Ir a la barra de herramientas
28 septiembre, 2020

RELEXIONES EN ÉPOCA DE CORONAVIRUS…

Ríos, peces, árboles, naturaleza…

Tiempo y espacio lugares perfectos para la meditación ambiental en el “confinamiento” de la pandemia

Fotos y texto: Eduardo García Carmona

Estoy viendo la luz entre los árboles. Las ramas sacuden las hojas verdes que indican el nacimiento de una nueva estación. Oigo trinar algún pájaro. Corre una pequeña brisa que acaricia mi rostro y que parece que me salpica de agua. No, no está lloviendo. Es la sensación de la mañana, de una mañana cualquiera en la primavera más deslumbrante que jamás he visto. El sonido ambiental me indica que estoy junto a un río. Ese chasquido del discurrir del agua juguetona chocando contra las piedras, me incita a mirar al río para comprobar si tiene peces. No veo nada. ¿Dónde estoy?

De repente, veo saltar sobre el agua cristalina una hermosa trucha que me ha dejado ver sobre la luz matinal su librea impresionante cargada de pintas rojas y negras, otras grises…
Me incorporo sobresaltado.

Ha sido un sueño entre árboles, ríos, peces, naturaleza…

Urruzuno
HOTEL EL PASO HONROSO
Cucharillas Edu
Deportes La Picada

El CORONAVIRUS y su confinamiento son el tiempo perfecto, el espacio ideal para la meditación ambiental. Poco más nos queda a los humanos que ver en sueños lo que estamos destruyendo despiertos.

Consciente de lo que acabo de ver en mi mente, reflexiono y me pregunto, ¿por qué los humanos somos los animales que más veces tropezamos en la misma piedra?
Se supone que por ser racionales deberíamos ser inteligentes…¡nunca más lejos de la realidad!
La inteligencia termina donde comienza nuestro egoísmo, una frase bonita que me ha salido de muy adentro y, que no se si la ha pronunciado alguien antes pero, lo mismo me da.
Dejamos de ser racionales e inteligentes cuando sólo pensamos en nosotros mismos, egoístamente, sin pensar en lo que nos rodea y quienes nos acompañan en el “caminar diario” de nuestra meditación ambiental, soñando o despiertos.

¿Cómo es posible no ver el daño que hacemos a todo lo que nos rodea?
Increíble, ¿verdad?

Aquí comienza mi reflexión de la realidad de un sueño.
Comenzaba mi artículo con la luz, los árboles, las ramas sacudiendo las hojas verdes…estaba soñando en la primavera con anhelo porque el sueño me despertaba con el canto dulce de un pájaro y una brisa que me acariciaba el rostro, dejándome una sensación de humedad, de agua, otra vez. Estaba viendo un río, un pez saltar sobre las aguas…¡más agua! Son las ganas de salir a pescar que ésta temporada tenemos complicada.
Aquí comienza la reflexión de mi meditación ambiental.

EL AGUA ES LA VIDA

El hombre es el único animal que tropieza más veces en la misma “piedra”.
Somos los causantes de los grandes males de nuestros ríos. Somos los causantes de que, a pasos agigantados, la naturaleza se vaya destruyendo acorralándonos en ella y, ni siquiera no damos cuenta.
El agua es imprescindible para la vida humana pero, en la naturaleza existen millones y millones de animales y plantas que también viven gracias a ella.

Entonces, ¿por qué la envenenamos?

Es la primera piedra en la que tropezamos porque hasta ahora, nunca nos ha faltado. El agua, todavía, es abundante y siempre lo que abunda no se valora.
Ahora, comenzamos a darnos cuenta de las consecuencias de nuestras malas acciones con la naturaleza porque el agua, hoy, se ha convertido en un bien escaso.
Lo que ayer abundaba y nos sobraba, ahora se convierte en “oro” y el metal que deslumbra es símbolo de poder. Nunca más lejos de la realidad.
El verdadero poder para los humanos es el agua y si continuamos maltratando nuestros RÍOS, aún con vida, terminaremos por destruirnos a nosotros mismos.
Hay que cuidar el AGUA, porque es nuestra vida y el futuro de los que nos precedan.

¿Qué vamos a dejar a nuestros hijos, a nuestros nietos después de la PANDEMIA?
Miseria, ruina y agonía.

Es imprescindible reflexionar bien y comenzar a actuar desde todas la esferas y, los humanos podemos y debemos hacerlo porque nos la jugamos.
Egoístamente, no es de recibo no pensar en el futuro y por ello demos solucionar parte de los males que le hemos hecho a ese líquido elemento que hemos maltratado.

Es hora de reaccionar y mañana podría ser tarde.

LOS PECES

No sólo los humanos necesitamos del agua. Como he apuntado más arriba, el agua lo es todo y de él dependen todos los seres vivos de la tierra.
Nos vamos a centrar en los peces, haciéndolo desde el punto de vista de pescador.

¿Qué pescador no quiere pescar algún pez?
No conozco a ninguno porque, la propia definición de pescador así lo dice: pescador es el que pesca un pez. ¿Entonces?
Si dentro del agua viven los peces, que pescador quiere lo peor para el pez.
Aquí está la segunda piedra en la que tropezamos.
Nos gusta pescar y conseguir sacar peces del agua pero, maltratamos los ríos invadiendo el hábitat natural de los peces.

Todo lo que sobra en casa, en la fábrica…va a parar al río porque creemos que continúa siendo el estercolero humano, más a mano, claro.
Ese concepto tiene que cambiar radicalmente porque SE NOS TERMINA EL AGUA y todavía estamos a tiempo de solucionarlo. Tenemos que depurar y no contaminar.
El mal para los peces, la contaminación, es el mismo que para los humanos pero, los peces, y quiero centrarme en este apartado, tienen muchos más “depredadores voluntarios e involuntarios”.
Los VOLUNTARIOS somos los mismos humanos aficionados a la pesca.

Tercera piedra en la que tropezamos.
He sido pescador compulsivo de que cuantos más peces sacase en mis jornadas de pesca, más feliz sería. Lo que fue durante unos años en los que, incluso, llegué a sacar un dinero con la venta de truchas se ha convertido en lucha por conseguir que esto no termine. Ahora, soy un PESCADOR DE CAPTURA Y SUELTA, por convencimiento.
Algunos, que todavía “matan” a los peces, se darán cuenta de lo que nos ocurrió a muchos como yo.
Conste que no estoy “contra todo”. Mientras las normas así lo permitan, quien quiera llevarse los peces para casa, allá él pero, sería muy bueno que reflexionara en el día después.
Con la muerte de un pez hemos cubierto nuestro ego. Con la de diez peces, lo incrementamos por diez y así sucesivamente.

¿Para qué matar los peces?

Unos dicen que para llevar a casa ya que a su hijo/a le gusta comer truchas del río. Dicen que son muy distintas a las de piscifactoría y que están más ricas. Creen querer lo mejor para sus hijos, ¿no?
Nunca más lejos de la realidad.
Amén de la contaminación de las aguas, por lo tanto contaminación de los peces, llevar una trucha para casa es, principalmente, para vanagloriarnos de que hemos pescado más o menos. Lamentable por doble motivo. Llevamos peces criados en la contaminación, dándoles “veneno” a nuestros seres queridos y, encima, matamos al pez que, de dejarlo en las aguas, aunque contaminadas, nos pueden dar muchos más peces.
¿No sería mejor llevar al niño/a al río y enseñarle a pescar, a amar la naturaleza y la vida?
Con la muerte de una trucha rompemos un ciclo de vida que se puede convertir en infinito. Se trata de una progresión aritmética que puede llegar al infinito, siempre y cuando las catástrofes humanas y naturales respeten.

Una trucha adulta puede poner 2.000 huevas. De ellas, un 5%, como mucho, podría salir adelante en un ciclo natural normal. El resto, el 95% de la puesta se destruye de una u otra forma.
De ese 5% de huevas que se convierten en alevines, unos 100 peces por poner números redondos, sólo otro 5% llegan a adultos. O sea, CINCO PECES.
Soy conocedor de que las cuentas no son correctas del todo pero, suficientes para concienciar sí.
Números arriba o abajo, con matar una sola TRUCHA, estamos rompiendo una progresión que llenaría nuestros ríos de peces para el mayor disfrute de todos los aficionados. Después, cuando alguno quiera llevarse a un pez para casa, habrá tiempo de realizar un EQUILIBRIO ecológico acorde con las circunstancias pero, mientras tanto, NO VOLVAMOS A TROPEZAR en más piedras.

Seamos justos con nosotros mismos y con la naturaleza y por esa justicia y el mal que he causado, en su momento, al río les pido una REFLEXIÓN sincera para que, estos días de recogimiento por causa del CORONOVIRUS, se animen a practicar el CAPTURA Y SUELTA.

Al paso que vamos, podemos quedarnos sin ríos y sin peces como esta temporada nos vamos a quedar sin salir a pescar por la pandemia.

Galeria de imagenes