Ir a la barra de herramientas
29 septiembre, 2020

¿Qué pasó con el reto de David Álvarez?

Entrevista.
========
============================

¿Qué pasa con el reto lanzado por el propietario del Grupo EULEN, el leonés, David Álvarez?

El pregonero de la 40º edición de la Semana Internacional de la Trucha de León, David Álvarez, propietario del grupo empresarial EULEN, anunciaba, en 2006, una fuerte inversión para un río leonés.

– —————————————-
Texto y fotos Eduardo García Carmona.
—————————————–

El pregonero de la Semana Internacional de la trucha lo había anunciado ante un foro expectante que se reunió, en el Hostal San Marcos, para escuchar su disertación que, sirvió de pistoletazo de salida para la edición número 40: “mi familia y yo, queremos mucho a León, por ello hemos decido realizar un fuerte inversión en un río de León, el que elija la Administración Regional, para realizar una experiencia piloto.”
Según Álvarez, se trataría de regenerar un tramo de río, porque el futuro de la trucha, apunta, pasa por el turismo y para ello habría que revertirlo a los pueblos, para que fuese administrado por ellos, con la supervisión administrativa y permitiendo la participación privada.
David Álvarez hizo referencia a un estudio encargado en 1983 , por el grupo empresarial EULEN, a una empresa suiza, destacando que la riqueza que generaban los ríos leoneses, para el turismo en la provincia, se podía cifrar en 150.000 millones de las antiguas pesetas. David preguntaba, ¿qué negocio genera esa cifra en León…?
Este empresario leonés, nacido a orillas del río Esla, en la localidad de Crémenes, ha creado la empresa “Valles del Esla”, dedicada a la producción de carne de vacuno de la montaña leonesa y es socio de la empresa que pretender sacar adelante la estación invernal de San Glorio, en el límite con Cantabria y Palencia. Tiene más de 50.000 empleados a su cargo, en España, y más de 25.000 en Hispanoamérica.

David Álvarez Díez, a sus ochenta años, continua siendo un pescador consumado y enamorado de los ríos de León. Desde niño salía el río Esla a pescar truchas con su amigos de infancia. Participaba en Las Canaliegas que se realizaban en los pueblos, con motivo de las fiestas patronales. Recordando aquellos años, David, mencionaba a Argimiro como guía de La Canaliega y, como entre las dos redes, niños y mayores disfrutaban de aquella jornada única, de donde se sacaban peces para realizar una caldereta popular en la que participaba todo el pueblo y los visitantes. “Un año llegamos a sacar del río 60 arrobas de truchas y al año siguiente había más y más. Ahora no están permitidas, pero aunque se celebrasen se sacarían muy pocas truchas. La pesca de la trucha cada vez va a menos. Entre furtivos y contaminación se está terminando y hay que poner coto, sino se perderá una gran riqueza”.
Para Álvarez, la trucha y el río es pura poesía.

¿pescador antes que empresario?

Naturalmente, pesco desde que era niño. Empresario lo he sido después. Yo he nacido entre dos ríos y ahora vivo gran parte del año junto a otro río: el Dueñas, que pasa delante de mi casa.

En el coto de Las Salas, río Esla, desde que existe el pantano de Riaño es, prácticamente, muy difícil conseguir conseguir un cupo de capturas. Las aguas bajan muy frías y sólo los grandes experto consiguen capturas. David Álvarez, siempre sale satisfecho de este coto.

¿A qué pesca?

R.- Pesco como muchos aficionados a mosca seca y cucharilla, pero llevo siempre conmigo a un ribereño que conoce muy bien el río. Siempre es el mismo. Me da seguridad a mí y a mí familia, porque con mis años, me guía en el río y me lleva por buenos senderos. Me indica donde están las buenas tiradas.
Pescar es un deporte muy importante, es tan deportivo como el golf. Ocurre que el golf cuesta mucho dinero y pensamos que pescar no debe costar nada. Estamos muy confundidos.
Yo no soy un buen pescador, soy un paciente pescador que sabe estar en el río disfrutando, aunque no pesque.

Dicen que tiempos pasados sí han sido mejores, en lo que a la pesca de la trucha se refiere.
¿ Recuerda alguna pescata especialmente?

Mías, directamente, recuerdo alguna en el antiguo coto de Bachende, en el Esla, y en el coto de Pedrosa del Rey, en el Yuso. Siempre pescaba muy bien y cogía truchas de más. Es la avaricia del pescador, ahora me arrepiento. Lo digo para que me perdonen y no hagan lo mismo.
Es bueno hacer amigos de las truchas, pero es mejor crear intereses alrededor de la trucha para salvarla y que haya truchas para todos.


¿Cree Vd. que el negocio del turismo es el mejor aval para salvar a la truchas y los ríos?

Sin ninguna duda. Las truchas se salvan cuando el interés de todos sea salvarlas. El interés de los pueblos, el del pescador y el de quien lleve la gerencia de ese negocio. Sin interés, como sin propiedad, no existe la sociedad. La sociedad necesita moverse por intereses. Mejor sería que la sociedad actual se moviese por ideales, pero para que sean permanentes, lo debe hacer por intereses.
Estamos dispuestos a invertir donde quieran las partes, decía yo, será una inversión importante. Todos los ríos y todos los tramos no sirven para realizar una experiencia de este tipo, pero para los recelosos del proyecto o para quienes quieran invertir en este tipo de negocio, les tengo que decir que creo en él. Es bueno hacer amigos de las truchas, apuntaba hace un momento, pero es mejor crear intereses alrededor de las truchas, para que haya truchas para todos.

¿Qué ha hecho la Junta de Castilla y León con el reto de David Álvarez?


Han pasado dos años y, casi, nadie se acuerda del reto.
El propietario de Vega Sicilia y del Grupo EULEN, David Álvarez, propuso realizar una experiencia piloto en un río de León, que la propia Administración Regional decidiese. Respuesta, hasta estos momentos: ninguna.
¿Qué ocurre?
Sencillamente que, desde entonces, han habido elecciones municipales y autonómicas, más las generales de este año y esto sí que es importante para lo políticos.
Las inversiones “altruitas”, como la de David, para con uno de los ríos de su tierra, por lo visto no interesan, pese al beneficio que podría acarrear para la provincia de León.
Si, David Álvarez, hubiese hecho la propuesta en un foro catalán, vasco o asturiano, sin ir más lejos, la inversión se hubiese realizado ya y el estudio piloto se hubiese convertido en un estudio realidad.
Así ocurre lo que ocurre, normalmente, en León y con los leoneses: somos más quijotes, que el Quijote y por ello tenemos lo que tenemos y lo que no queremos o no lo luchamos, se lo queda Valladolid, ¿o no ocurrió eso con la Renault y otras cosas?