Los encantos del Valle de Laciana (León), en el XII ENCUENTRO PESCALEÓN 2019

Desde Omaña al Sil y las fuentes del río Luna

Visitas al Centro del Urogallo, Asociación de Pescadores Alto Sil, Mina La Escondida, Puente de Las Palomas, Cascada y valle de Lumajo…

Y hasta nos dio tiempo para hablar del MANUSCRITO DE MATARROSA y a jugar el campeonato anual de mus

Lo peor, comprobar la dejadez de las Administraciones para solucionar los graves problemas que ocasionan a la naturaleza el abandono de las explotaciones mineras

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

La suntuosidad del paisaje con nieve en la montaña y laderas, el paisanaje y , sobre todo la belleza del urogallo, el oso pardo, el rebeco y el conocer un valle maravilloso repleto de naturaleza pese al maltrato humano que con la minería casi lo destroza, ha sido lo más hermoso que nos ha pasado, en mucho tiempo, a los 46 “penitentes” que nos hemos atrevido a gozar de esta “movida única”, de amantes de la pesca y la naturaleza que pertenecemos a la Asociación Pescaleón e invitados, que hemos disfrutado de un gran ENCUENTRO, quizás uno de los mejores que se han celebrado en doce años. 

patagonia
Cucharillas Edu
Urruzuno
Restaurante Samuel
Deportes La Picada
Perdices Molleda
pescaocio

PRIMERA JORNADA OMAÑA Y LACIANA

Entre el río Omaña, Omañón y Valle Gordo, hasta pasar al río Oscuro y llegar al valle de Laciana, donde en el albergue GINER DE LOS RÍOS, nos hemos aposentado y comido, hemos pasado la jornada matinal del sábado 23 de Febrero. Ha sido una jornada de auténtica “pasada” con unos ríos hermosos y abundante caudal.
Llegamos a la zona de Vivero y sólo cuatro bajamos hasta el pueblo para ver la cascada en el río Oscuro. Una cascada de DIEZ. Las fotos, así lo indican.
Por la tarde, conferencias y visitas al Centro de Interpretación del Urogallo, símbolo del Valle de Laciana.
La visita al Centro de Interpretación del UROGALLO, en Caboalles de Arriba, ha sido impresionante en todos los sentidos pero, especialmente, por conocer al GALLO QUE VINO DEL FRÍO.

La gran pena, es haber podido comprobar la escasez de poblaciones de urogallo en España.
Lo que se extendía en 1950, desde Galicia a Asturias, pasando por León, ahora se reduce a León y Asturias y en zonas muy determinadas como el Alto Sil, Omaña y Degaña, principalmente.
Existen muy pocas parejas y su reproducción es muy complicada. En cautividad se consiguen escasos logros de reproducción.

La guía del centro nos ofreció una lección “magistral” de cómo se formó el valle y sus modificaciones a lo largo de millones de años y nos habló de todo lo que habita en el valle de Laciana, desde plantas endémicas, a todo tipo de animales vertebrados e invertebrados que colonizan tierra y agua.

La visita finalizó con la proyección de un hermoso documental. Nuestra recomendación es que no se pierdan visitar el CENTRO DEL UROGALLO. Merece la pena.

HERMANAMIENTO CON “ALTO SIL” Y EL MANUSCRITO DE MATARROSA

Como tal manuscrito documentado, no existe.
Se comenta que un pescador inglés, acompañado de un pescador de la zona del Valle de Laciana, conocido por el apellido, Gancedo, vino a pescar y conocer la pesca en la provincia. Algo se publicó a su vuelta en Inglaterra.
Según la tradición oral, se piensa que el Manuscrito de Astorga se comenzó a escribir en Laciana pero son bulos.
Otro pescador inglés que se acercó por León para localizar y conocer el gallo de León, centró su visita por la zona de Boñar pero, nadie supo guiarle para conseguir información dejando mal parada a la zona de la montaña de Boñar y sus moradores. Después, “el inglesito” llegó a la zona de Matarrosa del Sil y fue cuando comenzó a saber algo de los gallos de León gracias a los pescadores de la zona y los aparejos que usaban algunos donde la pluma de los gallos aparece por primera vez para éste visitante.

En Matarrosa, el pescador británico conoció las primeras moscas de pesca y en el año 1902, a su vuelta a su país, publicó sus andanzas por la zona de Laciana y El Bierzo, dando a conocer aquella forma de pescar con moscas de Los gallos de León qué tenían sus moradores. Incluso, en el libro que llegó a publicar, hace referencia a la utilización de dinamita para conseguir truchas, apuntando que la gente de estos lugares, pescaba para comer o sacar adelante a la familia.

Al Manuscrito de Matarrosa hay que darle el valor que tenía: la pesca a mosca que muy pocos utilizaban y aquellas moscas.
Se comenta que el Manuscrito de Astorga se lo llevaron a Laciana y por ello que se diga que existe el de Matarrosa cuando, en realidad era el de Astorga. Son historias que se han transmitido de generación en generación de forma oral y no existe, mayormente documentación alguna.

Fue una charla animosa y distendida entre miembros de la Asociación Pescaleón (Javier Reyero y José Rubén Pérez) y miembros de la Asociación de Pescadores Deportivos ALTO RÍO SIL, con su presidente, Pepe Bueno, y el vicepresidente a la cabeza, aunque estaba toda la junta directiva que nos mostraron lo que es la sociedad y los logro conseguidos gracias a los trabajos de los casi 100 socios que existen, entre pescadores de competición y simples aficionados a la pesca.

Nos contaron las muchas actividades que desarrollan colaborando en beneficio de la naturaleza, como limpiezas de tramos de ríos y otras actividades encaminadas a los más pequeños en colegios, así como en sus propias instalaciones cedidas por el ayuntamiento de Villablino, donde campeones del mundo, como Pablo Castro y David Gª Ferreras, socios, enseñan a los más pequeños en el arte de la pesca y la confección de moscas.

Un placer haber podido compartir después, mesa y mantel, aunque antes, el presidente de Pescaleón entregó una placa a la sociedad lacianiega.

“ENTRE EL CIELO, TIERRA Y AGUA”… JORNADA FINAL

Ha sido un colofón excelente a unas grandes JORNADAS disfrutadas dos días consecutivos a caballo entre los valles de Omaña, Babia, Laciana y Degaña. Dos días que nos han traído un XII ENCUENTRO, del que bien se puede decir que ha sido impresionante.

Excelente la localización principal, El Valle de Laciana con un Albergue “Giner de Los Ríos” de auténtica pasada, siendo el concepto “calidad-precio” de lo mejorcito, en más de una década de celebración. A lo expuesto en otras informaciones de PESCARMONA en Facebook, ha sido uno de los mejores en mucho tiempo.

Después de desayunar, nos fuimos de ruta guiada con el grupo FILÓN VERDE, auténtico “filón de oro” que nos sirvió de guía toda la jornada.
EDUARDO Y VÍCTOR, sus responsables, nos hablaron y nos enseñaron las verdaderas afecciones del agua, causadas por la minería del carbón.

PUENTE DE LAS PALOMAS Y VALLE DE LUMAJO

Nos dirigimos con nuestros coches al Puente de Las Palomas.

La erosión del río Sil, en esta zona, ha sido una “erosión hacia arriba” y capturando otros ríos. Así quedaban valles sin sus correspondientes masas de agua. Desde el punto de vista geológico es algo que se estudia a nivel mundial.

Este río tiene, técnicamente, más energía que el Luna y por eso va absorbiendo su caudal, incluso, también, del río Omaña, siempre hablando a nivel geológico y con millones de años por medio. Precisamente en el puente de Las Palomas podemos comprobar la diferencia geológica entre lo que son las comarcas de a un lado y otro del río Sil. A un lado, Babia, con sus montañas calizas y de cuarcita, en Laciana.

El Valle de Lumajo es una zona muy bien conservada. Se trata de uno de los mejores hábitats para El Desmán, lo que indica la pureza de sus aguas, en las que se puede calmar la sed. Existen muchos Desmanes en esta zona donde el impacto ambiental es mínimo.

Lumajo es un pueblo ganadero, habiendo sido en sus principios un pueblo de “vaqueiros de alzada”. En ésta localidad, el sagua siempre está presente y pese a las construcciones más modernas, a ratos, parece que nos hemos retrotraído en el tiempo.

Fuentes donde te dejan el vaso preparado para beber; lavadero donde las mujeres del lugar se reunían para hacer la colada y dialogar; calles empinadas que cruzan toda la localidad; la iglesia…

Nos hicimos la foto de familia antes de bajar hasta el puente sobre el río Lumajo, camino del Pico El Cornón, y se le entregó una placa en nombre de Pescaleón a Eduardo y Víctor, lo componentes de FILÓN VERDE, por acompañarnos durante toda la jornada y mostrarnos la naturaleza de Laciana y alrededores.

Un gran encuentro que finalizó con un COCIDO LACIANIEGO, típico en el Albergue Giner de los Ríos, de Villablino donde, si el trata ha sido exquisito y sus instalaciones extraordinarias, la cocina ha sido sensacional.

Lástima que el vino no hubiese sido del Bierzo.

Y el año que viene más, aunque mejorarlo será complicado y difícil.

Galeria de imagenes

Un comentario

  1. Viti Paredes de Prada

    25 febrero, 2019 en 10:46 pm

    Magnifica cronica Eduardo, han sido unos dias fantasticos y lo siento por los que no pudieron ir y que son fijos siempre, pues se perdieron unos jornadas inolvidables, y ratifico todo lo que has dicho del Albergue Jiner de los Rios.