangente”.


Como el fin de semana se presenta complicado en viento, agua
y nieve puede ocurrir cualquier cosa en toda la cornisa Cantábrica ya que las
noticias que llegan de Galicia y el País Vasco, tampoco son alentadoras, así
como en

Castilla y León, especialmente con los ríos leoneses y palentinos.


Continuaremos informando, aunque no pretendemos atemorizar, prudencia mucha prudencia.
Opción de comentar, desactivada.