Ir a la barra de herramientas
16 julio, 2020

Nunca es tarde para ensalzar los nuestro…¡LA PESCA A LA LEONESA!

Se ha celebrado el pasado domingo

I DIA INTERNACIONAL DE PESCA A LA
LEONESA

Organizado por la Asociación Pescaleon
como colofón a los actos de la Semana Internacional de la Trucha

Una conferencia a cargo de José
Luis García González, autor de PLUMA, SEDAY ACERO. Las moscas del Manuscrito de
Astorga, llevó a parámetros usado en la pesca más ancestral de nuestros
antepasados leoneses

José Luis García González comenzó
diciendo que la jornada ya era un triunfo, por haberse reconocido dentro de la
Semana internacional la pesca a la leonesa

Pescar a la leonesa es pescar con moscas
tradicionales leonesas

Las conclusiones de la jornada no
son banales ya que, para empezar la nueva ley y el reglamento están ahí, y si
se da un mal paso o se relega la pesca a la leonesa, pueden desaparecer,
definitivamente, los gallos de pluma de León, la herencia cultural de nuestras
moscas, tan importantes como las inglesas,  y el propio arte de la pesca
 

—————————————————————–

Texto y fotos: Rafael de Garnica
Cortezo
——————————————————–

! Yo estuve allí ¡

El pasado domingo, 9 de junio, en
el aula del río de Vegas el Condado, en León, ha tenido lugar un acto al que
asistimos convocados por la asociación Pescaleón bajo el lema “Día
internacional de la pesca a la leonesa”.

Las actividades programadas eran,
una conferencia, montaje de moscas, comida y un rato de pesca entre compañeros,
nada fuera de la rutina usual.

Durante la presentación del
acto  se nos dijo que la finalidad de la jornada
era ensalzar y contribuir a conservar la pesca a la leonesa, demasiado olvidada
por haber optado excesivamente por formas, por decir así, más modernas.

Se nos remarcó que había que
recuperar lo que quedaba y no olvidar lo que todavía conservamos, ya que
debíamos plantearnos este modo de pescar como un patrimonio cultural inmaterial
de la humanidad, poco apreciado por nosotros por excesivamente familiar u
próximo. ¡Otra cosa en peligro de extinción!

El conferenciante, José Luis García
González comenzó diciendo que la jornada ya era un triunfo, por haberse
reconocido dentro de la Semana internacional la pesca a la leonesa.

Inmediatamente preguntó, con
picardía, si alguien del público era capaz de decir lo que era la pesca a la
leonesa, a lo que siguieron murmullos y luego un silencio. Mientras, algunos
recordaban imágenes de juventud de pescadores con chaqueta de pana de abultados
bolsillos y “varal”  con
“mosquitos”.

José Luis enumeró algunos de los
diferentes modos de denominar este modo de pesca. “a pluma”, ” a
boya”, “a mosquito”, “a vara”, “a lance ligero”,
” a ahogada” …etc. Manifestó que, ni uniéndolos todos se explica
bien, porque cada uno tiene carencias que es necesario resolver antes de dar
una definición ya que esta pesca, si tiene nombre, “Pesca a la
leonesa”.

DECÁLOGO DE LO QUE ES Y NO L PESCA
A

LA LEONESA

Para resolverlo elaboró un decálogo
de lo que es y lo que no es la pesca a la leonesa.

1- La Pesca a la leonesa no es
pescar a pluma, ya que el mundo está lleno de señuelos construidos con pluma.

2- La pesca a la leonesa no es
pescar con “buldó” ya que este útil es una bola de plástico
transparente que lanzó la marca francesa “Bulle d´eau” y sustituyó al
corcho  de garrafa que se utilizaba en
ciertos casos para facilitar la presentación. Para apoyar el razonamiento, recordó
el modo de lanzar las moscas  que recoge
D. José Tenorio en su Tratado de Aviceptología de 1843.

Tampoco el lastre es una
característica de la pesca a la leonesa ya que también se utilizaba, circunstancialmente,  durante la Edad Media.

3- La pesca a la leonesa no es
pescar a lance ligero, ya que esta es solamente un modo de presentar una mosca,
pero también una cucharilla o un cebo, tanto como lo posibilitan el varal o el
sedal pesado.

4- La pesca a la leonesa no es
pescar a mosca ahogada, porque esta pesca únicamente indica que la mosca no
flota ni emerge, sino que trabaja dentro del agua, como la mosca de salmón, un
streamer o una ninfa.  Sin embargo la
misma mosca
 de León (sin apellido)
puede pescar, según la manejemos,  como
ahogada, emergente o seca.

5-La pesca a la leonesa está
documentada desde, que sepamos, hace cuatrocientos años, lo que indica que se
practicaba antes de inventarse las formas y útiles actuales.

6-La pesca a la leonesa es un
estilo, no un método, de pescar. Según el D.R.A.E.  “forma o modo de comportarse”, en
este caso de pescar. Esto es un concepto muy importante a retener cara a la
definición final.

7-La pesca a la leonesa es una
forma polivalente y adaptativa que permite elegir y cambiar la presentación
y el numero (cuerda)  de moscas así como
la dirección y profundidad del lance en función del lugar, circunstancias del
río, aguas o temporada.

8-La pesca a la leonesa es una
filosofía, similar a la de otras tan antiguas como el “tenkara”, en la
que uno de sus maestros afirma: “Cuanto más se sabe (pescar), menos se
necesita (materiales y equipo).

9-La pesca a la leonesa es un arte
(conjunto de preceptos y reglas para hacer bien algo, también ingenio) vivo.

10- La pesca a la leonesa es la
única que dispone de sus propias y exclusivas imitaciones, las “Moscas
Leonesas”.

Por eso, tuvo que definir las moscas
tradicionales leonesas
y sus formas de evolución. Aunque este tema sería
sujeto de otra conferencia o “Tratadico”,  las clasificó en cuatro clases como, las del
Manuscrito, las de Luis Peña, las contemporáneas y finalmente, las derivadas. Definió  como mosca tradicional leonesa, aquel señuelo
hecho con pluma (fundamentalmente de gallo de la Cándana), seda (y sus sustitutivos
actuales como el sedón) y acero 
(anzuelos de paleta o anilla), sin lastre ni en el interior del
cuerpo ni en la cabeza
. Por ello excluye de esta pesca las moscas por él
llamadas “derivadas ” con cabezas pesadas o lastre.

Concluyó:
Pescar a la leonesa es
pescar con moscas tradicionales leonesas.
Esta se practica al
modo tradicional leonés, hundiendo, levantando y bailando las moscas, al margen
de si se lleva cabo con varal, sedal pesado o lance ligero
.

Después se abrió un debate, pero no
de tres o cuatro preguntas obligadas, sino una comunicación entre los
participantes que se prolongó el resto de la jornada.

Para que esto sucediera, se han
conjugado una serie de astros: la Semana Internacional, Pescaleón, el
redescubrimiento del Manuscrito, el interés de los pescadores por recuperar sus
orígenes (asistieron más de cuarenta personas). También otros como  Adelina, criadora de gallos, o montadores que
desinteresadamente nos aclararon muchas dudas. El campeón José Bueno, pero
sobre todo, pescadores independientes y de otras asociaciones entre los que no
quiero olvidar a Álvaro Lombas, el más corajudo de todos.

Las conclusiones de la jornada no
son banales ya que, para empezar la nueva ley y el reglamento están ahí, y si
se da un mal paso o se relega la pesca a la leonesa, pueden desaparecer,
definitivamente, los gallos de pluma de León, la herencia cultural de nuestras
moscas, tan importantes como las inglesas,  y el propio arte de la pesca.

Esto no afecta únicamente a un
grupo reducido de jubilados nostálgicos sino a todos los pescadores, tanto de
León como de otros tierras, incluidos los que practican la competición.

Fue un seminario  irrepetible, similar a las reuniones en las
que se fundaban los grupos y escuelas artísticas, culturales y literarias, tan
denso, transcendente y determinante como una reunión universitaria o científica.
Es la redacción de la constitución de la pesca 
a la leonesa. No dudemos que esto tendrá su repercusión  y … algunos se lo han perdido.

 Yo he sido un privilegiado, porque estuve allí.