Casa Luisón, en Villaobispo de las Regueras (León) ha acogido la comida navideña

ALBA GARCÍA y RODRIGO PRADO socios del año y socio de honor de la Asociación

VENANCIO ÁLVAREZ Y ROBERTO MORÁN “Viru”, recibieron el homenaje y cariño de la expedición zamorana-salmantina

Ha sido una jornada emotiva donde los “peces y los ríos” fueron el centro de atención

Texto: Eduardo García Carmona. Fotos: E.Gª Carmona y Viti Paredes

Hasta la Navidad se ha puesto siempre del lado de los pescadores si no, ¿cómo es posible que los peces y los ríos sean el villancico favorito?

Efectivamente, ríos y peces fueron protagonistas pero, a medida que sentados en la mesas llegaban las viandas que nos servían en Casa Luisón, las conversaciones tendieron a “menos” y, a mucho más, “el mover de los bigotes”. Sólo falto el entonar el villancico famoso pero, habrá que pensar en un coro especial de la Asociación PESCALEÓN, para este tipo de fiestas.

El caso es que entre abrazos, dimes y diretes, discursos y alguna que otra lágrima, transcurrió una jornada placentera y de amistad entre los socios de PESCALEÓN e invitados, entre los que no podían faltar los socios llegados de Madrid, Asturias, Zamora y Salamanca y la representación del estamento principal de la pesca en León, con Javier Sancho (jubilado y socio) y César Gómez Cáceres.

Restaurante Samuel
pescaocio
Urruzuno
Click
Deportes La Picada
Perdices Molleda
Cucharillas Edu

LA FIESTA

Los prolegómenos fueron los esperados: unos en la barra marcando línea y, otros, con el vaso de vino o la cerveza, ocupando el pequeño reducto o bar, del restaurante.
Muchos abrazos de bienvenida, conversaciones de todo tipo y “el niño ALVARO y su padre, cogiendo sitio para la comida. A su lado me senté orgulloso de ver al “único socio” que nunca habla pero, que siente la pesca más que nadie.

Después de entrar todo en “la cuadra” de siempre, porque eso era, y saludar el camino a los propietarios del negocio que continúan como siempre, como si el tiempo no hubiese pasado por ellos, nos aposentamos en las mesas y con los primeros brindis, el presidente de PESCALEÓN, José Rubén, deseó felices fiestas a todos, acordándose de los ausentes en la comida y aquellos socios “que ya no están con nosotros.

Para “darle la comida” a la SOCIA DEL AÑO, ALBA GARCÍA, se hizo la entrega del galardón antes de comenzar a comer y, la asturianina, “sor presa”, no se daba por enterada y casi hay que empujarla para que saliese. No se lo esperaba y las lágrimas hicieron acto de aparición.

A los postres, y antes del sorteo de regalos, llegó otra sorpresa porque este año había DOS SOCIOS DISTINGUIDOS y faltaba conocer el “premio gordo”. El segundo galardón, el de SOCIO DE HONOR DE PESCALEÓN,  correspondía a RODRIGO PRADO, Lachis, quien emocionado pero “muy agustito” nos soltó “una filípica” con los ríos y los peces y la calidad del agua que casi “tenemos que hacer una colecta” para invertir en una “depuradora especial” para los caudales de nuestros ríos.

Las dos últimas sorpresas fueron obra del socio JOSE MANUEL NIETO. El zamorano, que siempre se porta bien enseñando con la caña en el lance, hizo un “quiebro” para que, quien esto escribe, leyese tres folios dedicados con pasión, cariño y amistad a una persona muy grande y que tiene tantos kilómetros de ríos, como de “railes” tienen los trenes en los que trabajaba éste ferroviario. Por cierto, no supe darle el “calor y el énfasis” en la lectura, que la ocasión se merecía. Lo siento J. y Venancio, porque el homenajeado fue él, a quien Nieto le entregó el último trofeo que había conseguido en la competición allá por 1995 en señal de amistad y por compartir tanto en una afición que ambos aman. Hermoso homenaje, celebrado con un amplio discurso por VENANCIO ÁLVAREZ, plagado de sensatez, anécdotas y cariño hacia la pesca, los ríos y los peces.

Y para más, otro pequeño homenaje en forma de “Dios Baco”. J. Nieto le hizo entrega de un “manjar para el paladar más exigente”, una botella bordalesa de uno de los mejores vinos de su tierra zamorana. El regalo fue para ROBERTO MORÁN VÉLEZ “El Viru” que acudía como invitado. Roberto, que de pesca es “un Espasa” tomó la palabra y, “casi no termina” de contar cosas interesantes.

El sorteo de regalos fue lo último y no merece ser destacado porque “siempre les toca a los mismos”…jajaja

Una gran fiesta navideña compartida por unos 40 comensales que, cuando salieron del restaurante para hacer la foto del grupo, además de hacerse de noche, se tuvieron que mojar porque llovía.

Y colorín, colorado, esta historia ha y terminado. Hasta el año que viene.

Galeria de imagenes

Un comentario

  1. Alberto J Parajon

    19 diciembre, 2018 en 4:39 pm

    Para mi,Rodrigo no es que se lo merezca si no que ya se lo ha ganado desde hace mucho y muchas veces.La pesca en Leon solo puede estar mejor con el tirando del carro,poniendo sus muchos granitos de arena haciendo su voz oir en el consejo de pesca y la lista es casi infinita.recibio lo que se merece.En cuanto a Alba ,joven a quien no he tenido el gusto de conocer,tambien la felicito por recibir lo que se merece;ya que el refran dice ..mira con quien andas y te diré quien eres;pues…ella anda con un Asturiano que deja la piel por los rios tanto de leon como Asturias o por todos.hablo del amigo,su compañero Hugo.Os quedo muy agradecido por la importante labor que incesantemente llevais a cabo por la mejoria de los rios y su pesca.Cordialmente,Alberto Parajon,Farioreo.