26 febrero, 2020

Repitiendo en varios escenarios de Chile…

Simpson y Ñirehuao los ríos preferidos de la expedición leonesa a La Patagonia

La idoneidad de sus aguas, parecidas a las leonesas, y la calidad de sus truchas “enloquecen” a nuestros pescadores

“Un tronco” de más de tres kilos, le tuvo en vilo cerca de media hora…

Fotos y texto: Eduardo Garcia Carmona y expedición

Es la recta final y los seis expedicionarios leoneses en La Patagonia chilena quieren “aprovechar los últimos cartuchos” y repiten escenarios en sus jornadas pero el río Emperador Guillermo que me habían anunciado que lo pescarían, a no ser que lo hagan mañana, mal lo veo. ¿Será por los problemas que tuvo el río hace dos temporadas?
La sobre explotación se suele pagar cara y el Emperador Guillermo, río emblemático de La Patagonia Chilena, la ha padecido y de aquellos “polvos, llegan los lodos hoy”.

A falta de dos jornadas de pesca, nuestros amigos se fueron a dos “viejos conocidos” y pescados como el Simpson, río que siempre es bueno y donde Molleda, José Ángel y Goyo ya han pescado cuatro días y todos ellos con buenos momento y mejores capturas. Es cierto que el Simpson es muy largo y no es lo mismo pescar la zona alta que la baja pero, siempre es garantía de éxito. Allí han vuelto a disfrutar.

Lo mismo ocurre con José Luis, Caneda y Guti que han vuelto al Ñirehuao, en ésta ocasión eligiendo la zona alta donde existen mayores dificultades de pesca debido a las espadañas existentes en las orillas y los cortados hacia el río que dificultan extraer las capturas a la mano.

En una de esas zonas menos transitadas por los pescadores, entre maleza, palos y espadañas”, José Luis consiguió trabar con el saltamontes de Benito Lozano, una trucha tremenda. Según sus comentarios de más de TRES KILOS. Negra de librea donde se podían apreciar “los volcanes” rojo y blanco de sus pintas, según el pescador. La lucha terminó después de más de media hora de lucha y, a pesar del hilo del 20 en la mosca, al final partió cuando la trucha estaba entregada. Creo que las prisas nunca son buenas y, aunque quisieron entre Guti y él, sacra al pez de la zona donde estaba, ayudándose de un palo, lo cierto es que el ejemplar ni pudo ser fotografiado porque la intención era subirlo desde el agua, al cortante donde se encontraba ellos. A criar que tampoco está mal, aunque lo mismo iba a ocurrir si la llegan a ensalabrar.

Y mañana más en la DESPEDIDA.
Unos se irán a pescar, seguro, otros, a realizar alguna ruta turística como la del Lago Carrera y las “Capillas de mármol” un lugar único con formaciones generosas para la vista que se forman con muchos siglos de erosión gracias al agua.

Ir a la barra de herramientas