Este domingo en el área recreativa-playa fluvial del puente hacia Sabero

Del río han salido baterías de coches, amortiguadores, botellas de plástico y cristal, ruedas, cazuelas, sartenes, todo tipo de loza y ropa…

Vamos, en la zona “han tirado el taller y la casa por la ventana” al río…

Como el Esla baja corto de agua, se han ido a cerrar la jornada de pesca a Boñar

Han comido en El Soto y después…¡a pescar allí y zona de Lugán…!

Fotos y texto: Eduardo Garcia Carmona y Pescaleón

“Han tirado al río Esla el taller y la casa por la ventana”…

Es la mejor expresión para definir la JORNADA FIN DE TEMPORADA DE PESCALEON, la asociación leonesa amante de la naturaleza que, además de celebrar una jornada de pesca para despedir la temporada entre socios y simpatizantes, ha realizado el trabajo de cada temporada en una zona distinta de la provincia.

Este año “tocaba” el río Esla y así se ha hecho pero, al final, “el puñado de valientes” de asistentes que se puede ver en las fotos, tuvieron que cambiar el Esla por el Porma para pescar al bajar muy corto el río Esla.

Así las cosas, los asistentes a la jornada, después de la limpieza realizada en el área recreativa o playa fluvial de la zona elegida, de donde salieron muchas “sorpresas” demostrando, una vez más que los pescadores y no pescadores no TERMINAN DE CONCIENCIARSE QUE HAY QUE RESPETAR LA NATURALEZA. Una pena.

“La brigada de barrenderos de Pescaleón” han realizado una labor encomiable y han sacado de todo de las aguas del río Esla en la zona. Se han encontrado sorpresas muy ingratas y perjudiciales para la vida acuática: baterías de coches, amortiguadores, neumáticos…vamos, un taller “abandonado” para acabar con la vida del río. También, botellas de plástico y cristal, cazuelas, sartenes, todo tipo de loza y ropa…vamos, que se continua con la creencia de que todo lo que sobra o estorba en casa tiene que “ir a parar al río”. De pena.

La tecnología y los avances de las generaciones actuales poco tienen que ver con LA EDUCACIÓN AMBIENTAL y conciencia cívica.
Terminada la jornada de limpieza los socios y simpatizantes de Pescaleón, se dirigieron a Boñar para comer en el Soto.

COMIDA Y PESCA

No sólo se trataba de limpieza de márgenes y cauces si no, también, de diversión, armonía y AMISTAD, que de eso se trataba.
El Soto de Boñar, con todas sus instalaciones, acogió al grupo que disfrutó de una jornada de compartir la comida que cada uno aportó: tortillas de diversos estilos pero, “de huevos”, empanada, chorizo, salchichón, pimientos del Bierzo y, claro estando en San Friolán no podían faltar las morcillas y, habiendo “algún asturiano”, tampoco la “sidrina” bien escanciada que para esos estaban Hugo y José Luis. Por cierto, el asturianín celebraba su 27 cumpleaños y llevó hasta los pasteles pertinentes…¡Grande Hugo, grande…FELICIDADES…!

Y después, todos a pescar.

Unos eligieron las tablas del mismo Soto de Boñar; otros, prefirieron ir a la zona de Lugán pero, quien más quien menos, todos disfrutaron de su afición: LA PESCA.

La Asociación Pescaleón continúa con su labor en favor de la naturaleza, una de sus máximas.

Ahora, toca turno de preparar otras actividades para Navidad y el Encuentro anual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *